Quantcast

Fiscalía pide condenar a Villarejo y avisa: «Nadie puede quedar impune» aunque «trate de obstaculizar a los tribunales»

La Fiscalía ha pedido este martes durante el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por tres piezas separadas de la macrocausa ‘Tándem’ una sentencia condenatoria contra el comisario jubilado José Manuel Villarejo, un fallo con el que espera que se lance un «importante mensaje»: «Nadie puede quedar impune por más que trate de obstaculizar dentro o fuera del proceso la actuación de los tribunales».

Así se ha expresado el fiscal anticorrupción Miguel Serrano durante la exposición del informe final del Ministerio Público en la vista oral en la que Villarejo se enfrenta a 83 años de cárcel por los supuestos delitos cometidos en la realización de los proyectos privados ‘Iron’, ‘Land’ y ‘Pintor’. Al cierre de la extensa exposición de la Fiscalía, que arrancó este lunes, Serrano ha dejado claro que «ninguna causa, por ingobernable o inmanejable, puede quedar sin juzgar». «Aunque nos encontremos ante un obsoleto proceso penal, ante un viejo cascarón que todavía es capaz de surcar los mares de la criminalidad organizada y de estos fenómenos objetivos y complejos como el que es objeto de enjuiciamiento», ha sostenido.

El fiscal se ha referido de esta forma al conocido como ‘caso Villarejo’, la inmensa macrocausa compuesta por más de una treintena de piezas separadas en la que el Juzgado Central de Instrucción Número 6 indaga en los encargos privados que el comisario habría realizado estando en activo. Y es que, a juicio de Serrano, como en el caso de ‘Iron’, ‘Land’ y ‘Pintor’ también «llegarán a sentencia las múltiples piezas separadas del caso Tándem». «Con todas sus consecuencias», ha apostillado.

A modo de conclusión, el fiscal ha confiado en haber estado a la altura del juicio, el primero que ha llevado a Villarejo al banquillo. «El Ministerio Fiscal no se ha guiado, en modo alguno, por buscar las penas máximas o los máximos delitos, sino desde los parámetros estrictamente legales: los que le impone el código penal», ha aseverado.

LOS «EPÍTETOS» DE FISCALÍA

La sesión de este martes también ha dejado una discusión entre el abogado de Villarejo, Antonio José García Cabrera, y el propio Serrano. El letrado ha protestado por los «insultos» y la «línea continuada de titulares de prensa» utilizados por la Fiscalía para referirse a su cliente, a quien el representante del Ministerio Público se ha referido como un «extorsionador».

«El calificativo de extorsionador es el único que corresponde a la conducta seguida por Villarejo y sus secuaces», ha asegurado el fiscal Miguel Serrano, provocando la protesta del letrado del comisario. «Nos vemos obligados ante los epítetos del fiscal a que el tribunal ampare la presunción de inocencia», ha espetado Cabrera.

El propio abogado ha recordado que en la sesión de este lunes la Fiscalía también se refirió a Villarejo como un «machista», unos «términos» que desde su punto de vista «exceden» el informe final que el fiscal debe exponer. «Llamar secuaces al resto de personas lleva una carga que excede la calificación de unos hechos y de conductas», ha criticado.

En esa sesión celebrada este lunes en la Audiencia Nacional el fiscal se refirió a Villarejo como a una «persona envuelta bajo la bandera del patriota» que hacía uso de un «lenguaje soez, homófobo machista y un poco gótico que esconde al funcionario policial corrupto». En este contexto, y a pesar de que el letrado haya amenazado con ponerse a la «altura» de la Fiscalía cuando le corresponda presentar su informe, la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, ha descartado «llamar la atención» del representante del Ministerio Público.

«SECUAZ ES EL QUE SIGUE A OTRO»

«El fiscal lo está acusando de unos delitos y considera que es procedente asignarle esos epítetos, y el tribunal no le va a corregir. Usted en su informe puede hacer lo que quiera», le ha contestado la magistrada al abogado. Por su parte, el fiscal Miguel Serrano ha vuelto a tomar la palabra para dejar claro que llamar a Villarejo «corrupto es lo más natural del mundo». «Estamos acusando a un comisario en activo de un delito de cohecho: eso es corrupción. Y secuaz es aquel que concertadamente sigue a otro», ha explicado.

En esta línea, Serrano ha señalado que «en el marco de un concierto subjetivo de desarrollo de una actividad delictiva», la palabra «secuaz puede tener unas connotaciones». «Para los letrados que como Cabrera peinan canas como yo y hayan leído novelas de Marcial Lafuente Estefanía (esa palabra) puede sonar mal, como abigeo o pillaje. Pero secuaz es el que sigue a otro», ha aclarado.

UNA «VERSIÓN ILUSORIA DE LOS HECHOS»

La sesión de este martes ha concluido con el informe final de la representación del despacho de abogados Balder, que habría estado entre los objetivos de Villarejo como parte del proyecto ‘Iron’. Balder es un bufete especializado en patentes y marcas creado en 2012 por antiguos socios de Herrero&Asociados. Este último despacho habría contratado al grupo empresarial de Villarejo, CENYT, en 2013 para investigar a su nuevo competidor ante la sospecha de que les había robado la base de datos.

A juicio de la abogada ha quedado demostrado que hubo un espionaje «a pesar de la desbordante imaginación de la que han hecho gala los acusados», que han ofrecido una «versión ilusoria de los hechos». «La realidad, que es lo que ha acreditado con la prueba, supera con creces a su ficción», ha sostenido. Así las cosas, ha afirmado que todo lo que se ha expuesto ha despejado «de forma contundente cualquier atisbo de duda tanto respecto a cómo se produjeron los hechos como a su naturaleza delictiva y la participación que tuvieron los acusados, causando graves perjuicios» a Balder.