Quantcast

Unas 250 personas rechazan en Valladolid que la educación de 0 a 3 años se realice en «aulas vacías» de colegios

Cerca de 250 personas de asociaciones de centros privados de Educación Infantil se han concentrado este domingo en Valladolid ante la Delegación del Gobierno para exigir una educación de cero a tres años en la que «coexistan» Escuelas infantiles públicas y los privadas, ya que rechazan que ésta se desarrolle en «aulas vacías» de colegios donde no hay un «entorno adecuado» para los niños, poniendo así en «peligro» el «ciclo normal de los pequeños».

La iniciativa viene motivada, de acuerdo con el manifiesto leído durante la concentración, debido a que las comunidades autónomas –a distintas velocidades pero la mayoría de ellas– «están apostando» por la creación de aulas de 2 años (e incluso de 1 año como en Extremadura) para paliar la baja natalidad y favorecer la gratuidad por parte de los padres.

El documento asegura que hay otras formas para paliar el descenso de la natalidad y buscar la gratuidad, dado que los niños «no deberían ser por perjudicados como está sucediendo y la decisión responde a intereses políticos y no educativos».

El presidente de la Asociación de Escuelas Infantiles Privadas de Castilla y León (AepipryCyL), Enrique Vilar, ha explicado que la mencionada medida que está adoptando la Comunidad responde «más a llenar aulas vacías en colegios», algo que «no es un espacio para los niños de esta edad, ya que necesitan lugares pensados por y para ellos».

De igual manera, considera que la educación que se enmarca en dicha franja de edad «deben estar todas las escuelas», ya que los centros privados de la Comunidad castellanoleonesa llevan 30 años dando este servicio y lo que «no puede ser es que ahora se abandone a los centros privados, teniendo en cuenta que ambos deben coexistir como se viene haciendo durante años y se ha comprobado que es una fórmula de éxito».

Vilar reconoce que la Junta ha hecho «un gran esfuerzo» para mantener el equilibrio «70/30», es decir, un 70 por ciento público y un 30 por ciento privado, pero lo que la asociación no considera es que en aquellos lugares donde ya hay una oferta «casi excesiva, debido a que hay muchas plazas privadas que no se están cubriendo, se creen nuevas plazas públicas».

«No tiene sentido crear para destruir», ha sentenciado el responsable de AepipryCyL, a lo que ha añadido que es «fundamental» que se tengan en cuenta las plazas ya existentes en los centros privados de cara a las inscripciones escolares del próximo curso lectivo.

En relación con los requisitos que las autoridades educativos exigen a las instituciones educativas privadas para abrir un aula, Vilar ha incidido en que «no tiene sentido» que se vaya a llenar un espacio en un centro público «que no cumpla dichos requisitos». «Se entiende que todos han de estar sujetos a la misma normativa, y que no por ser de una cosa o por ser de otra se mire a otro lado», ha concluido.

FONDOS NEXT GENERATION

La concentración, que también ha abordado la cuestión de los Fondos Europeos Next Generation, está «más dirigida al Gobierno que a la Administración autonómica», asegura Vilar, en el sentido de que si hay unos fondos destinados a paliar los efectos de la crisis derivada de la pandemia y a ayudar a las Pymes, «lo que no puede ser es que se destine ese dinero a destruir empleo» –en referencia a la posibilidad de que la inclusión de la franja etaria 0-3 años en las escuelas públicas afecte a los puestos de trabajo en los centros privados–.

Asimismo, preguntado por la reforma educativa que busca impulsar el Gobierno, Vilar ha explicado que, «por fin, en lo relacionado con el 0-3, parece que viene a poner en claro el concepto, dado que antes se estaba mirando a otro lado pese a existir decretos y leyes en las comunidades».

«RUPTURA» DE CICLO

Las asociaciones que han acudido a la convocatoria de este domingo aseguran que lo «más peligroso» es que se «está intentando romper el primer ciclo de los cero a los tres años», por que no solo están en contra de la apertura de aulas en centros que no cuenten con espacios pensados para los niños, sino también porque «de no acudir a centros especializados que brinden este tipo de educación se está rompiendo el ciclo educativo».

«Un niño en esta franja de edad debe estar en un centro dedicado, y debe pasar por los ciclos 0-1, 1-2 y 2-3, no como se está pretendiendo ahora, que es una animalada, ya que se está trabajando con niños muy pequeños donde la figura del educador especializado es fundamental», ha concluido el responsable de la asociación.