Quantcast

La AVT-Aragón sostiene que «no hay verdadero arrepentimiento sin colaborar con la justicia»

La delegada de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) en Aragón, Lucía Ruiz, ha asegurado que el fin del terrorismo «nunca puede ser sinónimo de impunidad» y tras señalar que las víctimas «merecemos una justicia efectiva», ha dejado claro que «no hay verdadero arrepentimiento sin colaborar con la justicia».

Lucia Ruiz, una de las víctimas del atentado de ETA contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987, ha realizado estas declaraciones a con motivo de la conmemoración del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo y en recuerdo de las víctimas del 11M.

El acto ha tenido lugar en el monumento de San Juan de los Panetes, escenario de otro atentado de ETA contra un autobús militar en los años 80.

«Las víctimas merecemos que se llegue hasta el final de las investigaciones sobre cualquier atentado terrorista. Con verdad y rigor. Sin frivolidades, especulaciones o falsas expectativas que les provoquen un dolor infinito y supongan una nueva victimización», ha expresado.

En su intervención, ha precisado que justicia también es que los terroristas cumplan íntegramente sus condenas y evitar que la política penitenciaria se acabe convirtiendo en moneda de cambio.

«No hay verdadero arrepentimiento, arrepentimiento sincero, sin colaboración con la justicia. Por ello lo seguiremos exigiendo como requisito para valorar un pronóstico favorable de reinserción. Ya sea para poder resolver los atentados aún pendientes por esclarecer, o para poder ofrecer a las víctimas del terrorismo el derecho a la verdad que merecen».

REQUISITOS

Para la delegada de la AVT en Aragón la defensa de la justicia como valor supremo del ordenamiento jurídico y como derecho irrenunciable de las víctimas del terrorismo requiere de varios aspectos.

Uno de ellos es el esclarecimiento de todos los atentados terroristas cuya autoría aún se desconoce; otro, la puesta a disposición de la justicia de sus responsables para que sean juzgados; y el tercero, la ejecución de las sentencias dictadas por los tribunales de justicia de una manera íntegra y efectiva.

Las víctimas del terrorismo –ha añadido– «tenemos derecho a conocer quiénes mataron a nuestros seres queridos», en qué circunstancias y qué investigaciones se llevaron a cabo. Con independencia de que no se les pueda sentar en el banquillo, porque el derecho a la verdad ni prescribe, ni se amnistía, ni se indulta, ha enfatizado.

En este sentido, se ha referido a la segunda victimización cuando tiene que «soportar» esta falta de justicia, «esta sensación de que los asesinos vuelven a golpearnos una vez, y además, bajo el amparo de las instituciones».

Por ello, ha recalcado que las víctimas del terrorismo no piden ni más ni menos que cualquier otro ciudadano para abundar en que reclaman justicia.

Lucía Ruiz también ha exigido que se conozca la «verdad» del terrorismo en España «sin tergiversaciones, manipulaciones ni falsas justificaciones». Tras indicar que «no hay causa alguna que justifique el asesinato, la extorsión o la amenaza» ha reclamado que «no deben ser admitidos como agentes políticos válidos aquellos que siguen pensando que en algún momento estuvo justificado matar».

«INCONSTITUCIONALES»

De forma directa ha dicho que «Bildu y Sortu no son partidos legales» para agregar: «Esto no lo digo yo, o la AVT, lo dice la Ley y el Tribunal Constitucional».

Ha criticado la realización de homenajes y actos de reconocimiento a los etarras porque suponen un «falso relato» de lo realmente ocurrido en España, o una «reinterpretación» de la historia, que conlleva a «legitimar más de 50 años de terror en nuestro país y legitimar el uso de la violencia con fines políticos». Eso es, precisamente, lo que los «herederos del brazo institucional de ETA están haciendo en el Congreso de España».

En su discurso se ha referido a los homenajes que «tanto atentan contra la dignidad» de las víctimas del terrorismo y que se siguenproduciendo en las calles del País Vasco y Navarra, «sin que nadie haga nada».

