Quantcast

Dominios para mi negocio, ¿con cuál me quedo?

El nombre de dominio que cojamos para nuestro negocio es fundamental como parte de la marca que vayamos a trabajar. Con la digitalización del todo, todas las empresas que conocemos luchan por hacerse un hueco en la red día tras día pero, ¿por qué debemos encontrar un denominativo web que funcione?

Al igual que ese momento en el que se barajaban diferentes opciones para el establecimiento que llevas, esta palabra se hace esencial a la hora de reconocer tu compañía dentro del entorno web. Con todo a su favor, si queremos que nos tomen en cuenta deberemos seguir una serie de pasos útiles.

¿Cuál es el dominio perfecto para nuestro negocio?

Los dominios libres en Nominalia son ideales para que el negocio quede registrado en Internet con todas las de la ley. Perfectos para cuando estamos buscando algo que funcione pero que además sea barato, solo tenemos que mirar cómo ha funcionado para otras tiendas y a partir de aquí valorar lo que se nos ofrece.

Con mucho a su favor, si todavía estás pensando en el por qué debes hacerte con un nombre de dominio que recuerden los clientes y que les haga memorizar nuestros productos cada vez que lean sobre el mismo. En cualquier caso, detrás de esta URL hay mucho más que tenemos que empezar a considerar:

Dominio fácil de escribir

¿De qué nos sirve un dominio que no recuerde nadie? Cuando nos hacemos con un nombre sencillo de escribir estamos apostando por esas memorias que se acuerdan de nosotros sin necesidad de darle demasiadas vueltas a la cabeza o tener que estar pensando en logotipos extraños. ¡Deja que el ingenio te sorprenda.

Dominios cortos

Para recordar un dominio con todas sus letras nada mejor que escoger nombres cortos con los que la memoria no falle. Gracias a las abreviaturas o al detalle de que sea un denominativo llamativo, nos será mucho más fácil hacer memoria con el mismo y que todas las personas que lo lean memoricen el mismo.

¡Nada de números!

Los números no son buenos amigos de los dominios. Si bien en un tiempo anterior sí que encontrábamos URLs con ellos, lo cierto es que con el paso de los años esto se ha reducido consiguiendo que casi ninguna empresa de prestigio los tenga en su haber o se plantee colocarlos en un futuro. ¡Aléjate de ellos!

Verificar su disponibilidad

La disponibilidad de un dominio es crucial para hacernos con ese nombre que tanto nos gusta, con el que será referente absoluto de nuestra marca. En caso de que no esté, deberemos optar por otros relacionados y que se parezcan lo máximo al que habíamos escogido en un tiempo anterior. Esto, que nos dará buenas facilidades en el futuro, es algo que debemos tener en cuenta desde el principio.

¡Registro rápido!

Si tenemos claro cuál será el nombre de nuestro dominio y lo hemos visto disponible no hace mucho, será mejor que lo registremos cuanto antes. Por muy extraño que consideres el título que le vas a poner, puede que haya alguien al acecho de un ejemplo parecido y es por eso que tú debes ser más rápido. ¿Lo tienes ya en las manos?

Protección de la marca, ¿qué debemos hacer al respecto?

Cuando hablamos de Internet y todo lo que está relacionado con nuestra firma, debemos de ser cautelosos ante la protección de los contenidos y/o artículos que hacemos llegar a nuestros clientes. La construcción de una marca comienza aquí y, si no tenemos todos los aspectos claros, lo mejor será que nos pongamos a buscar alternativas.

Comprar un dominio gratis, lejos de ser algo que nos puede perjudicar, es una idea que nos da muchas garantías de cara al poder de nuestra marca. Con la opción de probar cómo funciona o qué tipo de extensión es la que necesitamos, seguro que te sirve para las siguientes URLs que quieras encargar.

Con la opción de registrar diferentes extensiones (.es, .com, .net, etc) si lo que queremos es que nuestra empresa lo tenga todo sobre seguro, nada como hacernos con aquellas terminaciones que nos pueden quitar y poner a la competencia. Han sido millones los casos de nombres que han ido bastante bien y, por no hacerse en su momento con las otras alternativas, se metieron en conflicto tiempo más tarde.

Valorando estos ejemplos, si lo que queremos es proteger nuestra marca al máximo, debemos empezar a pensar en aquellas terminaciones que también deberían ser nuestras y que nos pueden ofrecer garantías muy distintas. Consultando con los expertos, serán ellos los que te digan exactamente lo mismo.

En definitiva, los dominios para nuestro negocio son una parte esencial del contenido, aquello que define la manera en la que van a recordar a la empresa en Internet y un apartado que siempre debemos tener en cuenta. Así, siempre que tu idea sea dar buena visibilidad de lo que haces en la red, tendrás que controlar este aspecto de la marca.