Quantcast

Las mujeres con VIH en España se diagnostican más tarde que los hombres

La doctora María José Galindo, jefa de la unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico Universitario de Valencia, ha advertido de que «las mujeres con VIH en España se diagnostican más tarde que los hombres y en peor situación inmunológica».

Así lo ha puesto de manifiesto en su coloquio ‘Tratamiento, prevención del VIH y mujer’, en el marco de la jornada ‘Juntas y VIHvas’, organizada por la coordinadora estatal de VIH y sida (CESIDA). Durante la misma, Galindo ha puesto sobre la mesa la falta de investigación del VIH en mujeres, ya que los estudios han estado tradicionalmente enfocados a sujetos masculinos, sobre todo a hombres que mantienen sexo con otros hombres.

Tal y como ha informado, en España, como en otros países europeos, el porcentaje de mujeres con infección por VIH ha sido siempre inferior al de los hombres, situándose en la actualidad en torno al 15 por ciento. «Entre los nuevos diagnósticos de VIH en mujeres, más de la mitad son en mujeres inmigrantes», ha subrayado Galindo. Además, también ha hecho hincapié en que la incidencia de casos de sida y la mortalidad continúa con la tendencia descendente que comenzó a mitad de los años 90.

En este sentido, ha aclarado que, al igual que en el sida, la incidencia de otras infecciones de transmisión sexual (ITS) es menor en las mujeres que en los hombres, excepto en la infección por clamidia. Y, del mismo modo que en el VIH, la edad de las mujeres es mayor que la de los hombres en todas las ITS, excepto en la infección por clamidia.

ADHERENCIA AL TRATAMIENTO EN LAS MUJERES CON VIH

En cuanto al tratamiento antirretroviral, la experta ha destacado que, aunque se ha visto que la eficacia es la misma en hombres que en mujeres, «la mayoría de los ensayos clínicos se han hecho en hombres y se han extrapolado a mujeres», pese a que la enfermedad se comporte de manera diferente.

«La patogénesis, es decir, el proceso por el que se desarrolla la enfermedad, es diferente en el hombre y la mujer. También es diferente el reservorio. Además, hay que tener en cuenta que los fármacos no se metabolizan igual en hombres que en mujeres, y estas apenas participan en los ensayos clínicos», ha lamentado la doctora.

De igual forma, ha insistido en la importancia de tener en cuenta el aspecto social en las mujeres, que están en mayor riesgo de sufrir violencia de género. Además, al tener la mujer el rol de cuidadora de su familia, se produce una falta de adherencia al tratamiento, ya que «por cuidar a los demás, se descuidan a ellas mismas», ha subrayado la doctora Galindo.

«Los aspectos socioeconómicos impactan en la adherencia, y por tanto en la eficacia de los fármacos. Es preciso conocer cómo se metabolizan los medicamentos en el organismo, y tener en cuenta que la carga viral del VIH en mujeres puede ser menor. Además, también pueden existir diferencias en cuanto a efectos adversos», ha detallado la experta en enfermedades infecciosas.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR UN DIAGNÓSTICO TARDÍO EN MUJERES

Así, para evitar el problema del diagnóstico tardío en mujeres, Galindo ha facilitado una serie de recomendaciones, como promover la realización de la prueba del VIH y de otras ITS entre las mujeres, así como «promocionar la información o consejo sobre la infección por VIH y de otras ITS en los distintos ámbitos sanitarios y comunitarios, para llegar al mayor número posible de mujeres».

Además, también ha apuntado la importancia de incidir en la necesidad de recoger información sobre conductas sexuales y salud sexual de las mujeres como parte de la atención médica para una mejor valoración individual del riesgo. «Por todo ello, las características diferenciales de las mujeres hacen necesario el diseño de estrategias de prevención específicas adaptadas para ellas», ha defendido la doctora.

VIH Y EMBARAZO

Con todo, la experta ha resaltado que actualmente se está intentando favorecer a la inclusión de mujeres en los ensayos. Sin embargo, ha advertido de que no hay datos sobre VIH y embarazo.

«El 51 por ciento de las personas con VIH en el mundo son mujeres, y alrededor de 1,3 mujeres se quedan embarazadas. De hecho, la mayoría de las mujeres con VIH se quedarán embarazadas al menos una vez tras el diagnóstico», ha señalado.

«Es fundamental tener datos durante el embarazo para identificar las pautas de tratamiento más seguras y eficaces, tanto para las mujeres como para los niños». Así, ha recordado que un estudio realizado Botsuana concluyó que el mejor tratamiento para las embarazadas era el dolutegravir «porque controla mejor la infección y tiene menos riesgo de mutaciones».

Todo esto planteó, según la doctora, «que se necesitaba hacer un enfoque más centrado en la mujer, empoderarla, que esta estuviera más informada y tuviera autonomía para decidir lo mejor para ella, siempre que tuviera los conocimientos suficientes».

«Lo que está claro es que las mujeres tienen diferentes etapas en la vida y que necesitan ser incluidas en los ensayos clínicos, tanto de vacunas como de tratamiento, y de estrategias de curación. Sin embargo, esto no pasa solo en el VIH, sino que ocurre también en todas las demás enfermedades, y esto limita la validez de los resultados», ha advertido la experta.

PLAN DE PREVENCIÓN Y CONTROL DE LA INFECCIÓN POR EL VIH Y LAS ITS 2021-2030

Por su parte, la doctora Julia del Amo, directora del Plan Nacional sobre el Sida (PNS), ha puesto en valor el ‘Plan de Prevención y Control de la infección por el VIH y las ITS 2021-2030 en España’, presentado el pasado mes de diciembre.

Su objetivo es impulsar las acciones para la eliminación del VIH y las ITS como problema de salud pública en 2030, a través de la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento de las infecciones, la atención a la cronicidad y la mejora de la calidad de vida; así como con el abordaje del estigma y la discriminación asociada al VIH ya otras ITS en España.

Se trata del quinto plan que se presenta en este sentido en España, pero el primero en tener una duración tan amplia. «Por primera vez, nos planteamos que el plan no iba a tener cuatro años de duración, sino que nos íbamos ya hasta 2030, porque es un plan de eliminación del VIH como problema de salud pública», ha subrayado Del Amo.

Así las cosas, por primera vez, el plan incorpora una propuesta para la prevención y control de las otras ITS, integrada y diferenciada de las acciones específicas para el VIH. «Antes, creíamos que haciendo prevención de VIH hacíamos prevención de ITS, y estábamos perdiendo muchas oportunidades para dirigirnos a poblaciones donde el VIH no se solapa con otras ITS», ha explicado la directora del PNS.

En este sentido, las acciones del plan, que tiene una perspectiva de género, tal y como ha destacado Del Amo, se segmentan en función de los grupos de edad a los que van dirigidos: población infanto-juvenil, adulta y población de más de 50 años que está envejeciendo con el VIH. Además, se incluyen también acciones dirigidas a mujeres y población general.