Quantcast

Pacma inicia una campaña para pedir la sustitución de los coches de caballos por eléctricos

El Partido Animalista Pacma ha presentado este viernes en Córdoba la campaña ‘#CochesdeCaballosEléctricosYa’, proyecto que busca informar tanto a locales como turistas acerca de «la necesidad de sustituir a los caballos que actualmente tiran de las calesas por otros vehículos eléctricos».

Según ha indicado Pacma en una nota, «las altas temperaturas, el sobreesfuerzo, la explotación y la circulación por lugares con alta densidad de tráfico provocan accidentes y muerte de multitud de equinos cada año, especialmente en los meses de verano», resaltando que las normativas a las que deben atenerse los cocheros «no son suficientes y, muchas veces, ni siquiera se cumplen».

El partido animalista ha agregado que «a principios del mes de mayo un caballo moría por un accidente cardiovascular durante una ola de calor en plena Feria de Sevilla», mientras que días más tarde se producía «un aparatoso atropello a un coche de caballos que llevaba a seis personas». «Con pocos días diferencia, otro caballo se producía graves heridas en una de sus patas al ceder el suelo por donde había sido obligado a circular», ha agregado la formación política.

Igualmente, Pacma ha afirmado que, «en abril, un tractorista perdió el control de la máquina matando a un caballo y dejando tres heridos que volvían de la Romería de San Isidro de Los Barrios, en Cádiz». En 2018, ha continuado «murieron nueve caballos y un buey durante la Feria de El Rocío, sumándose así a los más de 130 fallecimientos registrados en la última década. La mayoría de los decesos se deben a fallos cardíacos debidos al esfuerzo, cólicos y accidentes».

En este contexto, el presidente del Partido Animalista Pacma, Javier Luna, ha manifestado que, con esta campaña, pretenden «hacer visible lo mal que lo pasan estos animales y lo absolutamente nada necesario que es explotarlos teniendo opciones sostenibles, que no suponen la pérdida de puestos de trabajo y que permiten que los turistas sigan disfrutando de la ciudad».

La coordinadora provincial, Patricia García, ha afirmado que «la mentalidad está cambiando». «Lo notamos porque cada vez la reticencia hacia estos coches de caballos se normaliza más. La gente ya no tiene miedo de ser tachada como ‘radical’ si se posiciona públicamente en contra de la explotación animal, y la de ellos caballos es flagrante», ha señalado.

Pacma ha celebrado que «el Ayuntamiento de Palma aprobó una nueva regulación que impide el uso de animales para este tipo de actividades». Los vehículos de tracción a sangre serán sustituidos por modelos eléctricos progresivamente hasta 2024, «conservando los puestos de trabajo de sus cocheros».

Desde Pacma han afirmado que la nueva normativa de Palma es «muy alentadora» y esperan que sea «un ejemplo para el resto de ciudades que aún se resisten a cambiar de siglo en España».