Quantcast

Cómo calentar tu casa sin calefacción

Calentar la casa sin calefacción es algo que nos preocupa, y como decía Jon Snow, Winter is coming, es decir, el invierno viene, y con los problemas con el suministro del gas, por causa del conflicto ente Rusia y Ucrania y la voladura del gasoducto ruso, créenos cuando te decimos que en resto de Europa hay muchas personas que están preocupadas por lo mismo.

Una casa calentita

Una casa calentita

En pleno invierno, llegar a casa debe ser una actividad que nos relaje, porque en ella debemos poder encontrar la tranquilidad que estamos buscando, aunque fuera esté cayendo una tormenta y este lloviendo a cántaros, por eso necesitamos que nuestro hogar permanezca cálido, aislado de las inclemencias del clima. Hasta la OCU tiene un truco para calentar tu casa si encender la calefacción.

Pero si mantenemos la calefacción encendida todo el tiempo, ello supondrá un gasto muy grande en nuestra próxima factura, que quizás no podamos afrontar sin privarnos de muchas cosas, aunque muchos dirán que es mejor privarse de algo que pasar frío, pero como no queremos que sufras de estas dos eventualidades, queremos enseñarte como se puede calentar tu hogar sin calefacción.

Ahorrar debe ser tu divisa, así que sin calefacción

Si quieres ahorrar en la calefacción, puede seguir este procedimiento que te mostramos, y el primero de los pasos en que ventiles la casa todos los días, porque sólo así la vas a poder mantener con un aire limpio, las estancias oxigenadas e impedir que las toxinas que se encuentren suspendidas en sus ambientes se queden dentro.

El asunto es ¿cuándo se debe hacer? Y si estamos en invierno, cuando vamos a ventilar la casa, eso hará que la temperatura interior descienda abruptamente, de modo que se debe elegir muy bien el momento para que lo hagas, de modo que la fuga del calor sea la menor posible.

Lo que recomendamos es que la ventiles en las mañanas, justo en el momento en que te levantes de la cama, por tan solo unos diez minutos, pero siempre y cuando sea el momento en que haya más sol, porque los rayos solares han que el calor sea retenido en el interior de la casa.

Cierra las habitaciones que no estés usando, sin calefacción

Cierra las habitaciones que no estés usando, sin calefacción

A esto se le llama zonificar el calor. Esto te va a permitir calentar aquellas estancias que estén más en uso en la época de invierno, y al cerrar las puertas de las habitaciones que no uses, se impedirá que el calor se disperse hacia esas áreas. De ese modo, la necesidad del calor de la calefacción será menor, obteniendo una temperatura agradable de una manera más sencilla y rápida.

Y si no tengo calefacción

Si no tienes calefacción en tu casa o no quieres encenderla, por los costes que ello supone, tienes que aprender a aprovechar el calor que proviene de la más grande estufa del planeta que es el que proviene del sol, y para ello, lo que se debe hacer es abrir todas las persianas y cortinas durante el día, haciendo que los rayos del sol penetren en el interior, sellando todo agujero por que cual el calor pueda escaparse y sin calefacción.

Llegada la noche, lo que debes hacer es lo contrario, cerrar las persianas y las cortinas, para que el calor que ha ido acumulándose durante las horas de luz solar no se disipe ni se disperse, esto es, que no se escape. Todo va a depender de la estructura que tenga tu casa, por supuesto, y de donde esté ubicada, porque puede ser que reciba la luz solar directamente por las mañanas o por las tardes, así que esto es algo que debes tomar en cuenta.

Tapar todos los agujeros por los que puede escaparse el calor

Ten en cuenta que, en toda casa, hay agujeros y rendijas por las que puede escaparse el calor, sin excepción. Una ventana que cierra mal, las rendijas de una puerta, los bajos de las puertas, todo ello constituye una grieta o ranura por la que el calor se puede escapar, y lo que tienes que hacer es taponarlas eficientemente, usando telas, toallas o adaptando trozos de goma o de cartón.

De hecho, en el mercado existen unos dispositivos que tienen una guía de metal a la que vienen adheridas unas líneas de caucho que se colocan en la parte baja de las puertas para impedir la entrada de insectos, y son igual de eficaces para evitar que el calor se escape y las corrientes de aire del exterior.

Aleja las plantas de las ventanas y los accesos de los rayos solares

Poner plantas en las ventanas o acceso a los hogares es una costumbre muy común en los hogares españoles, pero en época de invierno y sin calefacción puede que no sea una buena idea, porque si las plantas son muy grandes, pueden impedir que accedan al interior del hogar los rayos del sol, complicando más la tarea de calentar un hogar que no posee calefacción.

No queremos decir que te deshagas de ellas, pero sí que tomes las medidas más adecuadas, aprovecha para podarlas y si están en una maceta, entonces las puedes poner en otro sitio, en el que no obstaculicen la entrada de los rayos solares por las ventanas. Así las conservarás y cuando vuelva a llegar el verano, las puedes colocar en su sitio, para que mantengan la casa fresca.

Usa la ciencia sin calefacción

Usa la ciencia sin calefacción

Te has preguntado ¿por qué cuando llevas puesta una camisa blanca sientes menos calor que cuando usas una negra o de un color oscuro? No es una idea tuya, sino que así es como se comportan los colores con respecto a la absorción de la luz y del calor, el blanco lo repele, mientras que los colores oscuros retienen el calor que produce. Puedes usar eso para calentar la casa sin encender la calefacción.

No queremos decirte con esto que tengas que pintar las paredes de tu casa de negro, pero es posible que compres muebles que sean de un color oscuro que te agrade, para que retengan el calor de la luz y se mantengan cálidos pudiendo calentar tu casa, y respecto a la ropa de cama, en eso sí puedes poner el color que quieras, siempre que sea oscuro, para que ayude a retener el calor.

¿De qué material es tu suelo?

Aunque no lo creas, el suelo de mármol o de porcelanato no absorbe el calor, al contrario, se mantiene siempre frío y fresco y en invierno no es diferente, de hecho, en invierno se puede mantener entre los diez y los doce grados, lo que hace que el calor se pierda, mientras que los suelos de moqueta o de parquet mantienen más caliente una casa.

Sabemos que no todo el mundo puede cambiar el suelo de su casa, lo que tienes que hacer cuando llega el invierno es colocar alfombras en las áreas de tu hogar que más uso tengan, ayudándote a conservar la temperatura del interior y calentar la casa, evitando que el calor acumulado se pierda en el piso frío.

Unas buenas mantas para calentar y listo

Unas buenas mantas para calentar y listo

Esta es la solución de toda la vida y si tienes una casa sin calefacción, la mejor manera de calentarte es con una manta que logre mantener el calor. La mejores que hay en el mercado son las que imitan a la piel de animales, y además de aislarte del frío, durante el día sirven como elemento decorativo.