Quantcast

Ciudadanos y PP quieren revisar el calendario de cierre de nucleares

El PP ha mostrado este martes su apoyo a la moción que Ciudadanos ha llevado a debate al Pleno del Congreso en la que insta al Gobierno a revisar el calendario de cierre de las centrales nucleares españolas con objeto de ampliarlo, mientras el PSOE le ha reprochado a los naranjas su cambio de postura en este tema.

Para la defensa de esta iniciativa –que previsiblemente se votará este jueves– la diputada de Ciudadanos Carmen Martínez Grandados, se ha referido a las declaraciones realizadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 30 de marzo en el Congreso en las que aseguró que la energía nuclear «no es segura» y que, a su juicio, «no están basadas en evidencias científicas» y sí en los «prejuicios» de los socialistas hacia esta energía.

Martínez Granados lamenta que esos «prejuicios» del PSOE «pasen por encima» de la Comisión Europea que, según ha recordado, ha reconocido la nuclear como energía verde y no reconozca sus «errores» en esta materia. «Cuéntenle a los españoles que aumenta su factura por los prejuicios del presidente«, ha señalado la diputada, dirigiéndose a la bancada socialista en la Cámara baja.

A su juicio, la energía nuclear es «la mejor alternativa» para acompañar al país en la transición ecológica que, según ha recordado, es «un camino» y no «un punto de llegada». «No estamos en el punto», ha señalado la diputada ‘naranja’, antes de indicar que sino se apuesta por «la realidad» que, ahora, es «el camino» hacia esa transición, «el camino no solo será más largo, sino más caro».

EL PP DA LA «BIENVENIDA» A CS

El portavoz del PP en esta materia, José Alberto Herrero, ha celebrado esta intervención de Martínez Granados y ha dado a Ciudadanos la «bienvenida» a la posición que, según ha señalado, el PP ha defendido siempre porque, según ha explicado, consideran la nuclear como energía «clave» y «fundamental» para «el desarrollo económico».

Según ha indicado, la energía nuclear «da seguridad de suministro», «es una energía que no emite CO2 por lo que ayuda a la descarbonización«, «ayuda a abaratar la factura eléctrica» y da el «respaldo» necesario para «implantar las renovables» en el país.

Es por eso que el principal partido de la oposición ha mostrado su posición favorable a la petición que Ciudadanos realiza al Gobierno y ha presentado una enmienda al texto para incluir una petición de revisión del 7º Plan General de Residuos Radiactivos del Plan Integrado de Energía y Clima 2021-2030 y del Protocolo del cese ordenado de explotación de las centrales nucleares, así como la puesta en marcha de una campaña divulgativa para explicar las ventajas que aconsejan esta ampliación del calendario de cierre.

La diputada ‘naranja’ ha explicado en el debate que negociará en los próximos días con los ‘populares’ una transaccional a su texto, pero no ha aceptado la enmienda que también ha presentado Vox.

VOX LES ACUSA DE «SUBIRSE AL CARRO»

El representante de esta formación en el debate, Pedro Requejo, ha criticado la postura del Gobierno en esta materia y que se esté situando «el culebrón del cementerio nuclear» entre «lo caro y lo peligroso».

A su juicio, «no hay mayor prueba de aceptación» hacia esta energía por parte de la sociedad que el hecho de que «los liberales se suban al carro». «Vox tenía razón reivindicando la nuclear como parte del mix de la eficiencia energética», ha declarado Requejo.

También ha adelantado su apoyo al texto naranja el diputado de Foro Asturias, Iñigo Martínez Oblanca, quien ha calificado de «irresponsable» la postura del Gobierno y ha denunciado que los españoles estén «pagando caro» esta situación; y el portavoz parlamentario de Junts, Ferran Bel, aunque ha condicionado su voto a favor a que el texto no acabe «contaminado» con algunas propuestas de las enmiendas presentadas que, a su juicio, son «una barbaridad».

EN CONTRA

Por el contrario, el PSOE ha realizado un discurso de rechazo hacia la propuesta de Ciudadanos, a quien ha reprochado su cambio de postura en el tema después de que «en 2015 apostaran por un modelo energético basado en renovables» y «en 2016» estuvieran «de acuerdo con el cierre progresivo» de las centrales a los 40 años de su vida útil.

La diputada socialista María Montserrat García ha lamentado que este martes España y Portugal hayan llegado a un acuerdo con Bruselas para limitar el precio del gas de forma que, según ha apuntado, se hayan quedado «sin argumentos» para defender la moción y también que los de Ciudadanos se hayan unido a Vox y PP que, a su juicio, solo se mueven, en el caso de los de Abascal, «por intereses de quienes les financian», y en el de los ‘populares’, para «penalizar y frenar el desarrollo de las renovables».

La otra formación en el Gobierno, Unidas Podemos, ha contestado la defensa de Ciudadanos en relación a la seguridad de las nucleares destacado la coincidencia de que el debate de esta iniciativa coincida con el 36º aniversario del accidente nuclear de Chernobil.

El portavoz de los morados en este tema, Juantxo López de Uralde, también se ha referido al coste de esta energía poniendo como ejemplo a Francia y al nuevo reactor que está construyendo y que, según ha explicado, estaba previsto para 2011 con un coste de 3.000 millones y en 2022 aún no está operativo y «lleva unos sobrecostes» que han sumado 19.000 millones.

Tampoco EH Bildu apoyará al moción naranja, según ha explicado su representante en el debate, Iñaki Ruiz de Pinedo, porque defienden que esta energía «no es neutra de cara al cambio climático» y, de hecho, ha calificado de «grave» el hecho de que en Europa la esté clasificado como «verde».

PNV, por su parte, ha indicado que no comparte con la moción el hecho de que la energía de apoyo en la transición a las renovables «tenga que ser la nuclear» y han reprochado a Ciudadanos que vincule el precio de la factura eléctrica a esta energúa cuando, según ha señalado la diputada vasca Begoña Sagastizabal, las centrales siguen funcionando en la actualidad, puesto que el primer cierre está previsto para 2027 y el último en 2035.

La portavoz de Verdes Equo en este debate, Inés Sabenés, por su parte, ha explicado que «ni las empresas, ni los ciudadanos» están pidiendo «la ampliación de la vida de las centrales» y ha negado que esta energía sirva para que el país sea «más independiente» puesto que, según ha indicado «el 40% del uranio que se usa» en este sistema «viene de Rusia».