Quantcast

Hoy, 03 de agosto, es el día en que recordamos a San Asprenato de Nápoles

San Asprenato de Nápoles se trata de uno de los santos más antiguos de esa región italiana, y según se cuenta en las leyendas, pudo llegar a conocer a San Pedro, quien se dice que fue quien lo bautizó y lo instruyó en las enseñanzas de Cristo.

San Asprenato de Nápoles

San Asprenato de Nápoles

Como hemos dicho antes, la leyenda dice que San Asprenato de Nápoles pudo trabar conocimiento con San Pedro, y que fue el mismo primer papa quien lo bautizó y lo instruyó sobre las palabras del hijo de Dios. Sobre la vida de San Asprenato de Nápoles no se conoce mucho, salvo que vició cuando finalizaba el siglo I y principios del siglo II, que es precisamente en momento en que, según los registros, nació la Iglesia napolitana, y Asprenato llegó a convertirse en un nombre bastante popular en aquella época y zona, cuando los emperadores fueron Trajano y Adriano.

Aunque no hay muchos datos sobre su vida, si existe una leyenda sobre cómo San Asprenato de Nápoles llegó a ser católico, según la cual San Pedro, cuando iba de camino a Roma, se detuvo en Nápoles, y allí tuvo un encuentro con una anciana que se encontraba enferma, se ha llegado a decir incluso que se trató de Santa Cándida La Anciana, ella le prometió a San Pedro que si lograba curarla, se convertiría en cristiana. Ante esas palabras, San Pedro intercedió por ella ante el hijo de Dios, para que este milagro fuera llevado a cabo. Igualmente se cuenta en las leyendas que un milagro igual hizo San Pedro por San Asprenato de Nápoles, quien había estado enfermo por mucho tiempo, así que la misma anciana intercedió por él ante San Pedro, quien accedió a ayudarlo para que el hombre se sanara, y cuando se curó, pidió ser bautizado por el propio San Pedro.

Llegaron a tener una relación tan estrecha que ante de seguir hacia Roma, San Pedro llegó a consagrar a San Asprenato de Nápoles como Obispo, por ello hizo que se construyera un oratorio consagrado a Santa María del Principio y también fue el fundador de la Iglesia de San Pedro en Aram, logrando también interceder para que se realizaran algunos milagros. A partir de allí, todo son leyendas y enseñanzas populares que se esparcieron por toda la comunidad cristiana y el nombre de San Asprenato de Nápoles se hizo famoso, no sólo por su relación con San Pedro, sino por la manera en que llevó a cabo su apostolado, enseñando las palabras que San Pedro le enseñó a él y llevando la doctrina del hijo del hombre a todo aquel que quisiera escucharlo, logrando muchas conversiones.

Ahora bien, el 03 de agosto tiene un Santoral en el que se incluyen a otros santos y beatos, además de San Asprenato de Nápoles, que también realizaron muchas obras y tuvieron vidas ejemplares, por lo que en este día también recordamos a San Eufronio de Autun, San Martín de Másico, San Pedro de Anagni, San Pedro Julián Eymard, Beato Agustín Kazotic, Beato Francisco Bandrés Sánchez y Beato Salvador Ferrandis Segui.