Por ello, ha vuelto a proponer que se promuevan las reformas legales pertinentes, tanto en el ámbito penal como administrativo, para acabar con los actos de recibimiento y homenaje a los terroristas. «Exijo a los delegados del Gobierno que, en cumplimiento de la Ley 29/2011 de Reconocimiento y Protección Integral a las víctimas del terrorismo, velen por el cumplimiento de la prohibición de estos actos de bienvenida o en homenaje de terroristas o de las organizaciones terroristas».

CRÍTICAS AL GOBIERNO DE SÁNCHEZ

Lucia Ruiz ha lamentado que la revictimización es continua y ha observado que el momento actual «recuerda bastante al de hace 40 años, cuando las víctimas del terrorismo estábamos absolutamenteestigmatizadas».

En la actualidad, ha narrado, las víctimas «tenemos que soportar a un Gobierno que nos engaña, con un presidente que cuando tenemos suerte nos ignora. Porque cuando no, se dedica a pactar y a codearse con los que apoyan a los asesinos de nuestros muertos».

Ha puesto de ejemplo la derogación de la política de dispersión por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, que ha acercado a todos los presos de ETA, y provoca en las víctimas del terrorismo la sensación de que el asesino de su seres queridos «tiene más derechos que nosotros mismos».

Además, «ha quedado ya bastante demostrado que los acercamientos de presos son más que un simple cambio de prisión. Son la antesala de las progresiones de grado, los permisos penitenciarios, la libertad condicional o incluso indultos. En definitiva, la antesala a la impunidad».

Ha comentado que dentro de muy poco un «asesino en serie» como el etarra Fiti, con 15 muertos a sus espaldas, acudirá a la cárcel únicamente a pernoctar mientras sus víctimas llaman a la AVT sin entender absolutamente nada.

Su impresión es que el «plan inicial de Pedro Sánchez ya va tomando forma» y el cambio de la política penitenciaria y el «paripé» de las cartas de arrepentimiento «obedecía a una estrategia orquestada por el Ministerio del Interior y representantes de Sortu».

«Ahora tenemos pruebas –ha afirmado– de que, por lo menos desde principios de 2019, ha existido coordinación entre Instituciones Penitenciarias y responsables de Sortu y organizaciones afines para tratar la situación de cada preso». Se ha referido a un informe de la Guardia Civil que ha «dejado al descubierto esta interlocución habitual que existe con el entorno de los presos de ETA y que, en contra de lo que se nos aseguró, sí que había una estrategia para modificar la política penitenciaria más allá de la mera aplicación de la Ley».

«ZARAGOZA NO OLVIDA»

Por su parte, la vicealcaldesa, Sara Fernández, tras guardar un minuto de silencio ha recordado que se conmemora un «cruel» atentado, el más masivo de la historia de España con más de 190 muertos y más de 2.000 heridos.

«Zaragoza se vuelve a sumar a ese dolor y recordamos a las víctimas y sus familias porque es nuestro deber moral hacerlo y condenar permanentemente los crímenes del terrorismo»

Ha dicho que mantener viva la memoria de las víctimas es la «mejor manera de recordar a quienes carecen de moral y valores y los terroristas jamás podrán vencer a quienes defendemos la paz y la democracia».

«Solo con memoria, dignidad y justicia podremos decir a los asesinos que son solo eso asesinos». Es fundamental, ha agregado, que el relato de los demócratas «se imponga hoy y siempre».

La vicealcaldesa ha abundado en que el 11M «debe figurar en el calendario» el resto del año porque «se lo debemos a las víctimas del 11M que marcó a todos y unió a toda Europa en un clamor unánime contra el terrorismo».

Antes de concluir, ha enfatizado que Zaragoza no olvida nunca a las víctimas y «vuestro recuerdo es el mejor acicate» para mantener vivo el anhelo de construir un mundo en libertad mejor para todos «sin espacio para el fanatismo y la barbarie».