Quantcast

Rocío Carrasco desvela por qué no se habla con Gloria Camila y le da a José Ortega Cano donde más le duele

Rocío Carrasco continúa desgranando, a través de la docuserie ‘En el nombre de Rocío’, por qué no mantiene relación en la actualidad con ningún miembro de su familia mediática y en el episodio 12, que ya podemos ver en Mitele Plus, se centra en José Ortega Cano y en los hijos que su madre tuvo con el torero, José Fernando y Gloria Camila.

Sin medias tintas, la hija de Rocío Jurado habla por primera vez del grave accidente de coche sufrido por el viudo de ‘La más grande’ en el año 2011 – en el que falleció una persona, Carlos Parra – y asegura que los presuntos problemas con el alcohol de Ortega no empezaron cuando falleció su madre, como el diestro ha confesado en alguna ocasión: «Él tiene ese problema con mucha anterioridad a que mi madre enferme. Es cierto que se le acrecienta cuando ella muere. Se desorienta, está en shock, pero el problema lo tiene de antes. Y todos los que hemos estado ahí día a día y hemos vivido en esa casa sabemos que lo que estoy diciendo es cierto».

Echando la vista atrás, Rocío habla del accidente del torero – por el que cumplió dos años de prisión – y entre lágrimas recuerda lo mal que lo pasó al enterarse de que el padre de sus hermanos estaba muy grave a pesar de que entonces su relación ya era bastante distante: «Voy al hospital desde el momento en que me entero porque tengo sangre en las venas, soy humana. Y él, aparte de ser un ser humano, era el padre de dos niños pequeños, que eran mis hermanos» señala, destacando afectada que «esos dos niños se habían quedado sin madre y se podían quedar sin padre, después de lo que esos niños llevaban a las espaldas antes de venir a España».

«Siempre tuve la corazonada de que algo así iba a acabar pasando» afirma, revelando que «en más de una ocasión» se había cruzado con Ortega en sentido contrario en la carretera de Sevilla para la Yerbabuena y «casi se me echa encima con el coche». «Siempre tuve dentro que algo así acabaría pasando alguna vez» reconoce, dando una estocada al torero en su peor momento cuando su crisis con Ana María Aldón parece no tener solución.

Rocío habla de José Fernando: «Es un tío noble pero se ha autodestruido»

Precisamente cuando Ortega Cano estaba ingresado en el hospital tras haber sufrido dicho accidente, José Fernando cumplió 18 años y llamó a su hermana para saber qué le correspondía exactamente de la herencia de Rocío Jurado, como Rocío recuerda en la nueva entrega de su documental: «Me dice que necesita que le dé todos los papeles de la herencia de mi madre. Yo le digo, ‘mi vida, eso no me corresponde a mí, eso le corresponde a tu padre’ y él, enfadado al darse cuenta de que soy la última opción que le queda, se va enfadado y se pone a despotricar, con la cabeza hirviendo».

«Es un tío súper noble, con un gran corazón. Es un niño que no se ha metido nunca en nada de nadie, que no le ha hecho daño a nadie, salvo a sí mismo. Ha cometido errores pero es el de mejores sentimientos. Se ha autodestruido» explica, dejando entrever el inmenso cariño que todavía siente por José Fernando.

Gloria Camila. De por qué se rompió su relación al motivo por el que no está preparada para hablar con su hermana

Pero no solo de los supuestos problemas de adicciones de Ortega Cano y de cómo es José Fernando habla Rocío en el episodio 12 de ‘En el nombre de Rocío’, ya que la hija de Rocío Jurado por fin responde a una de las preguntas que más nos hemos hecho en los últimos tiempos: ¿Por qué no mantiene ningún tipo de relación con Gloria Camila?

Emocionada, Rocío confiesa que «a la Gloria que yo recuerdo es una Gloria que era pizpireta, graciosa, lista y muy inteligente, zalamera* una niña muy linda» y echa la vista atrás para revelar la última vez que vio a su hermana y por qué se distanciaron.

«En 2012, antes de navidades, recibo una llamada de auxilio de Ortega Cano porque Gloria estaba teniendo una adolescencia difícil, más de lo normal por la mochila que llevaba detrás» ha explicado, recordando que como es lógico, habló con su hermana para intentar echar una mano al torero.

Una conversación en la que Gloria le dijo que le iba a hacer caso, pero que no pareció sentar nada bien al torero: «Empezó a decirme que quién me creo para decirle a su hija cómo tiene que comportarse, que no soy su madre». Un reproche que provocó que Rocío, como ahora confiesa, se sintiese «descolocada» y decidiese romper con todo, puesto que coincidió en el tiempo con la terrible paliza que le dio su hija, Rocío Flores: «Me desbordo y me quito de en medio porque yo no podía ni hacerme cargo de mí. Por eso decido desaparecer y no saber nada de nadie«.

Diez años después su relación con Gloria sigue siendo nula y, por el momento, parece que así va a seguir siendo por la cercanía que su hermana tiene con Antonio David Flores, algo que parece que no puede perdonarle. «No es el momento. esa conversación es estéril desde el punto y hora en el que hay un núcleo que es ‘el Ser’. Yo no puedo tener relación con nadie donde esté esa persona» afirma.

«No estoy preparada y quien no lo entienda es que no ha tenido una enfermedad o un problema mental, o nunca se ha visto inmerso en una depresión, o nunca ha tenido un ataque de pánico» concluye, dejando claro que, por lo menos a corto plazo, no veremos un acercamiento entre hermanas.