Quantcast

Dedicae promueve los servicios ‘premium’ a la atención sanitaria en el hogar

La empresa de atención sociosanitaria defiende el hogar como lugar terapéutico, sin transformarlo en un espacio hospitalario.

El domicilio puede ser tan eficaz y seguro como un hospital y con más ventajas emocionales para el paciente y su familia.

La sociedad precisa de servicios orientados a responder a los retos del envejecimiento, las patologías crónicas invalidantes o las altas hospitalarias precoces, que no están bien resueltos en España.

Madrid, mayo 2022. Dedicae, empresa sociosanitaria de atención a domicilio, apuesta por un servicio premium que centra su plan de cuidados en la enfermería. La diferencia con otras empresas del sector radica en sus prestaciones personalizadas, adaptadas a las circunstancias de cada paciente y siempre coordinadas por profesionales sanitarios de primer nivel para satisfacer todas sus necesidades médicas. 

Atención profesional de calidad

Dirigidas principalmente a enfermos crónicos, paliativos, convalecencias, personas mayores, recién nacidos o respiros del cuidador, las enfermeras expertas de Dedicae realizan ante todo una primera valoración general de la salud del paciente, para posteriormente diseñar un plan de cuidados a medida y llevar a cabo su seguimiento constante. 

Son también estas profesionales las que deciden cuál debe ser el material técnico necesario para cada caso y quienes eligen a los profesionales óptimos de Dedicae para cada circunstancia: cuidadores en plantilla con el título oficial de atención sociosanitaria, enfermeras y/o auxiliares experimentados capaces de realizar técnicas complejas, colaboradores multidisciplinares (fisioterapeutas, nutricionistas…) y/o médicos especialistas de primer nivel.

Como explica Natividad Comes, enfermera y directora de Dedicae, “una atención domiciliaria de calidad es actualmente la única respuesta al reto del envejecimiento y al aumento de las patologías crónicas invalidantes, que hace unos años eran mortales a corto plazo y que actualmente se han hecho crónicas o degenerativas, creando grandes limitaciones y dependencia. Actualmente, los hospitales tienden además a dar altas precoces, lo que es bueno para evitar riesgos asociados, pero que implica trasladar la responsabilidad de los cuidados a la familia y al paciente”. 

La insustituible visión global de la enfermera

Comes recalca que “diversos estudios demuestran que a menudo se utilizan camas en los hospitales para procesos que no requieren ingresos -estancias inadecuadas que suponen además un gasto innecesario- y que la recuperación es más rápida y los reingresos menores cuando la persona se recupera en casa. Para nosotros, la enfermera es la profesional mejor formada para cuidar al paciente y su entorno de forma global”.

La directora de Dedicae destaca también que en España existe una gran demanda social a este respecto y que la asistencia domiciliaria no está bien resuelta, “sobre todo si nos comparamos con otros países europeos donde estos servicios están bien implantados con proveedores privados financiados o subvencionados. Ese apoyo institucional sería también muy necesario en nuestro país”.       

Dedicae presta asimismo una especial atención al entorno y situación de cada hogar. “Cuidar no es solo aplicar tratamientos profesionales, sino también actuar con discreción, respeto y humanidad, intentando alterar lo mínimo posible la rutina del paciente y su familia. Solo así el domicilio puede garantizar una eficacia y seguridad similares a las de un hospital, pero ofreciendo además muchas más ventajas emocionales y prácticas”, concluye Natividad Comes.

Acerca de Dedicae

Dedicae, fundada por la enfermera y emprendedora Natividad Comes, es una empresa de atención sociosanitaria que ofrece servicios premium de cuidados a domicilio prestados por profesionales expertos. Para ello, sus enfermeras diseñan planes personalizados, de forma puntual o prolongada, que proporcionan tratamientos cualificados a los pacientes, adaptados siempre a las necesidades y circunstancias de cada hogar.