Quantcast

Hoy, 03 de junio, celebramos la vida de San Carlos Lwanda

San Carlos Lwanda, o Karli Lwanga, es un santo que fue martirizado a la temprana edad de 20 años, cuando se dedicaba a las labores de evangelización en Uganda, que fue apresado junto con veinte de sus compañeros evangelizadores, que habían decidido ir hacia el continente africano a llevar la palabra de Dios.

San Carlos Lwanda

San Carlos Lwanda

Ciertamente, el nombre de Carlos es muy común en España, de hecho, según los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadística, son más de 300.000 los hombres que llevan ese nombre, bien sea como único nombre o en combinación con otro, pero lo cierto es que suelen celebrar su onomástico el 04 de noviembre, porque es el onomástico de San Carlos Borromeo, sin embargo, hay otros santos y beatos que llevan el mismo nombre, así que no dejes de aprovechar la oportunidad que te brinda el santoral católico para felicitar a ese Carlos que conoces.

Por lo que respecta a San Carlos Lwanda, los registros muestras que fue un catequista de origen ugandés, tal como su nombre puede habernos dado una pista, que murió martirizado en la hoguera junto con varios de sus compañeros siendo muy joven, por lo que fue considerado un mártir, ya que la razón de su condena a morir por el fuego se debió a sus creencias religiosas y a su labor evangelizadora. La historia cuenta que cuando la Sociedad de Misioneros de África, que también es conocida como la Orden de los Padres Blancos, llegó a Uganda, comenzó su labor de evangelización de las diversas tribus y regiones, y cuando llegaron a un reino de clanes llamado Buganda, el rey era Muteesa I, quien no objetaba de forma total la labor que desempeñaban los misioneros, aunque si estaba un poco reacio a abandonar a sus dioses, llegando al punto en que tuvo gran molestia porque algunos de sus súbditos se convirtieron al catolicismo.

Fue así como comenzó una campaña de persecución y apresamiento de loso Padres Blancos y de todo aquel que se hubiera convertido en cristiano. Se dice que la verdadera razón por la que Muteesa I se encolerizó fue porque los Padres Blancos predicaban en contra de la esclavitud, un negocio que era demasiado lucrativo para Muteesa I, pero al morir éste, le sucedió en el trono su hijo Mwanga, quien tenía afinidades con las creencias cristianas, llegando incluso a crear una especie de consejo cristiano en torno a su trono. Entre los que integraban ese círculo estaba Carlos Lwanga. Lo que sigue después es un poco impreciso, de hecho la creencia difundida es que Mwanga era homosexual y solicitaba favores sexuales a sus sirvientes, y cuando lo hizo a un sirviente que era cristiano, éste se negó aduciendo su condición de creyente, explicando el grave pecado que ello constituiría. Esto llevó a que Mwanga a prohibir el cristianismo desde ese momento, afirmando que perdonaría a aquellos que abandonaran esas creencias, pero los que no lo hicieran serían condenados a muerte y San Carlos Lwanda no quiso abjurar de su fe, por lo que junto con otros, fue condenado a muerte, obligado a caminar sesenta kilómetros hasta el lugar de su ejecución, muriendo algunos durante el trayecto, pero los que pudieron llegar al final del camino, fueron encarcelados por 7 días, y el 3 de junio fueron envueltos con esteras hechas de caña y lanzados a una pira ardiente.

Benedicto XV beatificó a San Carlos Lwanda en 1920 y, finalmente, en el año 1964, el Papa Pablo VI canonizó a los 22 mártires de Uganda y si bien entre los fallecidos se encontraban también algunos que profesaban la fe anglicana que no fueron beatificados, el Papa Francisco reconoció el sacrificio de estos como grandes testigos de lo que llamó el ecumenismo de la sangre.

Como no podía ser menos, el 03 de junio el santoral católico también recuerda a San Cecilio de Cartago, Santa Clotilde, San Cono de Lucania, San Davino, armenio, San Genesio de Clermont, San Hilario de Carcasonne, San Juan Grande, San Kevin de Glendalough, San Lifardo, San Morando, Santa Oliva de Anagni, San Pedro Dong, Beato Andrés Caccioli y Beato Diego Oddi.