Quantcast

Esporotricosis en gatos, conoce esta enfermedad que puede afectar a los felinos

La esporotricosis es una de las enfermedades más graves que pueden afectar a los gatos. Rápidamente evoluciona a la fase diseminada, provocando graves riesgos para la vida del gatito. Causada por un hongo presente en la vegetación, la esporotricosis felina tiene como síntomas principales llagas en la nariz del gato y en toda su piel. A pesar de la complejidad, la esporotricosis es curable con un tratamiento específico. Algunos cuidados especiales en el día a día pueden ayudar a prevenir la esporotricosis del gato.

¿Qué es la esporotricosis en los gatos y cómo se produce la transmisión?

Mucha gente ha oído hablar de la esporotricosis en los gatos, pero no sabe realmente qué es. Es una enfermedad grave causada por un hongo del género Sporothrix. Le gusta permanecer en zonas de mayor concentración de materia orgánica. Por tanto, la presencia del minino en esos lugares es la principal vía de contagio de la enfermedad de la esporotricosis felina: El contacto de los gatos con materia orgánica, como árboles y flores, es una de las principales formas de contraer la enfermedad, así como las mordeduras o arañazos de un gato con esporotricosis.

El hongo que causa la esporotricosis en los gatos entra en el animal a partir de las heridas presentes en la piel. Por tanto, la transmisión suele producirse cuando el animal tiene alguna lesión y entra en contacto con el hongo, normalmente en aquellos lugares de mayor vegetación. La esporotricosis felina se considera una zoonosis, es decir, un gato puede transmitirla a los humanos. Por lo general, los gatos contaminados transmiten la esporotricosis a través de arañazos o mordeduras.

¿Cuáles son las fases de desarrollo de la esporotricosis felina?

Por lo general, la esporotricosis felina comienza con unas pocas lesiones en la piel. Con el tiempo, empiezan a aparecer otros signos en el cuerpo que marcan el empeoramiento de la enfermedad. Así, podemos separar algunas fases según la gravedad de los problemas que presenta el gato con esporotricosis:

  • Fase localizada (fase inicial): la esporotricosis felina suele comenzar con algunos hematomas en la piel. La enfermedad se manifiesta con pequeñas lesiones en la piel, como heridas incluso, llamadas úlceras.
  • Fase linfática: a medida que empeora, las lesiones empiezan a afectar no sólo a la parte externa de la piel, sino también al sistema linfático
  • Fase diseminada: es la fase más grave de la enfermedad. El gatito tiene lesiones por toda la piel, además del abultamiento de la nariz, que llamamos nariz de payaso. En este caso, el gato tendrá secreción nasal, disminución del apetito, pérdida de peso y otros signos. Esta forma de la enfermedad, llamada diseminada, suele ser mortal.

La herida en la nariz del gato es uno de los principales signos de la esporotricosis felina

Los síntomas de la esporotricosis felina son muy notorios porque afectan principalmente a la piel del animal, por lo que son muy visibles. El hematoma en la nariz del gato, por ejemplo, es uno de los signos más llamativos de la enfermedad, que a menudo se denomina incluso “enfermedad de la nariz del gato”. Las lesiones en toda la piel que no se curan y pueden convertirse en úlceras graves también se encuentran entre los síntomas más comunes de la esporotricosis felina. Las imágenes de la enfermedad ayudan a comprender cómo se manifiestan estas lesiones en el animal. Esté atento a cualquier signo o comportamiento que pueda indicar esporotricosis en los gatos y acuda al veterinario lo antes posible. Vea los síntomas más comunes:

  • Abscesos
  • Herida en la nariz del gato
  • Heridas leves
  • Bultos
  • Úlceras
  • Secreciones
  • Anorexia
  • Apatía
  • Dificultad para respirar
  • Fiebre

¿Existe una cura para la esporotricosis?

Aunque es una enfermedad grave, que deja al gato con la nariz hinchada y toda la piel lesionada, hay buenas noticias: la esporotricosis tiene cura. La mayoría de los casos se pueden curar, aunque sigue existiendo el riesgo de que la mascota no resista

Consiste principalmente en la aplicación de medicamentos antifúngicos. Son la mejor manera de cómo tratar correctamente la llaga de la nariz del gato, además de las otras causadas por la esporotricosis en la pata del gato y en toda la piel. En algunos casos pueden ser necesarias terapias específicas, según el estado físico del animal. Quien va a determinar el mejor tratamiento es el veterinario durante la consulta y la evaluación.

¿Cómo prevenir la esporotricosis felina?

La mejor manera de mantener tu gatito libre de esporotricosis felina es con la prevención. Como la enfermedad suele contraerse en entornos abiertos de materia orgánica, es fundamental impedir su acceso a estos lugares. La principal forma de prevenir la esporotricosis es mantener al gatito dentro de casa para que no tenga contacto con felinos contaminados por la enfermedad. Por ello, la castración del gato es una excelente medida de protección, ya que reduce las fugas del animal. La prevención de la esporotricosis en los gatos es aún más importante porque se trata de una zoonosis. Es necesario tener mucho cuidado para no transmitir la enfermedad a una persona: La mejor manera de evitar el contagio es usar guantes cuando se encuentre con un gatito infectado o tenga que tratar a su propio felino. Por último, hay que intentar administrar los medicamentos de forma más segura, como por ejemplo con la comida, para evitar la contaminación del tutor.

Si tiene más de una mascota, es necesario que el gato infectado con esporotricosis felina permanezca aislado en un entorno separado. Si el gatito muere, recuerda que hay que incinerarlo, no enterrarlo: al enterrarlo, el suelo también se contaminará, ya que el hongo vive en la materia orgánica. Esto sería una fuente de infección para los nuevos gatos, que pueden tener contacto con esta tierra contaminada al excavar el lugar. La segunda medida es limpiar bien el entorno para eliminar los hongos. Una forma eficaz es con el uso de cloro diluido.