Quantcast

WhatsApp: los otros usos más allá de mandar mensajes

En línea generales, WhatsApp es una popular aplicación que tiene un fin principal: estar en contacto con otras personas, ya sean estas familiares, amigos, parejas… La posibilidad de enviar mensajes de textos, de audio, imágenes y demás ayuda a mantenerse cerca incluso de quienes están lejos.

Pero aunque dicho servicio de mensajería sea la razón principal de existir de WhatsApp, y lo que más es utilizado por millones de personas en su día a día, con un poco de imaginación y destreza el servicio puede ofrecer otras posibilidades. ¿Quieres saber cuáles son? Pues a continuación te explicamos las más comunes.

¿Cómo usar WhatsApp a modo de “agenda”?

WhatsApp funciona por medio de conversaciones. Por ese motivo, hay dos posibilidades para poner en práctica lo que después te iremos contando a lo largo de este artículo. La primera, y más obvia, contar con alguien que haga de receptor de lo que envíes, sin molestarse por que lo hagas.

No obstante, si lo que pretendes es algo más privado, la solución es sencilla. Primero crea un grupo normal y corriente. Después agrega a una persona para poder finalizar el grupo. Cuando este ya esté operativo, simplemente elimina a quien habías incluido, y pasarás a ser el único miembro del grupo. Lo más aconsejable, eso sí, es avisar al contacto de lo que vas a hacer (a poder ser, con antelación), para que no se quede extrañado de por qué le sumas a un grupo y le apartas de él seguidamente.