Quantcast

¿Cuáles son las enfermedades respiratorias agudas y crónicas?

Las enfermedades respiratorias agudas y crónicas son aquellas que afectan a las vías respiratorias inferior y superior. En la persona afectada puede causar una enfermedad leve o grave y se caracteriza por ser transmisible entre diferentes personas.

Es interesante definir el concepto de IRA, que es el acrónimo de infección respiratoria aguda. Se trata de una enfermedad que afecta a las vías respiratorias durante un tiempo inferior a 15 días. Una de sus características más marcadas es que tiene elevadas posibilidades de terminar derivando en una neumonía.

Dependiendo del grado de complicación, podemos clasificarlas en 3 grandes tipos: IRA sin neumonía, con neumonía leve y con neumonía grave.

En este artículo vamos a analizar algunas de las enfermedades relacionadas más habituales y sus particularidades.

Enfermedades respiratorias agudas y crónicas: ¿Cuáles son las más comunes?

También conocidas como ERC (acrónimo de Enfermedades respiratorias crónicas), son afecciones que pueden afectar tanto a las vías respiratorias, como al pulmón. Dentro de las más habituales, nos encontramos con las siguientes:

  • Rinitis alérgica.
  • EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
  • Asma.
  • Hipertensión pulmonar.
  • Enfermedades del pulmón que tienen su origen en el entorno laboral.

Es importante hacer mención a las estadísticas que maneja la OMS en relación con estas enfermedades. Se calcula que alrededor de 235 millones de personas padecen de asma y 64 de EPOC. Esto es más grave de lo que parece, ya que las mismas cifras confirman que la cantidad de muertes de ERC sería unos 4 millones de personas. La enfermedad relacionada que más muertes provoca es la EPOC.

¿Cuáles son las enfermedades respiratorias más comunes en niños?

Estas enfermedades no son una excepción en los niños. De hecho, la mayoría de los niños se tienen que enfrentar a entre 3-8 enfermedades al año que afectan a su sistema respiratorio.

Las guarderías y los colegios son los principales focos de transmisión, pero no hay que olvidarse de la contaminación del ambiente, así como de la exposición del humo de los fumadores.

Estas son las enfermedades respiratorias más comunes en niños:

  • Bronquitis.
  • Neumonía viral
  • Sinusitis.
  • Faringitis
  • Laringitis·
  • Rinofaringitis.
  • Asma.
  • Alergias

¿Cuáles son las causas principales de la ERC?

Existen ciertos factores de riesgo cuya exposición elevan las posibilidades de riesgo de padecer este tipo de enfermedades; tanto en niños, como en adultos.

  • La contaminación del aire en lugares cerrados es una de las más importantes, como podría ser la exposición pasiva del humo del tabaco.
  • También podría serlo la exposición de elementos que produzcan reacciones alérgicas.
  • El tabaco y la contaminación del ambiente son otros de los factores de riesgo que conviene evitar o, por lo menos, minimizar.
  • También habrá que considerar los antecedentes familiares de asmas, así como de otras alergias.
  • Las estadísticas nos informan de que la inhalación de productos químicos y de polvo en el ambiente laboral podría estar detrás de la mayoría de las ERC que padecen los trabajadores.

¿Cómo se manifiestan los ERC?

Los síntomas relacionados con cada enfermedad pueden ser muy variados, aunque existen algunos en común que estén presentes en la gran mayoría.

  • Uno de ellos es la tos persistente; será una tos que no se puede controlar y que puede presentarse de una forma más o menos grave, dependiendo del estado en el que se encuentre el pulmón.
  • La falta de aire (conocida como disnea) también es un síntoma muy común.
  • El tercer síntoma son las secreciones respiratorias; la intensidad de las mismas variará dependiendo de la enfermedad, del grado de severidad, así como del tiempo de evolución de la misma.

¿Cómo se pueden prevenir las enfermedades respiratorias?

Existen algunos consejos que podemos introducir dentro de nuestros hábitos, resultados muy interesantes para prevenir las enfermedades respiratorias, entre otras:

  • Evitar cambios bruscos de temperatura (por ejemplo, poner la calefacción muy alta y salir a la calle directamente cuando hace mucho frío).
  • Mantenerse abrigados cuando haga frío.
  • Evitar la deshidratación consumiendo abundante líquido, incluso aunque se crea que no se necesita en ese momento.
  • Seguir una alimentación equilibrada que tenga, especialmente, piezas de fruta y de verdura en la cantidad correspondiente.
  • Evitar asistir a lugares con mucha concentración de personas (como pueden ser los centros comerciales).
  • Ventilar a diario las habitaciones.
  • No usar braseros o quemar leña en una habitación cerrada.
  • No fumar cerca de niños, de no fumadores y de personas que tienen enfermedades respiratorias agudas y crónicas.
  • Asegurarse de cumplir con el Esquema de Vacunación que dependerá de la edad de cada niño.
  • En el caso de que ya tengamos síntomas persistentes, como es el caso de tos, ronroneos en el pecho, silbidos, o cualquier otro anómalo, debe consultar con el médico antes de que la situación se complique.

Ahora ya conoces las enfermedades respiratorias agudas y crónicas y sus principales particularidades.