Quantcast

Asmabi Bizkaia adopta una postura ante el conflicto sobre la eliminación del uso de los inhaladores

Debido a los avances para reducir el efecto de los gases en el medioambiente, se propuso eliminar el uso de los inhaladores presurizados en España. Son muchas las opiniones que se han abierto en cuanto a este tema de debate, pero, si bien es cierto, las más afectadas son las personas que utilizan este tratamiento.

La asociación sin ánimo de lucro Asmabi Bizkaia apoya la posición de la Federación Española de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias que, a su vez, alega que para eliminar el uso de los inhaladores se deben crear soluciones que no afecten a los pacientes.

La postura de Asmabi Bizkaia ante la limitación de los inhaladores presurizados

El asma es una afección en las vías respiratorias que impide el funcionamiento adecuado de la respiración. En España, hay 3 millones de personas afectadas con esta enfermedad, que requiere el uso de inhaladores presurizados. Este es un artefacto portátil que administra medicamentos en los pulmones cuando una crisis afecta gravemente la respiración.

Si bien expertos en la materia ambiental advirtieron sobre la relevancia que tienen los inhaladores en la contaminación del ambiente, que es menor al 0,1 % del total de las emisiones de huella de carbono. Irantzu Muerza, responsable de la Coordinadora de Asma de Fenaer, detalla que, antes de eliminar estos dispositivos, se debe hallar una solución adecuada para las personas que requieren su uso vital: «La asociación no está en contra de que se sustituyan este tipo de dispositivos por otros más respetuosos con el medio ambiente, es más, nadie está más preocupado por el cambio climático que un paciente respiratorio. Sin embargo, lo que no se entiende es que esta medida se tome con tanta premura y sin alternativas reales. Sabemos que se están investigando otros propelentes que reducen la huella de carbono de este tipo de dispositivos y que no tardarán mucho en materializarse, pero, mientras tanto, se deben tener en cuenta criterios estrictamente clínicos y garantizar el acceso a tratamientos que son efectivos y más cuando hay muchos grupos de pacientes que no son capaces de utilizar los inhaladores de polvo seco que se ofrecen como alternativa». La solución no puede construirse sobre la restricción ni sobre la estigmatización de las personas que necesitan un determinado tipo de inhalador, sino a través del impulso de la innovación y del desarrollo de nuevos propelentes menos contaminantes.

Lo que sucede cuando una persona no usa su inhalador en una crisis asmática

Los pacientes asmáticos viven con los síntomas de la enfermedad, pero, en ocasiones, sufren ataques en los que se intensifican, presentando resuello, tos y dificultad para respirar. Un paciente de asma, en una crisis, puede sufrir una parada respiratoria y perder su vida. En ese momento, el inhalador de rescate es su salvavidas, ya que se trata de personas que ponen su vida en peligro sin estos aparatos.

Además de lo necesario, abandonar un tratamiento como el inhalador puede ser perjudicial para todos los pacientes, ya que cada persona se adapta de forma individual a su medicación y, para cambiarla, se deben hacer muchas pruebas que pueden resultar en errores. Si bien el cambio al tratamiento en polvo se ve como una solución, Muerza especifica: «hay muchos pacientes que, por su edad, su patología, su capacidad inhalatoria o sus circunstancias vitales, son incapaces de adaptarse a una terapia en polvo seco. Existen personas como yo que, por no tener capacidad inhalatoria, somos intolerantes a los inhaladores de polvo seco, ya que, al inhalarlos, no llegan a los bronquios y el polvo se queda en la garganta, agravando la crisis asmática».

Para estos casos, la asociación Asmabi Bizkaia se presenta como un sistema de apoyo e información para las personas que sufren esta enfermedad desde el año 2019. Para ello, cuentan con múltiples líneas de contacto adaptadas a la atención inmediata, así como también información valiosa para familiares y amigos de los pacientes.