Quantcast

Coolio abrió las puertas del éxito pop al hip hop moderno

Solo hace falta pasar un par de minutos en las redes para entender el impacto que Coolio tuvo sobre el mundo del Hip Hop. El rapero oriundo de Los Ángeles ha sido despedido por figuras tan diversas del género como Eminem, Ice-T, Snoop Dogg o Jay Z. Es un gesto extraño de ver en un género marcado por pleitos que incluso han escalado hasta la violencia.  

Pero es que muchos de ellos le deben buena parte de su éxito a la puerta que Coolio abrió cuando lanzó ‘Gangsta’s Paradise’ en 1995. La canción, que originalmente formaba parte de la banda sonora de la cinta ‘Mentes peligrosas’, rompió con la idea de que solo el lado más tonto de hip-hop era el que podía llegar a la radio y permitió a toda una generación contar sus experiencias con la violencia y la pobreza a las masas. 

ROMPIENDO ESQUEMAS

Cuando apareció ‘Gangta’s Paradise’ el rap ya había adoptado la estética del «gangster americano», pero en las emisoras pop no se habían dado por enterados. En 1995 figuras como Vanilla Ice o MC Hammer aún estaban presentes en el imaginario del género. Es cierto que figuras como Tupac o Biggie Smalls ya estaban en activo, pero aunque se han vuelto iconos absolutos su éxito en el mundo del pop era algo limitado. 

Por tanto el tema de Coolio fue una aplanadora. La canción, donde el artista cuenta sin demasiado filtró sus experiencias viviendo en los Guetos de Los Ángeles, fue la gran introducción del «Gangsta Rap» al gran público y un boleto directo para que el artista se colara en el top10 de Billboard. 

Ayudó que además de ser un retrato crudo de las realidades de la pobreza norteamericana Gangsta’s Paradise fuese una canción pop absolutamente inmaculada. Utilizando de base un sample de ‘Pastime Paradise’ de Stevie Wonder la canción tiene los picos y valles necesarios para ser accesible, y para qué cantar el coro sea cuando menos tentador. 

COOLIO MARCO EL CAMINO A SEGUIR

Este modelo de sencillo es el que después otros artistas del género siguieron cuando buscaron el éxito en el mundo pop. Se puede notar en ‘99-Problems’ de Jay Z, ‘Humble’ de Kendrick Lamar , o incluso en el clásico ‘Mo Money, Mo Problems’ del The Notorious B.I.G. Lo cierto es que es complicado plantearse el sonido posterior del hip hop sin el éxito de Coolio que terminó el año pudiendo presumir de tener el sencillo más exitoso de la lista Billboard. 

Sin embargo la suerte no estuvo del lado del californiano. Al año siguiente la trágica muerte de Tupac Shakur, seguida al poco tiempo del asesinato de Biggie Smalls, hicieron que el público sintiera que los mensajes de este tipo de rap eran peligrosos abrazando a figuras más limpias como Will Smith. Para cuando el sonido que Coolio llevó al mainstream recuperó la fuerza pop su ventana había pasado. El rechazo a los sonidos más oscuros fue tal que al año siguiente el tema más popular del año fue La Macarena.

Fueron otros, como Jay-Z, Eminem, 50 Cent o Nas quienes pudieron aprovecharse de la ruta ya allanada por ‘Gangsta’s Paradise’ para conquistar a las masas. En particular es 50 Cent el que más se abrazó a ese sonido que caminaba con perfecta comodidad entre las historias de violencia y el pop con aquel ‘Get rich or die trying’ de 2003, un disco cuyo sonido parece una secuela del trabajo de Coolio.

UN ARTISTA INFRAVALORADO

Es lamentable que Coolio no haya podido conseguir más éxitos en el mundo del pop tras su primer disco. Además de ser un liricista interesante, ese trabajo demostraba un pozo interesante de conocimientos sobre el funk, el jazz y la música negra que sus herederos musicales usaron para construir clásicos absolutos. 

Sin embargo, el músico tampoco parecía tener demasiado que lamentar. A diferencia de otros artistas que pueden ser considerados “Maravillas de un solo éxito” el angelino se sentía cómodo con el mote y hasta orgulloso de su canción. En los últimos años además había vuelto a salir en giras internacionales impulsadas por la nostalgia noventera. Además su sencillo volvió a la conciencia colectiva tras ser usado en la promoción de la película de Sonic, lo que además la empujó a ser utilizada frecuentemente en Tik Tok. 

En cualquier caso, si algo ha demostrado la reacción a su muerte es que Coolio y su música aún tienen quien los llore. La muerte del artista de 59 años es trágica para sus amigos y familia, pero ha servido para que muchos se tomen el tiempo de regresar a una carrera generalmente infravalorada en los anales del género. 

Si bien no fundó el ‘Gangsta Rap’, ni es el nombre más emblemático del género, es difícil imaginar un escenario donde este hubiese llegado a las masas sin el éxito de ‘Gangsta’s Paradise’. Se puede trazar la línea entre los estadios que llena Kendrick Lamar y el éxito de Coolio, y no está demás que su muerte sirva de excusa para recordarlo.