Quantcast

Esplendor maya: cuatro metrópolis ancestrales donde descubrir el legado arqueológico de Centroamérica

  • Es un viaje al pasado para conocer los vestigios de un prodigioso imperio.
  • Sus magnificas joyas arqueológicas permiten aproximarse a una de las civilizaciones más avanzadas y poderosas de la antigüedad. 

Centroamérica es un lugar único que garantiza a sus visitantes una experiencia colorida, rica y diversa. Este istmo, que emergió de los mares hace millones de años para convertirse en un verdadero santuario tropical, alberga cerca de 65 pueblos indígenas, que ocupan el 40% de su superficie terrestre y forman un entramado multicultural único. Además, es el territorio en el que descubrir la sorprendente cultura maya. Desde Belice que fascina con su extraordinaria, y poco conocida, riqueza milenaria hasta la antigua ciudad maya de Tikal, que constituye el asentamiento prehispánico más extenso en Guatemala. Sin olvidar, los admirables vestigios mayas en El Salvador junto al río San Esteban o las imponentes e indescifrables ruinas de Copán, en Honduras. 

Belice, legado maya enclavado en la selva

Belice

Belice guarda sorpresas culturales y naturales que incluyen extraordinarios restos mayas enclavados en una selva tropical. Es al sumergirse en este bosque de niebla, cuando se podrá descubrir uno de los sitios mayas más bellos del país, Xunantunich. Allí destaca El Castillo, un asombroso templo de 40 metros de altura conocido por albergar palacios y santuarios privados de los mayas. La aventura continúa con el descubrimiento del gran sitio arqueológico de Caracol, que reúne más de 250 estructuras mayas repartidas en un área de 200 kilómetros cuadrados. Fue el hogar de 150.000 personas y, por ende, el centro maya más grande de Belice, así como un lugar predominante en la historia de esta civilización. No hay que olvidarse de Lamanai, la segunda estructura maya más grande del mundo, ubicada en la Laguna New River, y el lugar donde se han encontrado más artefactos de cobre de toda la cultura maya.