Quantcast

Mercadona y Lidl, los supermercados más baratos con estrategias de éxito

En 2009, la nueva política y estrategia de Mercadona consistió en eliminar hasta 800 referencias de marcas conocidas, tales como Nestlé, Campofrío, Casa Tarradellas, Fontaneda, Danone, Hero, Óscar Mayer y muchas más. Una acción, cuanto menos, controvertida, y muy criticada, pero al mismo tiempo súper efectiva para los clientes. Con ella, Juan Roig, presidente de Mercadona, consiguió ahorrar en la cesta de compra de sus clientes, modificando las compras de marca por la marca blanca de la compañía, tal y como se ha comentado en MERCA2.

Así fue la estrategia de Mercadona

Tras esa primera fase de la estrategia, eliminando así los “competidores”, dejaba espacio libre en los locales para pasar a una segunda fase, la de probar con nuevos productos y/o formatos para ver cómo respondían los clientes. Aunque el verdadero objetivo no era ese, sino ayudar a los clientes a hacer una compra barata sin que la calidad mermara en demasía.

Y todo ello en un momento en que la crisis se acrecentaba debido al repunte de la inflación, que en España pasó del 1,5 al 3,8%. Esto obligó a muchos a buscar opciones más baratas, en las que se encontró Mercadona, que frenó el incremento de los precios en 2011 y capeó mucho mejor que otras empresas la crisis que se vivía.

Esas acertadas acciones le correspondieron con un 15% de cuota de mercado en 2011, cifra que subió al 21% en 2012 y al 22,4% en 2015. Según datos actuales publicados en MERCA2, Mercadona se mueve ahora entre el 24-25%.

Mercadona en la actualidad

En la actualidad, la situación que se vive no es nueva, sino que ya se vio un repunte de precios, esta vez acercando el IPC de marzo al 10%. Son muchos los supermercados que van aplicando subidas constantes a sus productos con el objetivo de mantener sus márgenes intactos. Sin embargo, esto solo supone una condena a medio y largo plazo, haciendo que pierdan valor y que, al final, acaben por hundirlos. Este es el caso, por ejemplo, de Día, aunque no hay que ir muy lejos para buscar otros ejemplos.

Día, Carrefour y Alcampo: los supermercados que más han aumentado sus precios

De todos ellos, Día es el que más los ha ido aumentando desde que estallara la pandemia en España, incidiendo sobre todo en el verano de 2021 y, de nuevo, a primeros del 2022. En total, un 6% de incremento en lo que va de año.

Y no hay duda de que otros supermercados como Alcampo o Carrefour empiezan a seguir ese camino, junto con Eroski, quienes han subido sus precios un 5,5%.

Lidl, el otro contrincante de Mercadona

No hay duda de que nombrar a Mercadona implica, por uno u otro lado, hablar de Lidl. Es su competidor más importante y con el que “lidia” una batalla de productos y de precios, buscando ambos la diferenciación.

Algo que el propio Mercadona ya hizo en 2019, cuando decidió acabar con la diferenciación entre interproveedores y proveedores especializados al unificarlos bajo el término de ‘totalers’. Esto le permitió mantener bajos los precios, que aunque han subido, lo han hecho mucho menos que en otros supermercados, un 4%, tal y como establece el artículo de MERCA2.

Pero Lidl no se ha quedado atrás. Su estrategia de limitar el número de referencias le ha permitido contener los precios, algo que ha conseguido.