Quantcast

Un estudio asocia contaminación con aumento de riesgo de cáncer de mama tras la menopausia

Un estudio del Instituto para la investigación en la Atención Primaria Jordi Gol (IDIAPJGol) de Barcelona ha constatado que la contaminación ambiental aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama en mujeres tras la menopausia, ha informado este jueves la institución en un comunicado.

Las investigadoras, que han publicado un artículo en la revista ‘Environmental Research’, hicieron el seguimiento de 1.054.180 mujeres en etapa premenopáusica y de 744.658 mujeres en la posmenopausia durante una media de diez años, entre 2009 y 2018.

El objetivo de esta investigación era estudiar la asociación entre contaminación del aire, espacios verdes y el riesgo de contraer cáncer de mama tanto antes como después de la menopausia.

El equipo realizó un estudio de cohorte basado en la población general de Catalunya usando datos recogidos prospectivamente del Sistema de Información para la Investigación en Atención Primaria (SIDIAP) en Catalunya, analizándose datos de 1.798.838 de mujeres de entre 17 y 85 años de edad.

A nivel de contaminación ambiental, las mediciones fueron de partículas contaminantes (PM2,5 y PM10) y de dióxido de nitrógeno (NO2), y, respecto a los espacios verdes se usó el NVDI (Índice de vegetación de diferencia normalizada) y el porcentaje de espacios verdes en las áreas censales donde residían las mujeres.

Durante el seguimiento, 6.126 (0,6%) mujeres en etapa premenopáusica fueron diagnosticadas con cáncer de mama y 17.858 (2,4%) en la cohorte posmenopáusica.

SEGUIMIENTO DE ENTRE 5 Y 10 AÑOS

La media de tiempo de seguimiento fue de 5 años para mujeres que desarrollaron cáncer de mama y de 10 años para las que no desarrollaron la enfermedad.

En el caso de las mujeres premenopáusicas, la edad media al inicio del estudio fue de 38 años en aquellas mujeres a las que se les diagnosticó cáncer de mama y de 32 años en los que no, mientras que en las mujeres posmenopáusicas la media de edad fue de 62 y 63 años, respectivamente.

Las investigadoras hallaron que un aumento en la concentración de PM2,5, PM10 y NO2 aumenta el riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas mientras que en las mujeres premenopáusicas solo se observó que concentraciones extremadamente altas de PM10 (igual o superior a 46 microgramos/metro cúbico) estaban asociadas con un mayor riesgo de cáncer de mama.

El NDVI solo se asoció con una disminución del riesgo de cáncer entre las mujeres posmenopáusicas que no cambiaron de residencia durante el seguimiento o que fueron seguidas durante al menos tres años.

Según las investigadoras, «políticas para reducir la contaminación del aire y aumentar la disponibilidad de espacios verdes podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama«, y han añadido que son necesarios más estudios para comprender mejor los detalles del potencial efecto de los espacios verdes en el riesgo de cáncer de mama.