Quantcast

Hay una película de Batman que Warner no quiere que veas

Supón que eres una cineasta joven, que conseguiste entrar a uno de los festivales de cine más importantes del mundo, y que es el día del estreno. Que te mueres de los nervios, pero al mismo tiempo no puedes esperar. Piensa entonces que en ese momento te llega una demanda de uno de los conglomerados de medios más grandes del mundo prohibiendo el estreno de tu película. 

Esto fue lo que le ocurrió a Vera Drew, directora, guionista y protagonista de «The People’s Joker», una sátira que reinventa el origen del Joker en clave transgénero con el famoso payaso transformado en un héroe deprimido que se enfrenta a un Batman fascista. Esa al menos es la descripción oficial que Drew dio a la cinta antes de su única proyección en el festival internacional de cine de Toronto (Tiff por sus siglas en inglés), tras la cual tuvo que engavetar su película para evitar la demanda de Warner

Es una historia que poco a poco ha hecho eco en los medios anglosajones. Drew, que mantiene que su obra está protegida al ser una sátira, sigue buscando forma de poner la cinta primero en la gran pantalla, y después en la comodidad de los hogares a través de un lanzamiento digital. 

UNA CARRERA EN LA COMEDIA

No es el primer rodeo de Drew con los riesgos de la comedia. La cineasta nacida en Chicago, había trabajado como editora en ‘Who is America’ junto a Sasha Baron Cohen por la que fue nominada a un Emmy. Además ha editado y escrito para varios proyectos del género en Estados Unidos. 

Para ella el trabajar en este proyecto, su primera película de larga duración era una forma de contar su propia historia, a través del prisma de las películas de superhéroes. De hecho ha hablado varias veces en sus redes de lo personal que era para ella el proyecto, aunque de nuevo es complicado analizar una cinta que no se puede ver de momento. 

Entre sus grandes inspiraciones nombra figuras dedicadas a transgredir los límites de lo que se permite en la comedia, citando en particular a figuras como Sashsa Baron Cohen, Tim y Eric y Nathan Fielder. Son modelos a seguir que probablemente la llevaron a atreverse a apuntar tan abiertamente por las cintas de Batman. Aunque hay que señalar que por lo que se ve en el trailer su idea de sátira tenga más que ver con los trabajos de Mel Brooks en ‘Spaceballs’ o ‘Young Frankenstein’ que son básicamente adaptaciones en comedia del material original. 

UN BATMAN NACIDO EN PATREON Y PAGADO POR KICKSTARTER

La historia de la cinta de Drew es quizás una de las grandes historias de origen de cualquier película del siglo XXI. Según lo explica en una entrevista con el portal norteamericano Looper, el proyecto nace de una petición de uno de sus mecenas en Patreon, y evolucionó de un corto grabado con una cámara casera a una sátira multimedia a gran escala. 

Sin embargo tuvo que recurrir a varios de sus amigos para poder armar un elenco, que además de los desconocidos y los nuevos talentos incluye a Bob Odenkirk de ‘Breaking Bad’ y ‘Better Call Saul’, conseguir los equipos y poder mostrar la cinta a los abogados para asegurarse que pudiese ser mostrada al público. 

Sin embargo la mayoría del presupuesto sale, como no podía ser de otra forma, de una campaña de crowdfunding a través de su página web. Para ello permitió a los participantes dar consejos e ideas para la película, lo que le permitió tomar imágenes estéticas directamente de las cintas de Batman.

FUERA DEL CIRCUITO DE FESTIVALES

En un comunicado la directora explicó que de momento no podrá presentar la cinta en el circuito de festivales de cine como tenía planeado. Durante los próximos meses Drew planeaba viajar con su película, pero de momento ha tenido que cancelar mientras busca una forma de poner la cinta en la gran pantalla.

A pesar de todo, la cineasta sigue confiada en que podrá estrenar su película en la gran pantalla. Recordando cada vez que puede que su cinta está protegida por el derecho a la sátira, que recuerda está señalado en la primera enmienda de Estados Unidos. Para ella su cinta no es más que el uso de un mito moderno para contar su propia historia de un modo más accesible.