Quantcast

Andalucía aprueba el Plan de Sequía para la demarcación hidrográfica Tinto, Odiel y Piedras

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes el Plan Especial de Actuación en situación de alerta y eventual sequía para la demarcación hidrográfica del Tinto, Odiel y Piedras, elaborado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. De esta forma, la Junta completa la ejecución de los planes de las demarcaciones de su competencia, después de que en mayo del pasado año se aprobasen los de las Cuencas Mediterráneas y el del Guadalete y Barbate.

Según ha informado la Junta en una nota, la comunidad autónoma carecía de estos planes a pesar de recogerse su obligatoriedad en la Ley de Aguas de Andalucía de 2010. Explica que la demarcación Tinto, Odiel y Piedras contaba con un documento aprobado anteriormente (2008) que evidenciaba falta de actualización de los datos relativos a los inventarios de recursos, demandas o los caudales ecológicos establecidos, así como un claro desfase normativo, al no contemplar las novedades y modificaciones legislativas y técnicas que se han ido produciendo desde ese año.

Pese a que esta demarcación hidrográfica en la provincia de Huelva se encuentra en la actualidad en estado de «normalidad» respecto al resto de cuencas, el plan se antoja como una herramienta básica para la gestión en periodos de escasez de agua, según la Junta.

Para la elaboración del Plan se han recabado los informes preceptivos de acuerdo con la legislación vigente, entre los que se encuentra el pronunciamiento favorable del Consejo del Agua de la Demarcación. Igualmente, se ha contado con la colaboración de los sectores y administraciones afectados, que han facilitado a la Consejería la información necesaria para su redacción, y se ha sometido a un proceso de participación pública.

Adicionalmente, se ha organizado una sesión informativa en la provincia de Huelva en la que participaron los distintos agentes sociales implicados. El objetivo de esta jornada de divulgación fue proporcionar la máxima difusión posible a este instrumento de gestión de las sequías, y que los diversos sectores implicados tuvieran conocimiento de primera mano, pudiendo resolver todas aquellas cuestiones que se planteasen.

El Consejo de Gobierno aprobó en junio de 2019 la formulación de los planes especiales de las cuencas intracomunitarias andaluzas al objeto de minimizar los impactos ambientales, económicos y sociales generados en situaciones de eventual sequía. Estos nuevos documentos incorporan las novedades y modificaciones legislativas y técnicas que se han producido en los últimos años, así como indicadores y criterios homogéneos para todas las demarcaciones.

El objetivo es la inclusión de propuestas y medidas específicas dirigidas a prevenir y mitigar los impactos de la sequía y la escasez coyuntural de recursos hídricos sobre el medio ambiente y favorecer el uso sostenible del agua. Estas planificaciones dan cumplimiento al Pacto Andaluz por el Agua, aprobado por el Parlamento de Andalucía en diciembre de 2020, al ser una herramienta imprescindible para la gestión sostenible de los recursos hídricos y la garantía de disponer de agua para abastecimiento, incluso en situación de sequía.

En definitiva, se trata de garantizar la disponibilidad de agua requerida para la salud y la vida de la población, evitar o minimizar los efectos negativos de la sequía sobre el estado ecológico de las masas de agua, en especial sobre el régimen de caudales ecológicos. Asimismo, estas planificaciones persiguen minimizar los efectos negativos de la escasez de recursos hídricos sobre las actividades económicas, según la prioridad de usos establecidos en la legislación de aguas y en los planes hidrológicos.

Para lograrlo, el plan especial define mecanismos para identificar situaciones de sequía y escasez de agua, así como qué escenario se considera sequía y qué elementos hay que considerar para valorar un posible agravamiento de las situaciones de escasez. Al mismo tiempo, se fijan las acciones a aplicar en cada caso. Todo ello con transparencia y participación pública.

Los indicadores y escenarios de sequía prolongada y escasez coyuntural son fundamentales para la aplicación de las estrategias de gestión de la sequía en esta demarcación hidrográfica. Las medidas que incluyen los planes se van activando de forma escalonada en respuesta a la evolución de las circunstancias.

Para mantener su necesaria coherencia con la planificación hidrológica, los planes especiales de sequía elaborados por la Junta de Andalucía contemplan su revisión antes de 2024 una vez que entren en vigor los planes hidrológicos del tercer ciclo 2021-2027.