Quantcast

El Colegio La Inmaculada Concepción celebró la Fiesta de la Virgen por todo lo alto

A lo largo de los siglos, la Iglesia Católica ha dedicado el mes de mayo a la figura de la Virgen María. En los colegios, es tradición que los alumnos adornen con flores la imagen de la Madre de Dios, como una muestra de su devoción por ella. Desde hace años, esta costumbre ha sido adoptada por el Colegio La Inmaculada Concepción, donde cada año realizan La Fiesta de la Virgen.

El pasado 27 de mayo tuvo lugar este evento en las instalaciones del colegio en Valladolid. Entre cantos, bailes, poemas y ofrendas de flores, las niñas rindieron honor a tan sagrada figura.

Toda una tradición para este colegio de Valladolid

La Fiesta de la Virgen es el evento más esperado en el colegio. Desde inicios del mes de mayo empezaron los preparativos con el ofrecimiento de flores a María como señal de compromiso. De esta manera, día a día se fue llenando de flores, de distintos tipos y colores, hasta formar un jardín alrededor de la Madre del Cielo. La Inmaculada fue descubierta al inicio de la celebración del pasado viernes, dejando sin palabras a los presentes por su gran hermosura y por la enorme generosidad de la Comunidad Educativa trayendo flores y colaborando con esta gran iniciativa.

Los piropos a María no tardaron en llegar. El coro del colegio dedicó preciosas canciones a la Virgen, con las que, además, llenaron de alegría y emoción el corazón de los oyentes. La danza también se hizo presente en el lugar, sirviendo de disfrute para todos los asistentes. Algunas niñas bailaron la danza de los arcos, explicando que esta tradición se usa para celebrar a la Virgen de cada localidad. Por su parte, ellas contaron que las flores de sus arcos simbolizaban su esfuerzo, compromiso y dedicación por mejorar cada día, acompañadas siempre de María.

Las niñas de Educación Infantil también hicieron acto de presencia, cerrando la actividad con broche de oro. Por medio de sus canciones y poemas, estas pequeñas dedicaron elogios a la Virgen María.

El apoyo familiar fue clave para el evento

La colaboración de las familias fue fundamental para el éxito de este encuentro. El excelente resultado saltó a la vista, dando testimonio de la importancia del trabajo en equipo y la implicación de las familias en la educación. Esto también sirvió para mejorar la comunicación entre los padres y el colegio, ayudándolos a sentirse más cómodos y felices con la calidad de la educación de sus hijas.