Quantcast

El Gobierno suma mayoría para el decreto anticrisis en el Congreso pese al No de PP y ERC

El Gobierno ha sumado una mayoría suficiente en el Congreso para sacar adelante el decreto ley con el plan económico contra la crisis provocada por la invasión rusa de Ucrania, tras confirmar el apoyo de Bildu, PNV y otras formaciones minoritarias, y pese al voto en contra anunciado por el PP y Esquerra Republicana, entre otros.

A los 154 votos de PSOE y Unidas Podemos (un voto menos por el escaño no repuesto tras la inhabilitación de Alberto Rodríguez, pero contando con el apoyo de Meri Pita, que se ha pasado al Mixto), han confirmado su apoyo el PNV (6), Bildu (5), el PDeCAT (4), Más País-Equo (2), Compromís, Nueva Canarias, el PRC, el BNG y Teruel Existe, hasta un total de 176 votos.

Aprobado el pasado 29 de marzo, el decreto ley contiene el plan económico del Gobierno dirigido a afrontar las consecuencias económicas derivadas de la guerra en Ucrania y el alza de precios, disparado por el incremento de costes energéticos. El Ejecutivo cifra en 16.000 millones de euros el impacto económico de todas las medidas.

Entre ellas, el límite de las subidas del alquiler, la ampliación del bono social y el ingreso mínimo vital, las rebajas de impuestos y peajes en la factura de la luz, la ampliación de la línea de avales públicos del ICO y la flexibilización de las ya aprobadas, y también el descuento de 20 céntimos por litro en el repostaje de vehículos, así como el resto de ayudas acordadas con el sector del transporte por carretera y ayudas directas para el sector primario.

BOLAÑOS: «ES INCOMPRENSIBLE VOTAR QUE NO A ESTE DECRETO»

Para defender el decreto ley, el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha apelado a los grupos de la oposición a que «voten como votarían las personas que les votaron si se sentaran en ese escaño«.

«Es incomprensible votar que no a este decreto. La votación de hoy no va del Gobierno. Va de ayudar a los ciudadanos que les votaron y les dieron ese escaño para que les faciliten su vida«, ha esgrimido, asegurando que «el único fin» de los que rechazan el decreto ley es «dañar al Gobierno».

«Aprobaremos este decreto por la gente, no por el Gobierno«, ha dicho en su intervención la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, que ha explicado su voto como «un ejercicio más de responsabilidad» y ha exigido a Bolaños que esto sea «mutuo»: «Espiar a quienes permitimos que este Gobierno avance no es ni tenernos respeto ni mostrar responsabilidad«.

Para Ferrán Bel, del PDeCAT, la votación del decreto ley suponía una reedición de la reforma laboral, que una mayoría de grupos quería ver convalidada pero que diferentes motivos quiere que sean otros los que la saquen adelante. Otras formaciones, como el PNV o el PRC han defendido la necesidad de las medidas, pero le han exigido al Gobierno más responsabilidad a la hora de atar sus apoyos.

Hasta llegar a los 176 votos, el Gobierno ha sumado a última hora los del BNG y Teruel Existe tras acordar la introducción de más garantías en el despliegue de instalaciones renovables, ya que el decreto ley eliminaba fases de consulta y la exposición de información pública.

ERC Y JUNTS SE BORRAN DEL DECRETO POR PEGASUS: «PREGUNTEN AL CNI»

En una breve intervención, la diputada Montserrat Bassa ha criticado las supuestas escuchas del sistema informático ‘Pegasus’, cuestionando «la democracia plena» de España: «Si quieren conocer qué vamos a votar, pregunten al CNI o a la ministra Robles«, ha espetado.

«Los independentistas no pueden regalar la estabilidad a un Gobierno que nos espía«, ha abundado Miriam Nogueras, de Junts, tras exigir una comisión de investigación sobre este caso y la apertura de diligencias para esclarecer lo acaecido sobre este caso.

Tildando de «vergüenza democrática» las supuestas escuchas, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echeniquue ha agradecido la «responsabilidad» de grupos que, pese a contar con políticos afectados en este caso, han decidido apoyar el decreto o se han planteado hacerlo, pese a no hacerlo. «Espero que el Gobierno también demuestre esa responsabilidad. Ser progresista también es defender la democracia«, ha dicho, dirigiéndose personalmente a Bolaños.

VOX ACUSA AL GOBIERNO DE «CHANTAJE», Cs DE «REÍRSE» DE ELLOS

En su intervención, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha asegurado que su formación no acepta el «chantaje» al que, a su juicio, somete el Gobierno a la Cámara con el decreto ley, mientras que Edmundo Bal, de Ciudadnos, ha acusado al Ejecutivo de «reírse» de su grupo.

«Se rió de nosotros, hizo una pantomima de negociación«, ha dicho, acusando a Bolaños de «tirar a la papelera» las propuestas de Cs en la ronda de encuentros previa a la aprobación del decreto ley, al no retrasar el cierre de centrales nucleares y no contemplar más rebajas de impuestos.

PP: «NO TIENEN PALABRA, PERO FEIJÓO SÍ LA TIENE»

Por su parte, el dirigente ‘popular’ Jaime de Olano ha criticado que el Gobierno no incluyó en el decreto ley «ninguna medida propuesta por otro grupo»: «No tienen palabra, pero el PP sí la tiene. El señor Feijóo sí la tiene«, ha dicho, sin aclarar si su formación votará en contra o se abstendrá ante el plan de choque económico.

Así, ha reprochado que el Gobierno no haya atendido las reivindicaciones trasladadas por su grupo, en la que no abogan, ha dicho, por una «rebaja general» de impuestos, «pero sí selectiva, inmediata y temporal a los más afectados». Además, ha criticado que el Gobierno prefiera apoyarse en Bildu que entenderse con ellos, entendiendo la apertura de la Comisión de Secretos Oficiales como un pago por su apoyo.

EL PSOE ENCIENDE AL PP RECORDANDO LAS COMISIONES

Pedro Casares, del PSOE, ha acusado a los ‘populares’ de «reírse de los españoles» por exigir rebajas fiscales pero también más ayudas y cuadrar las cuentas públicas, y se ha preguntado si el PP se consideraba «más digno» que otros grupos para integrar la Comisión de Secretos Oficiales tras haber «saqueado este país, incluso en los peores momentos de la pandemia con comisiones indignantes».

Unas afirmaciones que han encendido a la bancada ‘popular’, estallando esta gritos e interrumpiendo el debate hasta provocar la intervención de la presidenta de la Cámara, Meritxel Batet, que ha llamado al orden al diputado Ricardo Tarno y también ha pedido silencio a sus colegas Pablo Hispán y Eloy Suárez Lamata.