Quantcast

Por que es importante protegerte ante la exposición al sol

Seguramente hayas crecido escuchando a tus padres una y otra y otra vez repetir lo mismo de siempre: que te pongas protector solar corporal, que no te expongas durante el mediodía, que te lleves la gorra a esa excursión porque te va a dar una insolación… Bien, pues hoy venimos a hacer honor a esos padres preocupados por la salud de sus hijos, recordándoos la importancia de cuidarse ante la exposición al sol, pero con el añadido de por qué realmente hay que hacerlo (que no es solo porque lo digan papá y mamá).

Rutina de cuidado facial

Si nuestros mayores nos repetían hasta la saciedad que nos echáramos crema será, aparte de por los beneficios obvios, porque qué mejor manera de aprender a protegerse la piel que integrándolo como parte del cuidado personal desde la infancia.

Puede tomarse como una rutina facial en la que no debería faltar la parte del protector solar y la del post solar, las esenciales a las que después podemos añadir otras a gusto: limpiadores, tónicos, sérums con diferentes principios activos, cremas hidratantes, etc. De esta forma, de una manera sencilla, estaremos cuidando de nuestra piel y nuestra belleza casi sin darnos cuenta.

Además, adoptar una rutina de cuidado facial diaria en la que se incluya por el día un protector y por la noche un post solar puede utilizarse como momento de relax cada día. Al poco tiempo, acabarás echando en falta esos minutos de autocuidado si algún día no puedes hacerlo.

Fotoenvejecimiento

Otro motivo (menos conocido) para protegerte de la radiación solar es el fotoenvejecimiento, que viene a ser el envejecimiento acelerado de la piel debido, ni más ni menos, que a la ya tan mencionada exposición solar. Por eso no resulta extraño ver, sobre todo en personas mayores que han trabajado mucho tiempo al sol, esas arrugas (sobre todo por la zona de los ojos y la boca), las manchas, la aspereza y hasta la sequedad, entre otros síntomas.

No obstante, es algo que, nuevamente, tiene solución, pues las cremas de Ecran Sunnique, además de proteger, como decíamos antes, hidratan y protegen de los infrarrojos, haciendo que disfrutes de una piel resistente al sol.

Agravamiento de enfermedades

Otro de los problemas que conlleva el exponerse de manera descontrolada a la luz solar es el posible empeoramiento de enfermedades ya contraídas por la persona en cuestión. Puede suceder tanto en enfermedades de la piel como el lupus eritematoso discoide crónico o la rosácea, en enfermedades oculares, especialmente las cataratas, o hasta en el caso de enfermedades internas como porfiria o el lupus eritematoso sistémico.

Expuesto los riesgos de exponerse al sol sin protección, probablemente os hayáis asustado un poco (las consecuencias son graves). No obstante, no hay que tomar al sol como un enemigo, exponerse a diario a la luz del sol es beneficioso para la salud (favorece el sistema inmune, los huesos, los músculos, el ánimo…), solo que siempre de forma moderada, fuera de las horas de mayor peligro y con la protección adecuada.