Quantcast

La importancia de contar con los servicios de un perito informático, con Perito Legal

Ante el avance de la tecnología, tanto en el ámbito personal como profesional, los servicios de un perito informático son cada vez más relevantes para poder aportar pruebas en distintos tipos de juicios. Estos profesionales ayudan al juez o al jurado a comprender las evidencias electrónicas que se aportan durante un proceso. De esta manera, los correos electrónicos, los chats de aplicaciones como WhatsApp, los mensajes de texto y otros documentos provenientes de distintos dispositivos tecnológicos pueden ser usados como evidencia.

A través del gabinete Perito Legal es posible contar con el apoyo de este tipo de profesionales auxiliares de la justicia. Todos los integrantes del equipo de trabajo de esta compañía cuentan con un perfil técnico destacado, así como conocimiento tanto en el terreno legal como en el informático. Además, dominan a la perfección las técnicas de análisis y recuperación de datos necesarias para producir evidencias.

¿Cuáles son las tareas de un perito informático?

Esta es una profesión en auge debido al mayor uso de la tecnología en todos los niveles de la sociedad. Hoy en día, la presentación de pruebas digitales o informáticas durante un juicio es algo habitual. En este sentido, las tareas de los peritos informáticos consisten en recopilar información y analizar distintos elementos en busca de datos que sean relevantes para resolver un proceso judicial.

Estos profesionales también emiten informes técnicos o periciales donde se resumen las conclusiones de cada investigación efectuada. Además, deben comprobar y conservar la cadena de custodia de cada prueba informática, de manera que las evidencias permanezcan inalteradas durante todo el proceso, desde su identificación hasta el análisis en laboratorio.

¿En qué áreas se puede desempeñar un perito informático?

Hoy en día existe una gran variedad de delitos informáticos que constituyen un campo de acción para este tipo de peritos. Algunos de ellos son los casos de suplantación de identidad (phishing), el fraude electrónico, la difusión intencionada de virus, malware o spyware, el ciberacoso, la ciberextorsión o el ciberbullying. Además, estos profesionales pueden actuar en distintos casos de amenazas, acoso, injurias, calumnias o difusión de pornografía infantil. A su vez, dentro de sus tareas se incluye la comprobación de autenticidad de correos, documentos de texto, audios, fotografías o vídeos. Por ejemplo, son capaces de establecer las fechas y horas de creación o edición de cada uno de estos materiales.

También efectúan trabajos de análisis para comprobar la veracidad de conversaciones por WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería instantánea. Este tipo de habilidades son útiles en múltiples casos.

Los servicios de un perito informático, como los que trabajan en el gabinete Perito Legal, son fundamentales para poder aportar o analizar distintas pruebas judiciales en un mundo en el que la comunicación por medios digitales es cada vez más común.