Quantcast

Biopsia de próstata: cuándo realizarla

El cáncer de próstata es poco común en hombres menores de 40 años. Sin embargo, es conveniente prevenir y realizar las pruebas pertinentes para descartar cualquier tipo de enfermedad. Para ello, es importante realizar una biopsia de próstata, que es un procedimiento en el que se extraen muestras de tejido para detectar distintas anomalías. Actualmente, las biopsias de próstata han evolucionado y se llevan a cabo fusionando las imágenes de la resonancia nuclear magnética multiparamétrica con las tomadas en tiempo real con el ecógrafo. De esta forma, el diagnóstico será mucho más preciso.

¿Qué tipos de biopsia de próstata existen?

Hay diferentes formas de extraer muestras de tejido en una biopsia de próstata. Estos son los distintos tipos de biopsia de próstata a los que te puedes someter:

  • Biopsia transrectal. Esta es la manera más común de llevar a cabo una biopsia de próstata. En ella, la aguja se pasa a través de la pared del recto.
  • Biopsia transperineal. En este caso se realiza un pequeño corte en la piel entre el ano y el escroto, es decir, en el perineo, y se inserta la aguja en esta zona para extraer muestras del tejido.

Pasos necesarios antes de someterse a una biopsia prostática

Los riesgos más usuales de una biopsia de próstata son la hemorragia y la infección, ya que se procede a través del recto. Por este motivo, es importante llevar a cabo los siguientes pasos antes de someterse a la biopsia:

  • Dejar de tomar antiagregantes plaquetarios o anticoagulantes.
  • Ponerse un enema rectal la noche anterior si se va a someter al procedimiento al día siguiente por la mañana o ese mismo día por la mañana si la biopsia se va a efectuar por la tarde.
  • Tomar los antibióticos indicados para prevenir infecciones.

¿En qué casos se recomienda realizar una biopsia de próstata?

El urólogo te puede recomendar someterte a una biopsia prostática si los resultados de otras pruebas hechas previamente indican que podrías padecer cáncer de próstata. Dichas pruebas son las siguientes:

  • Un análisis del antígeno prostático en el que se muestren niveles más elevados de lo normal.
  • Un tacto rectal en el que se encuentren bultos u otras anomalías.
  • Una biopsia anterior que muestre tejido prostático anormal pero no canceroso.

¿Qué efectos secundarios pueden aparecer después de este procedimiento?

Después de someterse a una biopsia prostática se recomienda hacer únicamente actividades ligeras durante las 48 horas siguientes. Además, es posible que el especialista te recomiende tomar antibióticos durante los siguientes días. En cuanto a los efectos secundarios, podrían aparecer los siguientes:

  • Dolor leve o pequeño sangrado por el recto.
  • Sangre en la orina o en las heces.
  • Semen de color rojizo o marrón debido a la aparición de sangre que puede durar algunas semanas.

En caso de que aparezca fiebre, infección, dificultad para orinar, un sangrado prolongado o un dolor que va en aumento o no desaparece, será necesario que acudas a consulta cuanto antes.

En definitiva, someterse a una biopsia de próstata cuando el especialista en urología lo indique será imprescindible para detectar cáncer u otras enfermedades. Recuerda acudir a tus revisiones periódicas para prevenir o diagnosticar enfermedades en una fase temprana.