Quantcast

Los ministros de Exteriores de la UE y la OTAN estudiarán este viernes próximos pasos ante la invasión rusa

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea y de la OTAN discutirán este viernes los próximos pasos a dar a nivel político y militar ante la invasión rusa de Ucrania, después de que la Comisión Europea haya avanzado que estudia nuevas rondas de sanciones contra Moscú.

De cara a las reuniones del viernes, todas las opciones están sobre la mesa, han señalado fuentes diplomáticas que apuntan al cierre de puertos a barcos rusos o la aprobación de nuevas listas negras de oligarcas y colaboradores de Putin como las posibles próximas sanciones contra Rusia.

La idea es redoblar la presión ante la evolución de los acontecimientos en Ucrania, una respuesta a nivel europeo que en Bruselas consideran un hito por la unidad y rapidez a la hora de tomar medidas, así como por la contundencia de las mismas. «Putin y China está impresionados por el trabajo que estamos haciendo», han indicado las fuentes consultadas.

Este viernes primero tendrá lugar una reunión de los ministros de la OTAN para tratar en el seno de la Alianza Atlántica la evolución de la guerra en Ucrania y estudiar formas de reforzar la defensa colectiva en plena ofensiva total rusa.

Sobre la mesa estará el despliegue de Fuerzas de Respuesta Rápida de la OTAN, unas unidades movilizadas por primera en una crisis de seguridad para redoblar la presencia de la organización militar en el flanco oriental.

A este efecto, se han desplegado ya 500 tropas francesas en Rumanía, como reacción aliada a la agresión rusa. Los efectivos franceses serán la parte central de estas unidades que se componen de hasta 40.000 tropas con capacidad para desplegarse en cualquier escenario en un plazo de cinco días.

Ese mismo día por la tarde tendrá lugar un Consejo de Asuntos Exteriores, que reúne a los Veintisiete, con la participación del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken; y la ministras de Exteriores de Reino Unido, Liz Truss; y de Canadá, Mélanie Joly.

La idea es continuar a nivel de la UE la estrecha cooperación con la OTAN frente a la crisis en Ucrania y este paso llega días después de que los Veintisiete hayan acordado el envío de armas a Ucrania a través del Mecanismo Europeo de Paz, que sufragará por primera la entrega de equipamiento letal a un país en guerra.

Aunque la UE y la OTAN se han volcado en el apoyo político y militar a Kiev para repeler el ataque ruso, han dejado claro que no intervendrán directamente en la guerra. Jens Stoltenberg descartó esta semana desde Polonia enviar cazas de combate o tropas a Ucrania, asegurando que la OTAN «no va a ser parte del conflicto».

Entretanto, la UE estudia cómo entregar el armamento a Ucrania de tal forma que no se interprete como una interferencia. «No somos enemigos de Rusia, sino amigos de Ucrania y estamos mandando armas para su defensa«, ha subrayado el alto cargo europeo.