Quantcast

Martínez, satisfecha con la sentencia del TC, espera que la Mesa le restituya los derechos políticos negados

La parlamentaria de Vox, Amaia Martínez, ha calificado de «buena noticia» que el Tribunal Constitucional reconozca a su formación los derechos políticos que le corresponden como miembro del Parlamento Vasco y espera que la Mesa de la Cámara se reúna y le devuelva esos derechos que le fueron negados.

En una tertulia en Radio Euskadi, los parlamentarios vascos han analizado la sentencia del TC que considera que las decisiones de la Mesa de la Cámara vasca del de 13 de agosto y de 8 de septiembre de 2020, relativas a la denominación del Grupo Mixto y a los órdenes del día e intervenciones parlamentarias de este grupo, han vulnerado el derecho de participación política de Vox.

Martínez, que recurrió ante el Constitucional las decisiones adoptadas en su día por la Mesa del Parlamento, ha criticado la «escasa catadura democrática» de los partidos que adoptaron la decisión de limitar los derechos de participación política que ella debía tener.

«De Bildu no nos extrañamos, de Podemos tampoco nos extrañó, pero nos llamó la atención que PNV y PSE sucumbieran a ese tipo de actos», ha resaltado, para esperar que la Mesa tome decisiones y le devuelva los derechos que les han vulnerado.

PNV

Sobre esta decisión del TC, el presidente del ABB y parlamentario del PNV, José Antonio Suso, ha recordado que aún no conocen el contenido de la sentencia, sino solo el comunicado del Constitucional.

Asimismo, ha defendido que la Mesa del Parlamento adoptó en su momento una decisión «con los informes correspondientes de los letrados» y se entendió que «el reglamento permitía» adoptarla.

Por otro lado, ha reconocido que le llama la atención la rapidez con que se ha tomado la decisión, pero ha reconocido que la sentencia habrá que «aplicarla y cumplirla». «A partir de ahí tomaremos las decisiones que correspondan», ha afirmado.

EH BILDU

A juicio de EH Bildu, con esta decisión el Tribunal Constitucional «cercena decisiones desde Madrid que debían ser soberanas», por lo que su parlamentario Mikel Otero ha anunciado que no van a participar en la «normalización de la ultraderecha».

«Nuestra actitud no se va a ver modificada ni un ápice», ha aseverado, para instar al resto de formaciones a seguir con la misma actitud para que la «ultraderecha» siga en esa posición «marginal».

Desde el PSE, el parlamentario Ekain Rico ha señalado que «las sentencias se cumplen» se esté o no a favor. «Posiblemente estemos más de acuerdo con los votos particulares, pero las sentencias del Tribunal Constitucional se cumplen», ha añadido.

Por último, ha defendido que el Partido Socialista ha participado en el Parlamento vasco «en debates» con Vox y registrado enmiendas a sus iniciativas. «Lo que no caemos es en provocaciones y elegimos si queremos debatir. Eso es lo que vamos a seguir haciendo», ha zanjado.

ELKARREKIN PODEMOS

En nombre de Elkarrekin Podemos-IU, su parlamentario David Soto ha dicho que «hay que acatar la sentencia». «Nos separa un mundo respecto a las posiciones de Vox, pero hablamos de lo que tiene que ver con las reglas del juego y, cumpliendo la sentencia, lo acataremos», ha indicado, para precisar que decidirán cuándo les interesa confrontar dialécticamente con Vox.

Por su parte, el portavoz parlamentario de PP+Cs, Carmelo Barrio, ha considerado que la sentencia supone «una buena noticia», y ha recordado que su grupo ya apuntó, cuando se constituyó el Parlamento, que era una maniobra «intolerable» el hecho de «limitar los derechos de una formación política».

«¿Quién asesoró a la mesa del Parlamento? De derecho, cero; de parlamentarismo, cero y de democracia, nada. Aquella decisión, sustentada en cuatro grupos, fue un atropello. Una limitación de derechos democráticos sin precedentes no contemplada en el reglamento», ha remarcado.

A su juicio, con aquella decisión, que supuso «un pacto político para poner un cordón sanitario», no se respetaron los informes jurídicos, para «laminar los derechos de un grupo parlamentario».