Quantcast

Un festín de marisco en una duna: así ha sido la gran fiesta en el desierto de los empresarios españoles en Marruecos

Atardece en el desierto dejando paso a una luna que oscurece el cielo. Son ya las 10 de la noche en la región de Dakhla Oued Eddahab (Marruecos) y el desierto tiene unos invitados muy especiales. Se tratan de más de dos centenares de empresarios españoles que están conociendo las posibilidades de negocio en el Reino de Marruecos gracias a un foro de inversores impulsado por el Gobierno de marroquí. Personalidades del Ibex 35, empresarios dedicados a diversos sectores como el pesquero o las energías renovables y pequeñas compañías se encuentran en una fiesta en pleno desierto del Sahara donde no ha faltado de nada. Los negocios también pueden hacerse en una fiesta con festín en pleno desierto marroquí.

Unos focos en tonos morados iluminaban el cielo estrellado del desierto. Provenían de la terraza del hotel Dakhla Club, un enclave privilegiado con vistas a una laguna cristalina ideal para hacer kitesurf. Nada se veía debido a la noche pero se podría sentir la brisa del mar y la arena del desierto bajo los pies. Los invitados llegaron hasta la terraza del hotel que yacía decorada por alfombras blancas bordadas y velas bajo una carpa blanca. La impresionante voz de Nissrin Bouguida, una joven cantante marroquí, amenizaba la velada con canciones españolas en árabe y francés para hacer así sentir en casa a miles de kilómetros a los empresarios españoles que durante estos días están conociendo la ciudad.

El cocktail de bienvenida, dio paso a la cena de gala en el Reino de Marruecos. En un salón acristalado de techos altos, los inversores españoles y marroquíes ocuparon sus asientos en mesas redondas donde comenzó el networking. Durante la espera del menú, los empresarios hablaron con el resto de comensales sobre sus negocios entre los cuales existen puntos de encuentro comunes. Uno de estos puntos de encuentro es que Marruecos es un país importante para el mercado africano ya que se trata de una de las naciones más desarrolladas del continente. En concreto, la región de Dakhla Oued Eddahab ofrece grandes posibilidades de inversión en sectores como el pesquero, el turismo o las energías renovables.

Tras la charla de negocios, llegó el festín con bandejas de langosta, pescado fresco, mariscos, pollo hecho al vapor y fruta. Al estilo marroquí, los comensales compartieron un mismo plato situado en el centro de la mesa. La cena estuvo amenizada por un grupo de música saharaui que cantaban canciones del desierto. Tan solo un tambor y la voz de una docena de habitantes del desierto bastaba para llevar la música del Sahara a la cena de gala. Asimismo, el grupo vestido con los trajes blancos y gorros típicos de la zona interpretaron un baile que disfrutaron a los asistentes.

Al estilo marroquí, los comensales compartieron un mismo plato situado en el centro de la mesa

La cena culminó y un joven dj llegó hasta la carpa del desierto. Allí, míticos éxitos de la música española comenzaron a escucharse. Desde la Macarena hasta el Aserejé, como si de una boda española se tratase. También se escuchaba de nuevo la voz de Nissrin Bouguida que interpretaba a la perfección versiones de más canciones modernas. En la barra servían cerveza Casablanca, vino blanco, zumos, refrescos y champagne. Los empresarios españoles colonizaban este espacio como suele ser habitual. Una fiesta en el desierto ideal para conocerse. Sobre una duna y a orillas del mar, los empresarios disfrutaron de su particular “mil y una noches” en el Reino de Marruecos.

MÁS DE 200 EMPRESARIOS ESPAÑOLES SE CITAN EN EL REINO DE MARRUECOS

Llegar hasta el Sahara marroquí donde se celebraba esta fiesta no ha sido fácil. Tras unos meses de crisis diplomática entre España y Marruecos, parecía imposible organizar un foro de inversores de estas características entre ambos países vecinos. Sin embargo, la nueva etapa de relaciones internacionales en España y Marruecos ha sido clave para restablecer los contactos que en este caso se tratan de lazos económicos. El reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sahara occidental por parte de España ha agradado al Reino de Marruecos que ha decidido restablecer sus relaciones con el Ejecutivo de Pedro Sánchez tras meses de tensión debido a este asunto. Cabe destacar que otros países como Estados Unidos también han reconocido la soberanía marroquí y próximamente lo hará Israel.

Precisamente en el Sahara marroquí es donde se ha celebrado este Foro de Inversores al que han acudido empresarios de toda España. Desde Cataluña hasta Andalucía, más de 200 emprendedores han llegado hasta Dakhla. En aviones con escala desde Casablanca o las Islas Canarias, los inversores españoles han llegado hasta el sur de Marruecos tras ser invitados por las Cámaras de Comercio. En un encuentro económico con escasa presencia política, los empresarios españoles han podido conocer las posibilidades de la región.

Estos cientos de invitados han disfrutado de estancias en hoteles respetuosos con el medio ambiente así como almuerzos en jaimas, excursiones al zoco o la fiesta en medio del desierto. Asimismo, han asistido en el Palacio de Congresos de Dakhla para escuchar un panel de mesas redondas sobre distintivos sectores económicos como la energía o la sostenibilidad. Allí, han podido encontrarse con el presidente de la región Yanja El Khattat que les ha mostrado su voluntad de cooperación empresarial en una zona en pleno desarrollo. “Queremos facilitarles todo, el clima de inversiones en sano y ofrece garantías”, ha asegurado El Khattat en una entrevista con este Diario.