Quantcast

San Sebastián recuerda con una placa a Francisco Javier Gómez Elosegui

El Ayuntamiento de San Sebastián ha colocado una placa en memoria de Francisco Javier Gómez Elosegi, psicólogo funcionario de la cárcel de Martutene, que fue asesinado por ETA hace 25 años. Con este acto suman ya 21 las placas que el Consistorio donostiarra ha colocado en la ciudad dentro de la iniciativa impulsada desde la pasada legislatura para dar visibilidad en el espacio público a las víctimas del terrorismo y la violencia política.

El acto se ha celebrado en el entorno del número 37 de la calle Bermingham de Gros y ha consistido, como en otras ocasiones, en un sencillo homenaje de reconocimiento en el que han participado el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, y representantes de los grupos municipales del Ayuntamiento, a excepción de EH Bildu, que ha participado, como es habitual, en la recepción previa y privada que se celebra en el Ayuntamiento.

En la ofrenda floral, en la que se ha guardado un minuto de silencio y que ha finalizado con un aplauso, han tomado parte familiares de Gómez Elosegui, entre ellos su viuda, Mari Carmen Merino, su hija Irene y su hermano Josemi, además de familiares y allegados.

En el concurrido acto también han estado presentes, entre otros, el diputado foral de Medio Ambiente y secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, José Ignacio Asensio, el presidente de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Xabier Ezeizabarrena, el director del Instituto Vasco de Criminología y presidente del Consejo Vasco de Participación de las Víctimas del Terrorismo, José Luis de la Cuesta, así como representantes del sindicato ELA, al que pertenecía el funcionario.

Francisco Javier Gómez Elosegi, de 37 años y psicólogo funcionario de la cárcel de Martutene, recibió un disparo en la nuca el 11 de marzo de 1997 tras salir de su domicilio para dirigirse a su trabajo, en un atentado llevado a cabo por ETA.

«VIDA ARREBATADA»

Al término del acto de homenaje, el alcalde, en declaraciones a los periodistas, ha recordado que ya son 21 las placas en recuerdo a las víctimas. «Es un acto más de recuerdo a una persona que no está ya entre nosotros porque su vida le fue arrebatada de forma injusta hace 25 años. Fue asesinado por ETA en este lugar con un tiro en la nuca, creo que es más que explícito para representar lo que esta ciudad ha sufrido durante mucho tiempo», ha manifestado.

Goia ha afirmado que «hoy, que miramos con esperanza el futuro», desde el Consistorio donostiarra han querido lanzar un mensaje a toda su familia y allegados, «para decir que esta ciudad no olvida, que recuerda a Francisco Javier Gómez Elósegui y que lo recordará de forma permanente» con la colocación de esta placa.

De esta manera, el Ayuntamiento continúa desarrollando esta iniciativa para recuperar la memoria y visibilización en el espacio público de aquellas víctimas de motivación política que perdieron la vida en la ciudad.

Hasta el momento, se han colocado placas en los lugares en los que fueron asesinados Juan María Araluce, José María Elícegui Díez, Antonio Palomo Pérez, Luis Francisco Sánz Flores, Alfredo García González, Gregorio Ordóñez Fenollar, Francisco Martín González, Fernando Múgica Herzog, Rafael Garrido Gil, Daniela Velasco Domínguez de Vidaurreta, Daniel Garrido Velasco, Miguel Paredes y Elena Moreno, Eugenio Olaciregui Borda -asesinados todos ellos por ETA -, Enrique Cuesta, Antonio Gómez y Juan Manuel García Cordero -asesinados por Comandos Autónomos Anticapitalistas-, Begoña Urroz Ibarrola -asesinada por el DRIL-, Mari José Bravo del Valle -asesinada por el Batallón Vasco Español- y Joseba Baradiaran Urkola -víctima por acción policial -.