Quantcast

Casi 200 personas exigen en Barcelona «igualdad» para la mujer en la Iglesia

Casi 200 personas –mayoritariamente mujeres– se han concentrado este domingo en la plaza de la Catedral de Barcelona convocadas por la coordinadora Alcem la Veu, para exigir «la dignidad y la igualdad de las mujeres en la Iglesia», como proclamaba la principal pancarta desplegada.

Las otras pancartas incluían el lema de la movilización, ‘En la Iglesia con voz y voto’, y las personas que han ido leyendoel manifiesto han pedido «una Iglesia liberada de estereotipos» que deconstruya tanto las estructuras eclesiales injustas como las relaciones de subordinación, textualmente.

Las han representado en una estructura piramidal compuesta de piezas con etiquetas como «sexismo», «sectarismo», «imposición», «dominio», «opulencia» o «desconfianza», que posteriormente han repartido por las escaleras de la catedral para simbolizar la Iglesia horizontal e igualitaria que reivindican, y han colocado carteles como «transparencia», «voto» o «sororidad».

Han criticado que «el patriarcado ahoga y mata en todos sitios y la Iglesia no está exenta de esta pandemia», por lo que han animado a acudir a las movilizaciones previstas para el 8 de Marzo.

También han exigido «justicia y reparación» para las víctimas de abusos en la Iglesia, en referencia a los niños y jóvenes, pero también a las mujeres adultas, cuya realidad consideran más invisible.

Los concentrados han coreado cánticos en catalán como ‘Con voto, con voz, así nos quiere Dios’, ‘No más varones tomando las decisiones’, ‘Limpiar y poner flores que lo hagan los señores’ y ‘Viva la Iglesia feminista’.

Han destacado también que hay concentraciones convocadas para este mismo domingo en otras 17 ciudades, como Madrid, Santiago de Compostela, Zaragoza y Santander.

La monja Victòria Molins, presente en la manifestación, ha declarado que «las mujeres solo tienen visibilidad porque a veces son las únicas que están en las iglesias» pero no tienen la voz y el voto que necesitan para cumplir con la vertiente de servicio inherente en la Iglesia, ha dicho.