Quantcast

El Teatro de Mimo Peter Roberts es una iniciativa para la sensibilización y prevención del uso y el abuso del alcohol entre la juventud

Uno de los mayores problemas entre los jóvenes actualmente es el abuso de alcohol. Sin embargo, es una problemática latente de la que muy poco se habla y es que muchos padres carecen de herramientas para identificar cuándo sus hijos están consumiendo alcohol. 

En este contexto, Mimarte surge como un proyecto de El Teatro de Mimo Peter Roberts, una iniciativa de prevención primaria que tiene como objetivo sensibilizar a los jóvenes sobre el abuso del alcohol, mediante la reflexión crítica de situaciones cotidianas. Todo esto para ofrecerles un espacio seguro en el que puedan hablar sobre el tema de forma natural y sin amenazas. 

Utilizar el arte para sensibilizar sobre el abuso del alcohol

Tras haber tenido un accidente en el año 2000 que lo llevó a ser intervenido en una operación, Peter Roberts decidió dar un nuevo enfoque a su vida a través del espectáculo. Así podría fomentar su propia rehabilitación y, posteriormente, desarrollar un proyecto de concienciación por medio del arte. 

Muchos de los adultos que tienen problemas con la bebida comenzaron a ingerir bebidas alcohólicas en etapas tempranas de su vida. Por esta razón, este artista se dedica a trabajar con jóvenes de entre 13 y 14 años de edad. 

El propósito del proyecto Mimarte es adaptar el mensaje preventivo a un lenguaje cotidiano y llamativo para la juventud, para, así, cambiar su visión respecto a la bebida por otra que fomente los valores éticos y sociales, la reflexión y la salud.

Una herramienta de prevención

Los adultos son una influencia importante para proteger a los adolescentes del consumo de alcohol. Por lo tanto, en lugar de evitar hablar sobre estos temas, es fundamental que los jóvenes se sientan escuchados y conozcan todos los riesgos y consecuencias de consumirlo de manera excesiva. 

El arte es otro elemento que, como herramienta para entretener, también llama la atención de los jóvenes para transformar su pensamiento. De hecho, se usan mimos, magia y humor, apelando a la conciencia emotiva de los estudiantes, fomentando un espacio dinámico en el que las personas pueden sentirse parte del entretenimiento, mientras reflexionan sobre cómo el alcohol puede afectar negativamente su cotidianidad

Acción, reacción e interacción son los tres recursos para un programa de prevención activa, innovadora, cercana y directa que ha captado la atención de los jóvenes. Hoy más que nunca, se necesitan iniciativas de este tipo que sirvan sobre todo como un apoyo a los docentes en las instituciones que no saben cómo responder ante problemáticas sociales tan frecuentes.