Quantcast

Granos en la barbilla, por qué se producen y tratamiento

Primero que todo, es de suma importancia prestar atención a la frecuencia con la que aparece el acné. A continuación, hay que observar en qué lugar o región aparecen predominantemente. Cada zona de la cara suele tener su propio origen cuando se trata de acné. Desde el estrés hasta los cambios hormonales, es habitual que aparezcan.

El acné, de hecho, es una enfermedad inflamatoria que, junto con otros factores, provoca la formación de un grano. El grano se deriva de un proceso inflamatorio, en el que hubo una proliferación de bacterias. Por ello, hemos separado algunas causas y tratamientos de los procesos inflamatorios que se producen en nosotros. Especialmente, separamos las causas del tipo de grano más común en las mujeres adultas: el grano en la barbilla.

Granos en la barbilla

Las mujeres que no tienen ningún antecedente de acné, cuando llegan a la edad adulta, pueden empezar a experimentar acné en la barbilla. La región de la mandíbula también se presenta en mujeres adultas que han tenido antecedentes, habiendo comenzado en la adolescencia.

Por lo tanto, los puntos negros y los granos en la barbilla pueden ser recurrentes. Así como en la región debajo de los labios. Según estudios dermatológicos, una de las posibles causas de su aparición son las oscilaciones hormonales. Por eso, por cierto, pueden aparecer más comúnmente en la edad media.

Además, el acné en las mujeres adultas, el famoso grano de la barbilla, puede aparecer también con otras alteraciones. El estrés y los problemas de grasa son otras causas probables. Los dermatólogos y especialistas en la materia afirman que el estrés es el responsable de la liberación de adrenalina, y la propia adrenalina hace que las glándulas se contraigan. En grandes cantidades, hay aún más posibilidades de que las glándulas sebáceas se inflamen en el proceso de contracción.

Así que no te preocupes si te sale un grano en la barbilla. El problema puede resolverse de forma sencilla, y si lo necesitas, busca un especialista que te ayude.

Granos en otras zonas

Frente

La frente, por cierto, se encuentra en la zona T de nuestro rostro. Esta región es la más predispuesta al acné debido a la concentración de glándulas que generan oleosidad al rostro. Junto con esto, también facilita que los poros se abran más.

Además, el uso de algunos productos cosméticos para el cabello también puede perturbar. Los productos entran mucho en contacto con la frente y, por tanto, pueden generar grasa. Además, el uso de gorros puede asfixiar la frente, haciéndola más grasa y provocando acné.

Mejillas

En las mejillas, el acné puede aparecer debido al uso de productos no adaptados al rostro. Como, por ejemplo, el caso de las cremas hidratantes, capaces de dejar la piel grasa con una mayor predisposición a las lesiones. Además, la Dra. Flávia señala una atención que debemos tener a la hora de dormir: “Acostarse de un solo lado sobre la almohada provoca un amortiguamiento en las mejillas, lo que puede generar riesgos para el desarrollo de granos”.

Nariz

La nariz también forma parte de la zona T de la cara. Esta zona específica, como se ha mencionado anteriormente, es muy grasa, lo que facilita la aparición de puntos negros y espinillas. Además, es habitual que los poros estén más dilatados.

¿Cómo se trata?

El tratamiento, en definitiva, es muy específico para cada zona. Por ello, siempre se recomienda que un dermatólogo acompañe el caso y pase productos específicos para cada causa y acné. Sin embargo, algunas técnicas diarias pueden reducir el problema. A continuación, hemos separado una lista con las mejores formas de tratar el acné, especialmente los granos en la barbilla.

  • Limpieza de la piel con jabones específicos sin demasiada grasa.
  • Uso de productos con acción seborreguladora.
  • Uso de productos que reducen el riesgo de bacterias y desobstruyen los poros.
  • Uso de productos con altas dosis de peróxido de benzoilo antes de dormir
  • Sustituir las cremas hidratantes y los productos para pieles maduras por una versión más ligera y sin aceites.
  • Lávese la cara con cuidado, tres veces al día, sin exagerar en el número de veces que se lava.
  • No apriete los puntos negros y las espinillas, deje que salgan de forma natural
  • Uso de maquillaje específico para el acné. El maquillaje habitual puede causar aún más granos.
  • Además, en los casos más graves, con ayuda dermatológica, algunos tratamientos pueden ser más intensos:
  • Uso de anticonceptivos
  • Uso de medicamentos de control hormonal
  • Uso de antibióticos