Quantcast

Un nuevo incendio afecta a más de 20 hectáreas en Melón (Ourense) y continúan activos el de Cenlle y Oímbra

Un nuevo incendio afecta a la provincia de Ourense desde este lunes, en concreto, en el municipio de Melón, parroquia de Quins. Con este, son tres los fuegos activos, uno de ellos en Cenlle –que «evoluciona favorablemente» hacia su estabilización– y otro en Oímbra –que entró por Portugal este lunes y que está estabilizado, tras arrasar 70 hectáreas–.

Según ha informado la Consellería de Medio Rural en el parte de este martes a las 8,00 horas, el incendio de la parroquia de Quins se inició a las 22,39 horas y ha quemado más de 20 hectáreas.

Para su control, trabajan cinco agentes, siete brigadas, seis motobombas, y una pala.

Por su parte, el fuego de A Pena, en Cenlle, ha arrasado ya 40 hectáreas y evoluciona «favorablemente» a su estabilización, aunque permanece activo sin control. Para este incendio trabajan un técnico, diez agentes, 24 brigadas, 15 motobombas, una pala, ocho aviones, y siete helicópteros.

Mientras, está estabilizado desde las 7,31 horas de este martes el fuego forestal que entró por Portugal a través de la parroquia de Bousés en Oímbra. Según el cómputo de Medio Rural, ha afectado a 70 hectáreas.

Los fuegos forestales que quedaron controlados este lunes han sido finalmente apagados por los equipos de extinción.

Concretamente, se trata del fuego declarado en A Grixoa, en Viana do Bolo (Ourense), que quedó controlado a las 19,27 horas del lunes y se dio por extinguido a las 21,35 horas. El balance final eleva las hectáreas quemadas a 114,4 –de ellas, 2 hectáreas abroladas y el resto rasas).

Para aplacarlo, se han movilizado un técnico, 14 agentes, 39 brigadas, 23 motobombas, dos palas, tres aviones y nueve helicópteros.

El fuego declarado en Barrio, en A Pobra de Trives (Ourense), quedó extinguido a las 20,08 de este lunes, tras quedar bajo control a las 15,49 horas. Para apagar este fuego, que finalmente quemó 12,3 hectáres (se estimó por encima de las 20 inicialmente), trabajaron seis agentes, 19 brigadas, diez motobombas y un helicóptero.