Quantcast

¿Qué se evalúa en un TFG? TusTrabajosUniversitarios nos explica en qué fijarnos

A la hora de elaborar un TFG es vital conocer  qué partes se evalúan para centrarnos más en las mismas y así tener más opciones de sacar una mejor nota.

Como nos informan los expertos en TFG de TusTrabajosUniversitarios, el TFG es un trabajo autónomo que no se puede plagiar ni presentar un mismo trabajo que fue presentado por otro alumno en cursos anteriores. Es decir, es obligatorio que el TFG sea desarrollado de manera original para que el mismo pueda pasar a ser evaluado. En caso de plagio, el mismo será rechazado.

Dependiendo de la universidad, los puntos que se evalúan son unos u otros, pero como nos informan los profesionales de Tus Trabajos Universitarios, la evaluación se centra en los siguientes aspectos.

1- Originalidad del tema

Se valora de manera positiva la originalidad del tema. El objetivo es evitar que el alumno siempre investigue sobre los temas más comunes y en consecuencia no invierta tiempo en la investigación y desarrollo del tema. Por supuesto, el tema elegido tendrá que ir ligado a las competencias del grado que se ha estudiado.

2- Estructura del TFG

La estructuración adecuada del trabajo de fin de grado también ayuda a obtener una mejor nota. En este apartado no solo se valora la estructura, también se tiene muy en cuenta la distribución interna de los diferentes apartados y la elaboración de las conclusiones del trabajo. De esa manera se demuestra que el alumno sabe muy bien lo que está haciendo.

3- Conceptos

En este caso se incluyen los conceptos teóricos y los metodológicos. No hay que usarlos a la ligera, sino que deben usarse en el momento adecuado para demostrar al jurado que realmente se sabe de lo que se está hablando.

Dentro del aspecto de los conceptos, se valora de manera positiva que los mismos se incluyan en el trabajo a través de los diferentes argumentos. Eso ayuda a que el vocabulario sea más rico y en consecuencia el TFG parezca mucho más profesional.

4- Marco teórico

La redacción y la presentación escrita es otro de los apartados que el alumno deberá cuidar al máximo para certificar que el trabajo está correcto.

En ocasiones, no es fácil cumplir este apartado. Pero por suerte, la tecnología juega a favor del alumno. Como podemos ver en el listado de topandroide sobre las mejores apps para redactar un TFG, hay muchas apps que nos ayudan a conseguir que este apartado quede lo mejor posible. Por supuesto, las herramientas son de gran ayuda, pero también hay que revisar el texto en varias ocasiones para certificar que todo está correcto.

5- Marco metodológico

En este apartado, se analiza la información que el alumno ha recogido sobre el tema y cómo la ha incluido en el trabajo. Una buena metodología siempre ayuda a subir la nota, por lo que es muy importante centrarse mucho en este punto.

Recuerda, no solo se valora la recogida de datos, también el análisis que se hace sobre los mismos y sobre todo cómo se interpreta esa información dentro del trabajo. El objetivo es dejar claro que sabemos de lo que hablamos y lo podemos demostrar en el apartado de las conclusiones.

6- Fuentes bibliográficas

Se valora de manera positiva que el alumno incluya en el TFG las fuentes bibliográficas que ha usado para obtener la información.

Siempre se deben usar fuentes fiables y además la variedad ayuda a que la nota sea superior. Eso se debe a que se demuestra que el alumno ha investigado a fondo y en consecuencia es más fácil que el trabajo sea de calidad.

7- Capacidad crítica

La realización del trabajo es importante, pero también la capacidad de criticar el tema del que se está hablando. El alumno debe ser capaz de mostrar al jurado sus propias conclusiones. Si no es capaz de mostrarlas, es porque no ha entendido lo que ha hecho.

Las críticas pueden ser a favor o en contra de las ideas. Lo importante es mostrar el punto de vista, dejando claro por qué se está a favor o en contra.

8- Presentación

Para muchos alumnos, la presentación del TFG no es fácil, sobre todo por los nervios. Por ese motivo, es vital trabajar la presentación para que todo salga bien.

Durante la presentación, el alumno debe mostrar que sabe de lo que está hablando y sobre todo domina el tema. Para que la misma pueda ser un poco más sencilla y dar sensación de más calidad, se pueden usar notas, imágenes, power point… Hay muchas herramientas entre las que optar.

Lo importante es que la presentación sea rica e interesante. Así será mucho más fácil llamar la atención del jurado y en consecuencia la nota será superior.

A la hora de presentar el TFG, se recomienda exponer de manera ordenada las diferentes ideas. No hay que desordenar las cosas o todo será un caos. Y por supuesto, el alumno siempre deberá demostrar que domina el tema y el léxico que se usa es el adecuado.

Porcentajes de nota del TFG

Ahora que ya conocemos los puntos que se tienen en cuenta a la hora de evaluar el trabajo de fin de grado, es el momento de mostrarte los porcentajes de cada uno de los apartados.

  • Estructura y metodología: es un apartado que supone el 20% de la nota final del trabajo. Puede parecer poca nota, pero es más importante de lo que parece. Recuerda, todo suma y por ese motivo deberás cuidar mucho la metodología y la estructura del TFG.
  • Contenido y conclusiones: es la parte fuerte de la nota, por lo que hay que prestar mucha atención a este aspecto. Es el 60% de la nota, ya que es donde se demuestra que realmente se ha investigado y se sabe de lo que se está hablando en el trabajo.
  • Exposición oral: es el 20% de la nota y se demuestra al evaluador que realmente se sabe sobre el tema y no hay problemas a la hora de hablar sobre el mismo. Lo importante es hacerlo con calma para no dar síntomas de nerviosismo que pueda penalizar la nota del TFG.