Quantcast

Piden dos años de cárcel para un conductor ebrio acusado del atropello mortal de un ciclista en Serón

La Fiscalía de Almería va a solicitar dos años de prisión para el conductor de un vehículo acusado de atropellar mortalmente a un ciclista en el término municipal de Serón (Almería) cuando conducía con una tasa de alcohol superior a la permitida, bajo un «cansancio excesivo» por no haber descansado y a una velocidad por encima de la señalizada en la vía.

En concreto, el Ministerio Público acusa al conductor de 46 años de un presunto delito de homicidio por imprudencia grave por el que además pide que se le prohíba conducir vehículos a motor durante un periodo de cuatro años así como el pago de cerca de 190.000 euros en indemnizaciones a los familiares del finado, según el escrito provisional de acusación consultado por Europa Press.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 14,00 horas del 24 de octubre de 2020 cuando el acusado circulaba por el término municipal de Serón con un vehículo de alta gama por la carretera A-334 que va de Baza (Granada) a Huércal-Overa supuestamente «tras haber ingerido bebidas alcohólicas que mermaban sensiblemente sus facultades».

El hombre, que había realizado además una jornada de trabajo nocturna sin haber descansado suficiente tras la misma, circulaba por la mencionada vía a una velocidad de 20 kilómetros por hora superior a la permitida, siendo el límite máximo de velocidad de 60 kilómetros por hora, conforme a la investigación realizada en el Juzgado de Instrucción Único de Purchena.

Así, el conductor, mediante una conducción en zig zag, habría invadido el carril contrario por cuyo arcén circulaba el ciclista cuando este señalizaba una maniobra para tomar la salida de Aulago, quien no pudo evitar la colisión fronto lateral con el coche, que no llegó a frenar hasta que se detuvo en el carril izquierdo.

El impacto que tuvo lugar sobre el kilómetro 28,7 de la citada vía, achacado a una conducción «de manera incorrecta y sin observar las mínimas normas de circulación y señalización», provocó su fallecimiento del ciclista a casa de un shock traumático. A su llegada, los agentes de la Guardia Civil efectuaron las pruebas de alcoholemia al acusado, que dieron 0,28 y 0,26 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, «circunstancia que unida a otros factores como el cansancio excesivo y el exceso de velocidad ponían de manifiesto la limitación del acusado para la conducción», según el fiscal.