Quantcast

El PSOE alerta de que Feijóo quiere derogar una docena de leyes aprobadas por el PSOE, incluido el matrimonio homosexual

El PSOE ha alertado este lunes de que el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo quiere derogar una docena de leyes aprobadas por gobiernos del PSOE en los últimos 15 años, incluidas de Igualdad y de Matrimonio Igualitario aprobadas en época del expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. A través de un vídeo publicado en la cuenta oficial del PSOE en Twitter, ha lanzado esta advertencia horas después de que Feijóo afirmase en una entrevista que, si llega a La Moncloa, derogaría «todas aquellas leyes que están recurridas ante el TC», algo que, a su entender, es «coherente» con los recursos que ha presentado.

En este punto, Feijóo citó normas como la ley de Memoria Democrática o la Ley de Educación, que «iguala por abajo y no busca la excelencia». Además, indicó que la Ley de Secretos Oficiales no ha sido aprobada y ha añadido que él espera que no se apruebe. De la misma manera, criticó la actual Ley del Aborto que impulsa el Ejecutivo y ha criticado que una menor pueda abortar sin autorización de sus padres, algo que «no tiene encaje en la Constitución» y es un «disparate» desde el punto de vista afectivo.

El PSOE incluye en su vídeo las citadas leyes pero va más allá y amplía el catálogo de normas que Feijóo podría derogar al incluir otras normas que el PP recurrió en los últimos años, pero que ya cuentan con el aval del TC. Es el caso de la Ley de Igualdad y la Ley del Matrimonio Igualitario, que fueron aprobadas por el Gobierno de Zapatero. También menciona la ley de eutanasia, el decreto ley del permiso de paternidad, el decreto ley de medidas frente a la pandemia, las medidas antidesahucio, los derechos de los trabajadores de plataformas digitales y la ley de Presupuestos Generales del Estado del año 2022. Por último, hace referencia a la aprobación de la reforma laboral, que salió adelante por 175 votos a favor frente a 174 en contra y cuya votación fue recurrida por el diputado Alberto Casero que al votar telemáticamente no pudo corregirlo presencialmente a pesar de que acudió al hemiciclo.