Quantcast

Técnicos Superiores Sanitarios reclaman ante el Congreso y Sanidad que su formación sea universitaria

Técnicos Superiores Sanitarios se han concentrado este viernes frente al Congreso de los Diputados y el Ministerio de Sanidad para reivindicar la actualización a Grado Universitario de las titulaciones de Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico y de Anatomía Patológica y Citodiagnóstico, así como de los títulos de Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear y Radioterapia y Dosimetría.

Estas concentraciones han sido la primera parte del calendario de protestas, que continuarán este sábado 5 de marzo con la manifestación en Madrid que tendrá recorrido desde el Ministerio de Educación hasta el Ministerio de Sanidad, y que comenzará a las 12.30 horas.

Tras una reunión con personal de representantes de las Comisiones en el Ministerio de Sanidad el pasado 2 de diciembre, los Técnicos Superiores Sanitarios determinación iniciar las movilizaciones en 2022. Por ello, los días 8 y 23 de febrero se concentraron a las puertas de sus centros de trabajo.

En concreto, piden la creación de una Comisión Interministerial, formada por los responsables de los Ministerios de Sanidad, Educación y Universidades, que «debata y resuelva» la situación de la «falta de reconocimiento automático» de las cualificaciones de los Técnicos Superiores Sanitarios en el Espacio Europeo de Educación Superior y que posibilite «un nivel de desarrollo profesional compatible con el de sus homólogos europeos como ocurre con el resto de profesiones sanitarias de formación superior».

«Llevamos 30 años solicitando una adaptación formativa y académica a las necesidades que tenemos en nuestro ejercicio profesional. Tenemos una formación muy deficiente, anquilosada en el pasado. Estamos a años luz de la formación que tenemos que tener», ha denunciado en declaraciones a Europa Press el portavoz de la Comisión de Título de Grado de los Técnicos Superiores Sanitarios, Francisco Javier Montero Gaspar.

Así, denuncia que España es el «único país de las sociedades avanzadas» en el que sus titulaciones no se encuentran en el ámbito universitario. «No podemos seguir formándonos en institutos de Formación Profesional, con todo el respeto. Lo nuestro no tiene cabida porque el profesorado no es el adecuado y los temarios están constreñidos a 2.000 horas, mientras en el resto de Europa son 4.000», ha esgrimido.

Montero Gaspar cree que la actualización de su formación es «una necesidad» del Sistema Nacional de Salud y resume su reivindicación en una frase: «Los Técnicos Superiores Sanitarios que salen hoy en día de la formación no están capacitados para trabajar en un hospital, es triste decirlo pero es así».

El representante recuerda, además, que debería considerarse Grado Universitario desde la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) en 2010, conocido popularmente como el Plan Bolonia. «Se insta al Ejecutivo a tomar esta medida con urgencia ya que es una reclamación justa y que va en concordancia con lo estipulado en el EEES», resaltan los Técnicos Superiores Sanitarios».

A su juicio, que la situación no se haya resuelto tiene que ver con que las administraciones sanitarias «quieren una mano de obra muy especializada pero barata». «El problema lo tenemos en el Ministerio de Sanidad, es un búnker donde las decisiones no responden a criterios de necesidad sino de presiones. Es voluntad política y tiene que salir del Ministerio», ha remachado.