Quantcast

Insuficiencia renal en los gatos, ¿por qué están más predispuestos a la enfermedad?

La enfermedad renal en los gatos es un problema muy grave que requiere un tratamiento de por vida. Por lo general, el gato con insuficiencia renal es el resultado de un riñón crónico que no ha sido tratado adecuadamente, por lo que es importante estar muy atento a las condiciones de salud de su mascota. Pero, ¿por qué los gatos son más propensos a desarrollar problemas renales? ¿Cómo cuidar a un gato renal y evitar la insuficiencia renal en los gatos?

¿Por qué los gatos están predispuestos al problema?

Para entender mejor cómo se desarrolla la afección, es importante comprender un poco la anatomía felina, el número de células renales que tienen los gatos es de aproximadamente 400 mil por riñón, pero mientras los humanos y los perros tienen dos tipos de células que realizan la filtración y reabsorción, los gatos sólo tienen un tipo. La forma de las nefronas (células renales) del gato tiene una capacidad de filtración mucho mayor, pero estos animales tienen una menor cantidad de estas células. Por eso, cuando una célula se lesiona o muere, las demás empiezan a hacer el trabajo de la que ha muerto. Tienen una vida más corta. El gato tiene esta predisposición porque tiene menos de estas células.

Sin embargo, cuando se trata de un gato renal crónico de origen congénito, es necesario tener en cuenta que algunas razas tienen una predisposición aún mayor a desarrollar el problema por cuestiones genéticas. La poliquistosis renal es una enfermedad hereditaria que, si afecta a uno de los padres del animal, la estadística es que al menos el 75% de los gatitos tienen esta misma enfermedad. Por eso es importante hacer una prueba genética a los padres de antemano. Sin esta prueba y con uno de los padres afectado por la poliquistosis renal, las posibilidades de que una gran parte de la camada desarrolle el problema renal son altas.

El gato persa y todas las razas descendientes de los gatos persas (como el británico de pelo corto) son más propensos a padecer la enfermedad, afirma. Los gatos que descienden de cruces persas también están incluidos en esta lista. También cabe destacar que no se trata de una deficiencia funcional, sino de una alteración genética: Es un gen dominante que predispone a la enfermedad, y por eso el 75% de la camada suele desarrollar la patología. Pero si el gatito recibe un gen recesivo, puede convertirse en la excepción.

La enfermedad renal en los gatos: ¿cuál es la diferencia entre la enfermedad renal crónica y la enfermedad adquirida?

El término “insuficiencia renal en gatos” ya no se utiliza, porque cuando se trata de un cuadro de insuficiencia, los riñones ya no funcionan. Así que, o el paciente tiene que someterse a hemodiálisis, o morirá. El término que utilizamos hoy es enfermedad renal crónica o enfermedad renal aguda. La enfermedad renal crónica congénita se produce cuando el paciente nace con algún cambio estructural en los riñones. Este cambio estructural puede consistir en riñones de diferentes tamaños, cuando un riñón no se desarrolla adecuadamente y la poliquistosis renal acaba siendo más común por cuestiones genéticas. La enfermedad adquirida, en cambio, es cuando el riñón sufre alguna lesión, y las causas son numerosas.

Por lo tanto, cualquier lesión de la célula renal (y dependiendo también del deterioro de estas células) puede conducir al desarrollo de la enfermedad renal crónica. Esto incluye lesiones causadas por medicamentos en dosis inadecuadas e incluso problemas de presión. A medida que avanza la edad y el gato se hace mayor, aumentan las posibilidades de que el minino sufra problemas renales. A medida que el animal envejece, las células también lo hacen. Así que el momento de la vida también influye. Pero aun así, las principales causas están asociadas a la medicación. Medicamentos que no tienen indicación para los gatos, o que hay que utilizar con mucho cuidado, con la dosis adecuada, porque hay que recordar que es el riñón el que filtra la sangre. Si tomo un medicamento inadecuado, el riñón tiene que filtrar y desechar ese medicamento, por lo que a veces el órgano puede verse comprometido. La hipertensión también provoca daños en los riñones.

¿La baja ingesta de agua favorece los problemas renales?

