Quantcast

El PSOE ve un impacto medioambiental «negativo» en la demolición total de Valdecañas

La diputada del PSOE en la Asamblea de Extremadura Ana Belén Fernández ha afirmado que la demolición total del complejo Marina Isla de Valdecañas tendría un «impacto negativo» medioambiental que llevaría a que «sería peor el remedio que la enfermedad».

Mientras, el diputado del PP en la Cámara regional Bibiano Serrano ha mostrado la «lealtad y apoyo» de su grupo a la Junta de Extremadura para mantener «la actividad» en Marina Isla de Valdecañas y el complejo «tal y como está» en la actualidad, porque la reciente sentencia del Supremo puede provocar que la zona donde se ubica «morirá».

De su lado, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, David Salazar, ha defendido la «riqueza» que genera Marina Isla de Valdecañas, y ha apostado por que el complejo «no se derribe», aunque ha pedido que se haga también «examen de conciencia» sobre el «error» que se haya podido cometer inicialmente o no con la autorización de este complejo.

De su lado, la portavoz de Unidas por Extremadura en la Asamblea, Irene de Miguel, ha considerado que la Junta «actuó de manera absolutamente temeraria e irresponsable» con la autorización en su momento de Marina Isla de Valdecañas, y ha pedido a los políticos de entonces que se responsabilicen «patrimonialmente» por haber «aprobado un proyecto ilegal».

Así se han pronunciado los diferentes representantes políticos sobre la reciente sentencia de demolición total de Marina Isla de Valdecañas dictada por el Tribunal Supremo, durante una comparecencia a petición propia este jueves en el pleno de la Asamblea para hablar sobre la cuestión por parte de la vicepresidenta primera y consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta, Pilar Blanco-Morales.

PSOE

Así, la diputada del PSOE Ana Belén Fernández González ha defendido que la sentencia del Supremo sobre la demolición total de Marina Isla de Valdecañas tendría un «impacto negativo» y llevaría a que «sería peor el remedio que la enfermedad», porque aplicar «puede producir un daño ambiental mucho mayor».

Además, ha defendido que dicho fallo del Supremo no debe servir para la «confrontación» sino «para la reflexión» y «para pensar en el futuro y cómo se quiere que sea», tras lo cual ha abogado por revisar las zonas ZEPA para permitir en los casos que se pueda proyectos de desarrollo.

«Extremadura ahora tiene una grandísima oportunidad y debemos aprovechar los recursos medioambientales que tenemos como una oportunidad económica de desarrollo sostenible», ha recalcado la socialista, quien ha defendido en todo caso que la legislación debe ir adaptándose a los «nuevos tiempos y necesidades» para encontrar un «equilibrio entre el medio ambiente y el desarrollo que todos los extremeños quieren para poder desarrollar sus vidas».

Así, ha recordado que un tercio del suelo está sujeto en Extremadura a algún tipo de protección, y ha considerado que «probablemente haya que revisarlo y haya que hacer un serio estudio en profundidad para ver dónde tiene sentido que esté y donde a lo mejor no tiene sentido que esté y pueda flexibilizare en algunas zonas» de la Red Natura, porque «hay algunas zonas donde esas limitaciones hacen muy difícil cualquier tipo de actuación y cualquier tipo de proyecto de desarrollo e incluso de infraestructuras básicas».

En este sentido, ha considera «incongruente» que se estén impulsando políticas contra la despoblación mientras al mismo tiempo hay «obstáculos» contra el «crecimiento» en las zonas rurales.

PP

Por su parte, el diputado del PP Bibiano Serrano ha mostrado la «lealtad y apoyo» de su grupo a la Junta de Extremadura para mantener «la actividad» en Marina Isla de Valdecañas y el complejo «tal y como está» en la actualidad, porque la reciente sentencia del Supremo puede provocar que la zona donde se ubica «morirá».

«No nos gusta la sentencia (del Supremo) y hay que hacer lo que esté en los escritos y lo que no esté en los escritos para evitar este desastre (de la demolición total de Marina Isla de Valdecañas)», ha afirmado Serrano, quien ha pedido en todo caso que la Junta ofrezca «seguridad jurídica» para los proyectos que se puedan implantar en la región.

Ha defendido así que «hay que salvar Valdecañas porque Valdecañas es el futuro de muchas personas, el pan de cada día de muchas familias de esa zona, y es un busque insignia que de derribarlo supondría el cierre de Extremadura tarde o temprano».

Serrano, al mismo tiempo, ha criticado también la gestión de zonas ZEPA que viene aplicando el Ejecutivo regional socialista, porque a su juicio la misma evita «riqueza» y «desarrollo». «Aquí hay responsables políticos, que son los distintos gobiernos socialistas desde 1999 a 2011 que son los responsables de la protección medioambiental incompatible con la subsistencia humana» existen en Extremadura, ha advertido.

Al respecto, ha tachado de «delirante» la «idea» de que en Cáceres se hayan cedido terrenos para construir una estatua de Buda «en una zona con la misma protección que Valdecañas», así como de que el complejo Elisyum también está previsto que se construya en «zona de protección».

CIUDADANOS

De su lado, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, David Salazar, ha defendido la «riqueza» que genera Marina Isla de Valdecañas, y ha apostado por que el complejo «no se derribe», aunque ha pedido que se haga también «examen de conciencia» sobre el «error» que se haya podido cometer inicialmente o no con la autorización de este complejo.

Al mismo tiempo, ha abogado por que si los cuatro grupos políticos con presencia en la Asamblea tienen que «encadenarse» en la zona para evitar la demolición del complejo lo hagan, aunque ha reconocido que «las cosas se hicieron mal».

En todo caso, ha incidido en que si al «error» inicial se suma «otro error» la región se vería perjudicada. «¿Qué sentido tiene tirarnos piedras contra nuestro tejado por interés electoralista?», se ha preguntado.

Así, ha recordado que antes de la construcción del proyecto el lugar «era un vertedero». «Aquello es una maravilla, la naturaleza, cómo está todo perfectamente integrado», ha defendido Salazar, quien ha considerado que Extremadura «debería sacar pecho de Valdecañas», y ha apostado por construir «más Valdecañas» en la región porque «da dinero».

«Que vengan ricachones, que vengan muchos, que vengan aquí todos los ricachones de España, que vengan al Carnaval de Badajoz, que vengan a ver el Buda de Cáceres si se hace», ha afirmado.

UNIDAS POR EXTREMADURA

A su vez, la presidenta y portavoz de Unidas por Extremadura en la Asamblea, Irene de Miguel, ha afirmado que la sentencia del Supremo sobre la demolición total de Marina Isla de Valdecañas es «demoledora», y ha criticado que la Junta siga «obstinada en defender el pelotazo urbanístico» de dicho complejo «echándole además la culpa de todo a las asociaciones ecologistas».

«Aquí los únicos responsables son los políticos que legislaron (en alusión a PSOE y PP) y que se saltaron la ley a sabiendas», ha espetado De Miguel, quien ha lamentado también que la Junta esgrima la dificultad para el desarrollo en zonas de protección. «Parece que ahora sobran las zonas de protección», ha criticado.

La portavoz de Unidas por Extremadura, al mismo tiempo, ha considerado que la Junta «actuó de manera absolutamente temeraria e irresponsable» con la autorización en su momento de Marina Isla de Valdecañas.

Así, ha afirmado que dicha administración debería pedir «perdón» por el «error» al autorizar dicho proyecto en su momento.

También ha pedido a los políticos que lo aprobaron en su momento que se responsabilicen «patrimonialmente» por haber «aprobado un proyecto ilegal».