Quantcast

Dos muertos, 15 heridos, 25 municipios evacuados y 5.000 personas desalojadas por los fuegos de Zamora

Dos muertos, quince heridos, 25 municipios evacuados y 5.000 personas desalojadas es el balance, hasta ahora, de los dos grandes incendios forestales que se mantienen activos en la provincia de Zamora.

El primero de ellos, el de Losacio, ha calcinado ya en torno a 15.000 hectáreas de terreno desde su inicio en la tarde del pasado domingo. El segundo, originado en la localidad de Almaraz de Duero este lunes, avanza por la comarca de Tierra del Pan con la rapidez que ofrecen los extensos campos de cereales.

El incendio forestal de Losacio ha sido el más peligroso de cuantos han permanecido activos en Zamora durante las últimas horas. Su origen, el pasado domingo, pudo estar en una tormenta registrada en el entorno hacia las seis de la tarde.

El propio ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha apuntado a “las altas temperaturas y las tormentas secas” como las causas “más posibles y razonables” durante su visita este lunes al centro de operaciones situado en la localidad de Tábara.

El fuego arrancó el domingo por la tarde y pronto se descontroló por la parte de la Sierra de la Culebra que se había librado del gran incendio del pasado mes de junio. Desde Losacio se movió rápido hacia las localidades de San Martín de Tábara, Sesández de Tábara, Escober de Tábara y Ferreruela de Tábara, que fueron inmediatamente evacuadas antes de la medianoche del domingo.

Las peores noticias llegaron al filo de las diez de la noche, cuando la Guardia Civil confirmaba el fallecimiento de un brigadista que participaba en las labores de extinción del incendio en Ferreruela de Tábara. Tenía 62 años y el fuego le rodeó sin que pudiera hacer nada por salvar su vida. En su recuerdo, la Junta de Castilla y León decretaba para este lunes día de luto oficial.

Las elevadas temperaturas y las fuertes rachas de viento hicieron del incendio forestal de Losacio una auténtica trampa durante la noche del domingo al lunes. El Centro de Coordinación Operativa Integrado, reunido bajo presidencia de la Subdelegación del Gobierno de Zamora, apuntaba que su extinción era “muy complicada”. Al amanecer, ya se habían evacuado los municipios de Olmillos de Castro, Tábara, Abejera, Riofrío de Aliste y Litos.

Esta última localidad ya estuvo afectada por el gran incendio forestal de la Sierra de la Culebra del pasado mes de junio. Su situación, al pie de la carretera N-631, la convierte en nexo de unión entre esa serranía y la comarca del valle del Tera. Y por allí avanzó el fuego durante la mañana del lunes mientras sus vecinos eran desplazados hasta la capital zamorana.

UNA MAÑANA DE FUERTE AVANCE DEL FUEGO

A las diez de la mañana, las autoridades confirmaban el fallecimiento de una segunda persona. Se trata de un ganadero de Escober de Tábara al que el fuego sorprendió en el monte junto con su ganado y que no tuvo escapatoria. Los servicios de emergencia tan solo pudieron certificar la muerte de este varón de 69 años.

La Diputación Provincial de Zamora abrió en la mañana del lunes las puertas del recinto ferial de Ifeza como centro de recepción de los vecinos evacuados. A lo largo de la jornada, el avance del fuego ha incrementado la nómina de localidades desalojadas, que a la finalización del día suman ya 25.

A las citadas se han añadido de forma paulatina Ferreras de Abajo, Villanueva de las Peras, Santa María de Valverde, Bercianos de Valverde, Morales de Valverde, Pueblica de Valverde, Melgar de Tera, Pumarejo de Tera, Santa Croya de Tera, Santa Marta de Tera, Santibáñez de Tera, Abraveses de Tera, Micereces de Tera, Aguilar de Tera, Faramontanos de Tábara y San Pedro de Zamudia.

En total, todas las localidades suman 5.000 vecinos censados que han sido desalojados, aunque también hay que contar con los descendientes de los pueblos que pasan sus vacaciones en la provincia de Zamora y que han tenido que abandonar también estas segundas viviendas. Además, la Junta de Castilla y León ha realojado a 170 personas residentes en los centros de mayores de Tábara, Ferreras de Abajo y Santibáñez de Tera.

El incendio forestal de Losacio permanece activo y avanza por el valle del Tera. La Delegación Territorial de la Junta ha vaticinado que la noche será “muy complicada” debido a las condiciones meteorológicas adversas, tales como fuertes vientos y altas temperaturas. Al final de la jornada de este lunes, no hay medios aéreos trabajando en la zona.

NUEVO FUEGO EN LA PROVINCIA

La situación se ha complicado todavía más al filo de las seis de la tarde, cuando se ha desatado un nuevo incendio en la localidad de Almaraz de Duero, a escasos kilómetros de la capital. Los trabajos de extinción se antojan muy difíciles debido a los extensos campos de cereal que pueblan la zona de la comarca de Tierra del Pan. Ello ha obligado a cortar la carretera N-122 entre Almaraz y Ricobayo.

Entre ambos incendios, la cifra de heridos ha ascendido a 14 personas, entre los que se cuentan nueve bomberos atendidos por inhalación de humo, dos vecinos heridos en accidente de tráfico al tratar de huir del fuego y un vecino más afectado por las llamas en el caso de Losacio. A ellos se ha añadido otro bombero herido en el siniestro de Almaraz.

En materia de transportes, por el incendio forestal de Losacio permanece interrumpida la conexión por AVE y Alvia entre Madrid y Galicia, así como la carretera N-631 que atraviesa la zona afectada por el fuego. En el caso del incendio de Almaraz, el avance de las llamas ha obligado a cortar la carretera N-122.