Quantcast

Seguro de Salud con copago o sin copago: cuál es la mejor elección

Los seguros de salud nos ofrecen distintas opciones a la hora de firmar una póliza, como elegir entre copago o sin copago, algo que debemos hacer dependiendo de lo que queramos pagar todos los meses.

Ambos tipos de seguros son buenos para el público al que se dirigen, ya que la clave a la hora de escoger entre ellos es el uso que vamos a hacer de los servicios médicos. Si estás buscando una buena póliza de salud, hemos comprobado que contratar Sanitas es una de las mejores opciones.

El copago es la opción para aquellos que van poco al médico

En este caso, el seguro de salud privado nos saldrá más económico, y a cambio pagamos una cantidad cada vez que necesitamos acudir a una consulta.

Se dirige a aquellos que apenas van al médico, en especial a las personas más jóvenes, que son las que tienen pocos problemas de salud que las obliguen a pasar por una consulta.

Este copago se puede aplicar de forma distinta dependiendo de nuestra póliza, de manera que en las que son más caras tenemos una serie de servicios gratuitos, a partir de los cuales se aplica el copago poco a poco.

Dentro de las pólizas más baratas, se cobra desde la primera consulta, aunque, como en el caso anterior, se aplica de modo progresivo y suele tener un máximo de entre 15 y 20 euros, por lo que es bastante asequible.

Además, en muchos de los seguros el copago tiene un límite anual que va de los 260 a los 600 euros, por lo que alcanzada esa cantidad podemos seguir usando los servicios de la aseguradora sin pagar nada más.

Sin copago si vamos mucho al médico

Otro caso es que tengamos que ir bastante al médico, como ocurre con las personas mayores, o si tenemos algún problema de salud.

Aquí, lo que nos interesa es contratar una póliza sin copago, de forma que no nos van a cobrar nada en las consultas, aunque conviene leer bien la letra pequeña con el fin de saber si tendremos que hacer frente a alguna cantidad en pruebas muy complejas o en servicios como la fisioterapia.

A cambio de no tener que pagar en las consultas, la póliza será significativamente más cara, aunque nos da la tranquilidad de que no tendremos que aportar ninguna cantidad más.

¿Qué diferencia de precio hay entre ambas pólizas?

La elección entre un seguro con copago y sin él se reduce a cuestiones económicas, tenemos que estudiar cuál nos sale más rentable.

Así, y aunque los precios varían mucho en el ámbito de los seguros de la salud, una póliza sin copago cuesta el doble que una con copago, lo que nos permitirá hacer nuestros cálculos sabiendo que las primeras rondan los 60 euros mensuales, mientras que las segundas cuestan unos 30.

Cuando vamos a contratar un seguro de salud no sabemos si hacerlo con copago o sin copago. La elección depende de lo que vayamos al médico, puesto que si no solemos acudir a las consultas nos interesa el primero, pero si vamos a ir muchas veces, será mejor el segundo.