Quantcast

Lucía Rivera se pronuncia sobre la separación de Cayetano y Eva González: «No voy a hablar de la vida de mi padre»

Delicados momentos para Cayetano Rivera y Eva González que, tras 13 años de relación y casi 7 de matrimonio, están atravesando un profundo bache y ya hay quien apunta a que el divorcio es inminente después de meses viviendo separados.

Una sorprendente noticia sobre la que los protagonistas guardan absoluto silencio – de hecho no se ha visto ni a la presentadora ni al torero desde que ¡Hola! adelantó la grave crisis el pasado domingo – y sobre la que ahora se pronuncia por primera vez la hija que Cayetano adoptó durante su matrimonio con Blanca Romero, Lucía Rivera.

La modelo, que continúa con sus compromisos profesionales al margen de la supuesta separación de su padre, ha asistido este jueves en Madrid a la fiesta de presentación de la nueva temporada de la serie ‘Élite’ con un sensual mono de encaje transparente con el que dejó a más de uno sin respiración. Un evento en el que se mostró parca en palabras y se limitó a confirmar que le desea lo mejor a Eva, a la que reconoce que tiene cariño con un escueto «sí».

Horas antes pillamos a Lucía disfrutando de un tranquilo paseo por el centro de la capital y, mucho más contundente, ha dejado claro que si «no hablo de mi vida privada no te voy a hablar de la vida privada de mi padre, sobre todo, mi padre«.

«Creo que deberíais respetarlo y no hacer un juicio público de las relaciones sentimentales que hacéis. No se puede hacer un juicio público de estas cosas y creo que deberíais respetarlo porque sabéis las cosas como duelen. Me horroriza encender la tele y ver estas cosas que hacéis a veces de ‘esta’, ‘la otra’, ‘la otra’. Yo alucino» ha añadido molesta por las informaciones que se han dado sobre el torero en los últimos días.

Muy discreta, Lucía ha evitado con un «no te puedo decir nada de esto, lo siento» sobre cómo se encuentra Cayetano y, tajante, ha asegurado que si queremos saber algo de su separación «tienes que ir a mi padre o a Eva, a mi no».