Los gatitos no están tan acostumbrados a beber agua como otros animales, pero sigue siendo importante fomentar la hidratación de tu gatito. Como venían de un entorno desértico que no tenía suministro de agua, se hidrataban básicamente con la comida. Los gatos tenían que absorber toda el agua posible que contenían el juego y la comida, por lo que beben menos agua por naturaleza, pero el tutor puede estimular la hidratación ofreciéndoles comida húmeda, que es la forma más natural de que el gato se hidrate.

A falta de bolsitas para gatos, los felinos acaban buscando agua para suplir esta necesidad, pero suelen ser muy discretos y no siempre se hidratan adecuadamente. El tutor puede estimularlos utilizando una fuente, colocando cubitos de hielo y distribuyendo recipientes de agua por la casa. Si hay una oportunidad de agua disponible, beben. Aun así, la mejor opción es la comida húmeda, porque no sólo está ingiriendo agua pura, sino otras sales minerales que mejoran aún más el proceso de hidratación.

¿Cómo saber si mi gato tiene un problema renal?

El seguimiento veterinario es esencial a lo largo de toda la vida de los gatitos, ya sean gatitos, adultos o ancianos. Esta es la mejor manera de diagnosticar al gato renal antes de que surjan problemas más graves, como la insuficiencia renal en los gatos. Dependiendo de la edad, encontrar cambios en los análisis de sangre y orina acaba siendo un diagnóstico tardío. En las razas predispuestas, la recomendación es la ecografía con el gatito aún joven. Esta es la mejor manera de hacer un diagnóstico precoz, porque es posible analizar el tamaño de los riñones y comprobar la formación de cálculos renales.

Aun así, hay algunos síntomas que el tutor debe vigilar: Inicialmente el gato empieza a beber más agua, por lo que debemos prestar atención si hay una hidratación excesiva. Esto ocurre porque el riñón no puede hacer la filtración y reabsorción correctamente, por lo que el gato bebe mucha agua y orina mucho. El pis claro en los gatos es una señal de alerta, porque la orina felina suele ser muy concentrada. Estos son algunos signos a los que hay que prestar atención, pero nada sustituirá al examen clínico, la historia del paciente, el diagnóstico por imagen y los análisis de orina.

¿Cómo tratar la insuficiencia renal en los gatos y otros problemas renales?

El gato renal no se puede curar, ya que se trata de una enfermedad progresiva, pero es posible tratar y controlar la evolución de la afección. El uso de nutracéuticos, vitaminas y especialmente omega 3 ayuda a desinflamar el cuerpo en general, incluyendo los riñones. Sin embargo, cuando se trata de un gato renal crónico, no es sólo hacer la evaluación de la urea y la creatinina. El médico tiene que ver cómo está la filtración, el equilibrio de electrolitos y sobre todo si el animal tiene demasiado potasio. Por lo tanto, no basta con cambiar la dieta, sino que hay que analizar al paciente en su conjunto para saber dónde necesita ayuda el riñón.

Una opción de tratamiento coadyuvante es la alimentación renal. Los gatos suelen necesitar adaptarse a la nueva dieta, que debe ser indicada por el veterinario, como forma de contener la evolución de la enfermedad. También hay otras formas de ayudar al gato. Una sugerencia de los especialistas es introducir la comida húmeda a los gatos en el primer año de vida para que se acostumbren a este tipo de alimento. Pero si el gato renal ya ha sido diagnosticado, es necesario tener cuidado de no proporcionarle ningún tipo de alimento. No basta con hacer una comida casera batiéndola en una batidora y ofrecérsela al gato. Si se trata de un paciente renal crónico, es importante tener cuidado con el nivel de fósforo y de calcio. Por lo tanto, el acompañamiento veterinario es esencial, no es cualquier tipo de alimento el que debe formar parte de la dieta de estos gatos.

Vale la pena señalar que ningún remedio casero para el gato con problemas renales debe formar parte de los cuidados con el animal. Nada sustituye los cuidados de un veterinario, que debe ser especialista en gatos. Los valores de referencia en el gato son diferentes a los de otros animales. Los gatos pierden mucho potasio en la orina, la reposición de potasio es difícil de hacer por vía oral, el control del fósforo también, por lo que a veces este paciente necesita recibir el suero subcutáneo.