Quantcast

El Gobierno respalda la ley que elimina el 25% de castellano y el uso del catalán en la administración del Estado

El Gobierno ha plasmado por escrito su apoyo a la ley aprobada en el parlamento catalán que suprime el 25% del uso del castellano en las aulas y además se ha comprometido a garantizar que las instituciones del Estado en Cataluña respondan tanto oral como escrito en catalán a quien lo solicite. Así lo recoge el acuerdo para la protección de esta lengua alcanzado por el Ejecutivo y el Govern tras la mesa de dialogo celebrada este miércoles.

Además, se abre la puerta a revisar en esta legislatura el reglamento del Senado para que los parlamentarios puedan utilizar todas las lenguas cooficiales en sus intervenciones en la Cámara Alta. El Gobierno también va a solicitar al Parlamento Europeo la consideración del catalán como lengua de uso y facilitará la incorporación de miembros de la Generalitat en las delegaciones a foros internacionales que traten políticas lingüísticas.

Así queda recogido en el texto pactado por ambos gobiernos, –que también alcanzaron otro acuerdo para «superar la judicialización»– cuyas delegaciones se han reunido en La Moncloa durante una hora y 45 minutos. A continuación, el ministro Bolaños ha explicado, en materia lingüística, que la protección del catalán es una obligación y, en consecuencia, se garantizará que todos los alumnos tengan su pleno conocimiento al igual que el español.

De esta forma, el Gobierno Central reconoce la autonomía de cada centro escolar para reforzar una y otra lengua en función de su contexto social y cultural, como recoge la ley del catalán aprobada por el 80% del Parlament, según destacó Bolaños. Esta norma ignora una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que establece un mínimo del 25% de clases en castellano.

A este respecto, el ministro ha elogiado dicha ley al señalar que es un «muy buen ejemplo» de los acuerdos amplios y transversales que defiende el Gobierno. Asimismo ha sostenido que es una norma «perfectamente adecuada a la Constitución y al marco estatutario», según ha expresado.

EL TSJC VE VICIOS DE INCONSTITUCIONALIDAD

Sin embargo, el TSCJ señaló a principios de este mes que ve «vicios de inconstitucionalidad» en la ley y anunció que presentaría una cuestión de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional. Advirtió además de la «imposibilidad legal» de ejecutar la sentencia que obliga a impartir un 25% de horas lectivas en castellano porque se contradice con la nueva normativa catalana sobre uso de lenguas oficiales en la enseñanza.

Bolaños también afirmó que garantizarán el derecho de todos los ciudadanos a ser atendidos en la lengua oficial de su elección, especialmente en las comunicaciones orales y escritas ante la administración pública.

En esta línea, el documento señala que «el Gobierno de España promoverá, durante la presente legislatura, las reformas normativas necesarias para garantizar la plena disponibilidad lingüística y el derecho de ser correspondido oralmente y por escrito en catalán en la administración periférica del Estado». Se refiere a las oficinas y los servicios de la administración del Estado en Cataluña, como la Agencia Tributaria y la Policía Nacional entre otros, según precisan fuentes de Moncloa.

CAMBIO EN EL REGLAMENTO DEL SENADO

El titular de Presidencia ha señalado además que se impulsará un cambio en el reglamento del Senado para habilitar el derecho de los parlamentarios a expresarse lenguas cooficiales, así como pedir a la Eurocámara que el catalán sea considerado como lengua de pleno uso en las sesiones plenarias.

Además, Bolaños ha citado el compromiso del Ejecutivo en fomentar la presencia de representantes de la Generalitat en todos aquellos foros internacionales centrados precisamente en materia lingüística. El Gobierno de España facilitará que el Govern de la Generalitat de Catalunya envíen representantes a los foros que traten políticas con dimensiones lingüísticas y que permitan representación no estatal.

LA GENERALITAT CELEBRA EL ACUERDO

Por su parte, la consejera catalana de Presidencia, Laura Vilagrà, ha celebrado este acuerdo al indicar que el catalán es un tema esencial y nuclear para la sociedad catalana que está viviendo un proceso de judicialización y está siendo cuestionado «por parte de diversos sectores», ha apuntado.

Por tanto ha subrayado que el acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat incluye el apoyo «al marco normativo vigente» que aprobó recientemente el Parlament. «Con ello se refuerza el modelo lingüístico de la escuela catalana, que tantos éxitos ha dado desde el punto de vista pedagógico y la no imposición de porcentajes lingüísticos en los centros educativos», ha trasladado.

En esta misma línea ha afirmado que el Gobierno «entierra el recurso sistemático a la batalla judicial contra el modelo educativo en Cataluña», según ha expresado. Finalmente se ha felicitado de que se incluya también el derecho a utilizar la lengua catalana en las Cortes Generales «empezando por el Senado», según ha referido, así como la promoción del catalán en el Parlamento Europeo asegurando «su uso en el Pleno», ha terminado.