Quantcast

El día 30 de julio es el onomástico de San Pedro Crisólogo y de Santa María de Jesús Sacramento

El Santoral Católico nos brinda una nueva oportunidad, además de la que nos brindó el día 29 de junio, día de San Pedro y San Pablo, para felicitar por su onomástico a todos los Pedros y Petras que conozcas, y que deben ser muchos, pues se trata de un nombre bastante común y en España hay miles. En el caso de San Pedro Crisólogo, se trató de un sacerdote que fue bastante reconocido por haber realizado más de 700 sermones, utilizando un poder de oratorio que sorprendía a todos, haciendo que fuese apodado con el sobrenombre de ‘palabra de oro’.

San Pedro Crisólogo

San Pedro Crisólogo

San Pedro Crisólogo nació en la ciudad de Imola, en Italia, dándose la casualidad de que era hijo de un Obispo de Imola. Tras la muerte de su padre, fue bautizado y educado por el nuevo Obispo, de nombre Cornelio de Imola, hasta que de ordenó como Diácono aproximadamente en el año 430. San Pedro Crisólogo fue reconocido por el papa Benedicto XIII como Doctor de la Iglesia en el año 1729, por causa de su habilidad para la oratoria, luego de que fuera nombrado Arzobispo de Ravena, cargo que ejerció entre los años 433 y 450, ciudad en la que en aquellos tiempos, vivían una gran cantidad de gente pagana, y de inmediato San Pedro Crisólogo se puso manos a la obra para poder convertirlos a la verdadera fe. En total, se dice que San Pedro Crisólogo llegó a dar unos 725 sermones, razón por la que se agregó a su nombre la palabra crisólogo, que quiere decir literalmente ‘palabra de oro’.

Lo que se cuenta es que tuvo un cambio total en su vida cuando murió Juan, el Arzobispo de Ravena, y la población y el clero de Ravena, para entonces ciudad imperial, ya que en ella vivía en emperador Valentiniano III, junto con su madre Gala Placidia, le solicitaron a Cornelio de Imola que presidiera una delegación para que se reuniera con el papa Sixto III, para que tuviera lugar la confirmación del candidato a sucesor elegido, que era San Pedro Crisólogo. Lo que ocurrió al llegar fue que el papa había tenido un sueño con San Pedro y San Apolinar, quienes fueron los primeros obispos en Roma y en Ravena, en el que le solicitaron que confirmara a San Pedro Crisólogo en el cargo, de modo que lo ordenó y lo consagró como Arzobispo de Ravena, ya que dicha población estaba necesitada de un pastor que fuera capaz y que tuviera la confianza de las autoridades y del clero, ya que San Pedro Crisólogo era amigo de Valentiniano III, confidente de su madre Gala Placidia y amigo del fututo para León I Magno, además se le consideraba lo suficientemente apto para acabar por las rencillas, las disputas de doctrinas y las supersticiones y malas costumbres de la ciudad y así lo hizo.

Santa María de Jesús Sacramento

Santa María de Jesús Sacramento, nacida con el nombre de Natividad Venegas de la Torre, fue una virgen y religiosa mexicana que logró fundar la Congregación de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, a la que le dedicó 54 años de su vida, cuidando a los enfermos en el Estado de Guadalajara, Méjico, en donde es conocida cariñosamente como la ‘Madre Nati’. Le cupo el honor de ser la primera mexicana que fue canonizada por la Iglesia Católica.

El 30 de julio el Santoral Católico también recuerda a otros beatos y santos dignos de tal reconocimiento por las obras que realizaron en vida o por haber muerto en defensa de la fe, de modo que la lista completa de este día se compone de San Abdón de Roma, Santa Godeleva de Ghistelles, San José Yuan Gengyin, Santa Julita de Cesarea, San Leopoldo de Castelnuovo, San Senén de Roma, San Urso de Auxerre, Beatos Braulio María Corres y catorce compañeros, Beato Manes Guzmán, Beata María Vicenta de Santa Dorotea y Beato Sergio Cid Pazo.