Quantcast

La mágica leyenda del gato persa

Para muchos el gato persa es de las razas más tediosas en cuanto a cuidados, pero para otros sólo son sinónimo de buena compañía y de mucha fidelidad. Todo dependerá de la perspectiva de cada dueño.

Conoce en éste artículo la mágica leyenda del gato persa, y un par de curiosidades de la raza.

¿Cuál es la mágica leyenda del gato persa?

La mágica leyenda del gato persa es la historia de cierto mercader de Isaphan, luego de llegar en una caravana a un oasis cuando ya había entrado la noche, se encontró con un grupo de bandidos que ocupaban su tiempo en golpear y robar a un desconocido.

Luego de que este dio por dispersado a los rufianes en dirección al desierto, el mercader se devolvió con la intención de auxiliar a aquel desafortunado que no conocía, pagando así por su cama y su comida, insistiendo en ser su compañía hasta que éste se recuperara de tan brutal ataque.

La noche que le siguió aquel desconocido se había podido recuperar lo suficiente como para sentarse con el mercader que le había salvado la vida junto a una fogata que se ubicaba justo fuera de la tienda donde estaba.

Más arribas de las palmeras verdes con tonalidad oscura se podían ver cómo las estrellas brillaban, resplandeciendo en aquel azul indicando que ya era medianoche en el cielo. El humo de la fogata cogía vuelo serpenteando suavemente gracias a la brisa fresca que pasaba, yendo y viniendo para conformar una procesión de configuraciones cambiantes.

Luego de que el silencio los ensordeciera a ambos, tiempo durante el cual estos dos sólo se dedicaban a mantener la vista en el fuego, el extranjero tocó al mercader en la manga diciéndole:

  • Mi amigo, no sabes una cosa acerca de mí. Sin embargo, no dudaste en ir a por mí rescate sin siquiera saber si te iba a recompensar, lo que se me hace una auténtica señal de que tienes un enorme corazón. Ahora mi deseo es el de darte un objeto a cambio. Lo que no sabías es que soy un mago, y ahora estoy en posición de darte cualquier cosa que desees.

A lo que, con un poco de sorpresa, el mercader contestó:

  • La vida que he vivido con mi familia ha sido muy buena y feliz. También he alcanzado el éxito en mi oficio, por lo que ahora no podría desear nada más que el simple hecho de estar sentado aquí, en este apacible y hermoso sitio, mientras miro el fuego, aprecio el humo que se arremolina y admiro las estrellas.

El mago no hizo más que afirmar con la cabeza, y dijo:

  • Muy bien, el regalo que te haré contendrá esos mismos elementos, pero lo único será que lo podrás conservar para siempre.

El mago se hizo con una pequeña lengua de fuego, la luz de dos de las estrellas más distantes, una madeja del rizado humo color gris y las amasó dándoles forma en el hueco de sus manos, moviéndose con gran habilidad hasta que dentro de ellas surgió un dulce maullido y un ronroneo exquisito, apareciendo así el gatito más maravilloso que nunca antes se hubiera visto.

Su pelaje era gris humo, largo y espeso. Sus ojos eran tan brillantes como las mismas estrellas. Y la punta de su lengua se asemejaba al fuego. Este animalito jugaba, ronroneaba y ondulaba la cola tal cual como si del humo ascendente se tratase.

Luego de estos actos, el mago le hizo una petición al mercader:

  • Lleva contigo a casa a esta hermosa criatura. Para tu familia será un amigo, y para tu hogar un bello objeto que te acompañará por el resto de tus días.

El mercader, quien le hizo caso al mago, terminó por pasar sus días al lado de lo que hoy conocemos como el gato persa. Dándonos a nosotros la mágica leyenda del gato persa explicando cómo llegó a nuestro mundo.

Algunas curiosidades del gato persa

Si te ha encantado la leyenda de cómo llegó el gato persa a nuestro mundo, aquí te dejamos unas curiosidades que se pueden afirmar en nuestros días de la raza que quizá te hagan querer que uno sea tu compañía hasta el final de tus días:

  • El gato persa cuenta con el pelaje más largo dentro de las razas que existen de estos animales, lo que implica trabajo ya que se le debe peinar a diario y su cuidado implica tratamientos especiales, teniendo que llevarlo a peluquerías especializadas cada cierto tiempo.
  • Debido al aspecto que tienen es una raza que se relaciona con la riqueza y la aristocracia. Por ejemplo, se sabe que Victoria de Inglaterra se encontraba perdidamente enamorada de los persas.
  • El tiempo de vida de un gato persa está entre los 15 y 20 años y, aunque son distinguibles por siempre tener buena salud, se encuentra predispuestos a sufrir de riñón poliquístico.
  • Son de las razas de gatos más dormilones. Por lo general dormirán entre 12 y 16 horas al día, los que menos lo hagan…
  • No son de los gatos que saldrán a dar una vuelta por el vecindario. Al contrario, preferirán quedarse tranquilos en casa y están caracterizados por crear una dependencia mayor hacia sus dueños de lo que se ve en otras razas.
  • En todo el plante el gato persa es reconocido como el más mimoso y tranquilo, lo que los hace animales perfectos para la compañía.
  • Están propensos a padecer de obesidad, ya que debido a su carácter tranquilo tienen tendencia a engordar, al igual que por su amor al dormir y a ser mimados lo que hace imprescindible que se les controle la comida, en especial luego de haber sido esterilizados.

¿Tendrías un gato persa?

Si notas, muchas de sus curiosidades se apegan a la mágica leyenda del gato persa. ¿Te atreverías a tener uno en tu casa y hacerlo tú compañía?, sin duda alguna son una de las razas de gatos que nunca pasará desapercibida para los amantes de los animales.