Quantcast

Feijóo quiere volver a tipificar en el Código Penal el delito de referéndum ilegal

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, defiende volver a tipificar en el Código Penal el delito de referéndum ilegal porque en todo aquello que sea ilegal «cuanta más claridad y concreción exista, mejor». En cualquier caso, no cree que el independentismo catalán vuelva a la rebeldía si su partido gana las próximas elecciones generales porque ya conoce la «contundente» doctrina del Tribunal Supremo.

En una entrevista concedida a Europa Press en Santiago de Compostela, Feijóo ha asegurado que si llega a Moncloa mantendrá una postura «absolutamente abierta» con la Generalitat para hablar con su presidente de cómo pueden «invertir más y mejor», qué «política industrial es buena» para esta región y cómo pueden «recuperar el protagonismo económico de Cataluña que ha perdido en los últimos años«.

Al ser preguntado si el PP derogaría la reforma del delito de sedición, después de que en la llamada mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat se acordase en julio avanzar en la «desjudicialización», Feijóo ha puesto el acento en la «desjudicialización de la política», algo que, a su juicio, es «muy sencillo» y consiste «en que los políticos no delincan».

«Yo propongo esto también: los políticos no podemos delinquir y no podemos utilizar nuestra responsabilidad política, nuestro poder político para poder delinquir y después pactar modificaciones de los Códigos que nosotros vamos a seguir dispuestos a infringir. Esto es lo que creo que toca», ha relatado.

En cuanto a si el PP se planteará recuperar el delito de referéndum ilegal en el Código Penal que derogó el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, Feijóo ha respondido: «A mi no me parece ningún disparate tipificar los referendos ilegales. Todo aquello que sea ilegal, cuanta más claridad y concreción exista, mejor«.

Aunque ha dicho desconocer qué artículo exacto sería del Código Penal, ha recordado que, con «carácter general», en el País Vasco «se acabó con la ‘kale borroka’ cuando se tipificó en el Código Penal con responsabilidad patrimonial «el incendiado de los autobuses, la rotura de las lunas de las tiendas o el incendio del mobiliario urbano».

«Automáticamente bajó la kale borroka. Entiendo que si hay actos delictivos que se provocan a partir de partidos políticos, las Cortes tendrán que decidir», ha manifestado el jefe del primer partido de la oposición.

Sin embargo, ha resaltado que el «problema» que hay en España es que partidos independentistas como ERC «tienen la llave de la gobernabilidad». «El problema es que la mayoría de la sociedad española no es libre y no es libre porque depende de una minoría de la sociedad española. Y cuando las minorías se imponen a las mayorías, las mayorías pierden sus derechos y libertades», ha aseverado.

Feijóo ha señalado que ni Felipe González ni José María Aznar aceptaron esa situación. «Nunca lo aceptó ningún presidente y empezó esta deriva con el Pacto del Tinell, con el señor Zapatero y el PSC de turno. Y actualmente está el pacto del Tinell en su máxima potencia», ha advertido.

En cuanto a si teme que, en caso de que el PP gane las generales, el nacionalismo reciba a su Gobierno con nuevos actos de desacato y rebeldía, Feijóo no cree que eso suceda porque saben que «esos actos de desacato y rebeldía llevan ante el Tribunal Supremo». «Y el Tribunal Supremo tiene su doctrina y es una doctrina contundente desde el punto de vista penal», ha avisado.

«Yo no voy a negociar con la gente que delinque que desaparezca del Código Penal las actitudes delictivas en las que caen o que protagonizan. No se puede negociar el Estado de Derecho», ha resaltado.

El líder del PP ha recordado que él procede de «una comunidad autónoma bilingüe, con unos principios de identidad cultural, patrimonial y lingüística muy arraigados en la sociedad» y cree «profundamente en el Estado Autonómico».

«Considero que los presidentes autonómicos son representantes ordinarios del Estado en la CCAA y hablaré con ellos», ha declarado, para recordar que en los años que ha estado al frente de la Xunta de Galicia se ha entendido con «todos» ellos y a algunos los considera «amigos», tanto del PP como del PSOE.

Feijóo ha criticado que se tienda a identificar Cataluña con los políticos catalanes cuando «Cataluña no es la Generalitat» sino que son «siete millones de ciudadanos», que tienen que trabajar, formarse, contar con hospitales e infraestructuras que funcionen y «sanear sus cuentas públicas porque los gobiernos anteriores han llevado a Cataluña al borde de los impagos».

Al ser preguntado expresamente qué propone el PP para Cataluña y si está dispuesto a ofrecer algo, ha explicado que el espacio de su partido es el «constitucionalismo catalán» y se ha mostrado convencido de que la mayoría de los ciudadanos de esta comunidad quiere «reconciliarse socialmente con la gente que políticamente piensa de forma distinta», sin «dividir como hicieron los independentistas».

«La reconciliación política, social y económica de Cataluña es en lo que vamos a trabajar. Además le puedo asegurar que algo de eso sé porque yo he vivido con los nacionalistas gallegos aquí, que son socios de ERC y de Bildu y hemos luchado contra ese modelo de Galicia y en las urnas nos han dicho que sí los gallegos», ha manifestado.

En este sentido, Feijóo se ha mostrado convencido de que el PP «va a subir su representatividad y su confianza en Cataluña». «Y nosotros tenemos que hacer un esfuerzo por reconectar con la sociedad catalana», ha apostillado.

Además, ha señalado que el catalán es un idioma que tienen que «proteger» y «defender» porque «la riqueza más importante desde el punto de vista cultural de Cataluña es su idioma». «Pero eso es perfectamente compatible con no declarar el español lengua extranjera en Cataluña», ha asegurado.

Después de que en la mesa de diálogo se acordase impulsar el catalán en el Senado, Feijóo ha dicho desconocer en qué consiste lo acordado pero ha avisado: «Si ahora en el Senado nos tenemos que poner cascos, comprenderá usted que no creo que eso sea ningún avance sino más bien un retroceso».

El líder del PP ha reiterado que no sabe de qué se habló en esa reunión entre Gobierno y Generalitat ni que se pactó en ella. «Eso de la mesa del diálogo de Cataluña no lo sabe ni el Gobierno de España ni el Gobierno catalán. Y si lo saben, que sería muy peligroso, no lo saben el conjunto de los españoles, que eso sería imperdonable, claro», ha resaltado.