Quantcast

¿Sabes la frecuencia con la que tienes que lavar las sábanas para no tener problemas en la piel?

Cambiar y lavar las sábanas con frecuencia es una medida de higiene con mayor importancia de la que se le suele otorgar. Algunos problemas en la piel, así como determinadas alergias, pueden estar causados por unas sábanas usadas durante más tiempo del recomendable.

Cuando se tiende a sufrir problemas derivados de las pieles atópicas, tales como dermatitis o irritaciones, poner atención a la ropa de cama es vital. Esto incluye elegir sábanas de calidad como las del catálogo de Rutes. Solo los mejores materiales textiles, como la franela, el pirineo o la coralina, pueden ayudar a evitar complicaciones en las pieles más sensibles.

Cuándo lavar las sábanas para evitar dermatitis

Los expertos lo tienen claro: lo ideal sería poder cambiar y lavar las sábanas una vez a la semana. En los meses de invierno, donde el contacto de la piel con la ropa de cama es menor, esta frecuencia se puede ampliar a una vez cada dos semanas.

Al dormir se desprenden del cuerpo millones de células muertas que son el alimento para los ácaros que viven en el colchón. Las sábanas van acumulando hongos y heces de parásitos; desechos que van aumentando a medida que dejamos pasar días sin lavarlas.

Al adoptar hábitos saludables con respecto a la higiene de la ropa de cama, estamos evitando futuros problemas de la piel, tales como acné, eccemas, rojeces o picores. Si además lavamos las sábanas con agua caliente y usamos poco detergente para así no dejar residuos, la eficacia puede ser aún mayor.

Sábanas de calidad para dormir mejor

Sábanas, bajeras o fundas de almohada, han de ser de calidad y buenos materiales. Solo escogiendo productos y tejidos de primera, conseguimos que duren más tiempo, aunque se sometan a una mayor frecuencia de lavado.

Por otro lado, optando por tejidos como la coralina para el invierno, conseguimos que las sábanas se sequen más rápido. De esta forma, es más sencillo tener una muda lista para dormir siempre en un entorno saludable.

Sábanas de franela

Es sabido que los tejidos de fibras naturales, como el algodón, son los mejores aliados para combatir enfermedades de la piel. En este sentido, las sábanas de franela pueden ser una buena elección para los meses más fríos del año. Su suavidad y durabilidad las ha convertido en las favoritas de cada invierno.

Sábanas de coralina

Tanto las sábanas de pirineo como las de coralina, son excelentes alternativas en poliéster a las de franela. Al ser fibras sintéticas no absorben demasiada agua en el lavado, por lo que resultan idóneas para los casos en que haya que cambiarlas con frecuencia.

Además, cuando compramos las sabanas de coralina en tiendas de confianza como Rutes, nos aseguramos de que vamos a recibir un producto de las mejores marcas y de la más alta calidad. De este modo, las sábanas tienen acabados suaves, no hacen bolas y retienen el calor aun siendo muy transpirables. Con estas características, protegemos eficazmente nuestra piel y evitamos los problemas que podrían causar unas sábanas de inferior calidad.