Quantcast

PSC, ERC y comuns dan 24 horas a Junts para llevar al próximo pleno un pacto sobre el catalán

Los grupos parlamentarios del PSC-Units, ERC y comuns han dado este martes un margen de 24 horas a Junts para tratar de llegar a un acuerdo sobre el catalán en la escuela e incorporarlo al orden del día del pleno del Parlament de la semana que viene.

Fuentes parlamentarias han explicado que este acuerdo puede o no consistir en la reforma de la Ley de Política Lingüística que acordaron los cuatro grupos en marzo, de la que después se descolgó Junts por el rechazo que considera que generó en entidades y comunidad educativa.

Las mismas fuentes han destacado que, si no se alcanza un acuerdo en estas 24 horas, los socialistas, republicanos y comuns pedirán sin Junts convocar una Junta de Portavoces extraordinaria para que el próximo pleno incluya la votación de un “instrumento jurídico” sobre el catalán en la escuela.

Han subrayado que urge disponer de este instrumento, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ordenara el lunes de la semana pasada aplicar en un plazo máximo de 15 días la sentencia que obliga a impartir un 25% de horario lectivo en castellano.

Fuentes de los tres grupos han destacado su voluntad de alcanzar un consenso con Junts y que por este motivo han descartado llevar a la Junta de Portavoces que se reúne este mismo martes una propuesta de cara al próximo pleno.

TRABAJAN EN EL CONTENIDO

Han insistido en que la iniciativa que se llevará al pleno no necesariamente será la reforma de la Ley de Política Lingüística, y no han concretado las opciones que abordan con Junts, porque aseguran que todavía está trabajando en el contenido.

Alcancen o no un acuerdo, han garantizado que el pleno de la semana que viene incluirá la votación de un instrumento “para blindar el catalán”, y que lo harán independientemente de que el Govern pueda aprobar un decreto sobre este asunto, como ha planteado Junts.

Los tres grupos parlamentarios consideran que hay margen para alcanzar un acuerdo a cuatro, y aseguran que no han recibido una propuesta de Junts alternativa a la pactada en la proposición de ley de modificación de la Ley de Política Lingüística.

Los cuatro registraron el 24 de marzo esta proposición de Ley en el Parlament, y Junts se desmarcó horas después pidiendo más tiempo para abordarla con entidades y comunidad educativa; finalmente se descolgó del pacto de forma definitiva el pasado jueves.

El resto de grupos firmantes del acuerdo, que aceptaron posponer la votación en el pleno en diversas ocasiones, reprocharon a Junts su postura y le acusaron de condicionarla al proceso de renovación de su dirección.

La proposición de ley propone que el catalán figure como lengua normalmente empleada como vehicular y de aprendizaje del sistema educativo, y añade que “también se emplea el castellano en los términos que fijen los proyectos lingüísticos de cada centro”.